ALIMENTO PARA EL ALMA


“Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.“
Salmo 119:28 (RV60)

Definitivamente en nuestro caminar diario, muchas veces hemos experimentado, al igual que el salmista, angustia, depresión o desánimo. Todo esto nos habla de situaciones en nuestra alma que necesitan solución. La buena noticia es que Dios nos ha dejado una maravillosa medicina para ello. Al igual que en lo físico, cuando estamos débiles y enfermos, necesitamos una sopita de pollo para reanimarnos y cobrar fuerzas, nuestra alma necesita un alimento especial que la ayude a animarse, que le de fuerzas, que la sustente, y ese alimento es la Palabra de Dios. En ella encontraremos la porción que necesitamos para cada necesidad de nuestra alma. Cuando detectemos que nuestra alma está en baja, oremos y pidamos al Espíritu Santo que nos dirija a la porción de Su Palabra que pueda ministrarla y sustentarla. En la Palabra encontraremos sustento para cualquiera que sea nuestra situación, solo debemos disponer nuestro corazón y pedir dirección.

Oración

Señor Jesús, Tú me conoces y sabes de lo que tengo necesidad, mi alma te necesita y Tu Palabra la sustenta. Espíritu Santo, te ruego traigas a memoria o me guíes a la porción que mi alma necesita en momentos de debilidad, angustia o desánimo. Gracias por Tu Palabra, pues ella es alimento y medicina para mi alma. Gracias por tanto amor y cuidado para mi vida. Alabado seas mi Señor, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.