Amor Que Nos Cuida


Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano.
1 Samuel 25:33 (RV60)

David se había enfurecido por la respuesta áspera que Nabal le había dado a través de sus hombres al pedirle ayuda. En su ira, David estuvo a punto de pecar, de hacer algo de lo cual se hubiera arrepentido, algo que podía empañar su relación con el Señor. Dios utiliza a una mujer que tenía un carácter humilde, sabio y espíritu apacible, para apaciguar a David, (v.32). Dios amaba tanto a David que le enviaba personas que no le permitieran dañar su relación con Él (más adelante envió a Natán). David reconoció la obra de esta mujer enviada por Dios y por eso la bendijo, (v.33). Dios no ha cambiado, así como amaba a David, nos ama a nosotros y envía a personas que no conocemos, amigos, o nos habla a través de Su Bendita Palabra, de prédicas, pastores y muchas otras formas, para prevenirnos del pecado o confrontarnos. Pero tenemos que reconocer Su ayuda y darle gracias.

La palabra amable de Abigail detuvo el enojo de David, por eso la Biblia nos enseña que el bien vence el mal y que la ira se calma con la amabilidad (Proverbios 15:1). Tal vez hoy nos sintamos como David, airados, y Dios quiera hablarnos, o seamos como Abigaíl, instrumentos de Su Paz. Pero nunca permitamos que la necedad de Nabal llene nuestro corazón. Seamos sabios para hablar y sabios para reconocer los medios a través de los cuales Dios habla.

Oración

Señor, gracias por amarnos de tal manera, que aún envías instrumentos tuyos para bendecirnos y evitar que caigamos en pecado. Ruego por Tu gracia para ser instrumento de paz en Tus manos y bendecir a otros, en el Nombre de Jesús. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.