Amor y Gracia para conocer el misterio de Su Voluntad.


Este consejo nos va a llevar a ser como Jesús. Fuimos predestinados para ser la imagen de Jesús y reflejarlo en nuestras vidas, en nuestras actitudes y en todo lo que hagamos.

Este es el año del amor de Dios, y el amor es como el perfume. De nada te vale tener el frasco cerrado. Si eres lleno del amor de Dios bendice a alguien con el amor de Cristo.

El Apóstol Pablo oró para descubrir el misterio de Su voluntad, y ese misterio tiene que ser revelado por el Espíritu Santo, y dar el Hijo la gracia para que la vivamos y sea para la gloria del nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Efesios 1.3 ¨Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.”

En el Génesis, que significa bereshit, dice que en el principio Dios creó los cielos y la tierra y desde ahí comienza algo extraordinario.

Edwin Hubble comenzó a darse cuenta de que el universo estaba rodeado de otros universos, y que no era un solo cielo sino los cielos de los cielos. Nuestro Padre Dios es más grande que los cielos, porque los cielos de los cielos no lo pueden contener.

La carta de los Efesios así como el Génesis nos hablan de Bereshit, los inicios. Nos explican algo que tiene que ver con nuestro origen.

Cuando Dios creó al hombre, los hizo varón y hembra, y los bendijo. Todo lo que Dios crea, lo bendice. Pero el texto nos está diciendo que fuimos bendecidos con toda bendición espiritual, y si uno busca el Reino de Dios y Su justicia todas las cosas nos serán añadidas.

Pero cuando Dios nos bendice, hace cinco cosas: nos capacita, nos habilita, establece dirección, establece propósito y nos bendice para ser bendición. Esa es la mano de Dios sobre nosotros.

Cuando nacimos entramos a esta tierra, pero cuando entramos caemos en la dimensión humana, porque en Adam todos pecamos, en Adán todos morimos, el pecado nos trajo a la muerte, sin embargo, el postrer Adam se hizo pecado por nosotros.

En el caso de Rebeca, se casó con Isaac, el hijo de Abraham, pero la riqueza más grande de Abraham era que fue amigo de Dios. Cuando ella califica para ser la esposa de Isaac, su familia no la quería dejar ir. De alguna manera el criado enamoró a Rebeca. El la enamoró y ella se enamoró sin haber visto a Isaac, y esto fue provocado por el Espíritu Santo. Eso mismo lo está provocando ahora, que nos enamoremos de Cristo.

La Familia quería que Rebeca se quedara 10 días antes de irse. También hay una familia que te dice quédate en el mundo, pero sabemos que Jesús viene, y si no viene, vamos.

Ella estuvo dispuesta a dejar a su familia y se fue montada en 10 camellos. Al final, la familia de aquella joven virgen, le dice te bendecimos para que seas madre de millares. La obediencia activa la bendición que tu padre te dio en los lugares celestiales. Cuando hacemos Su voluntad, la bendición se activa.

Pero cuando entramos al mundo, por cuanto todos pecamos, fuimos destituidos de la gloria de Dios. ¿Y cuándo te destituyeron de la gloria si nunca has estado? Esa gloria de Dios cuando entramos al mundo la perdimos, pero en Hebreos 2:9 nos dice: “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.”

¿Cuántos queremos hacer la voluntad de Dios y que esta se haga aquí en la tierra? El Padre Nuestro dice: “Hágase Su voluntad en el cielo como en la tierra”, orar es traer la voluntad del cielo aquí a la tierra.

Tu propósito y el mío no es temporal, El Eterno se metió al tiempo para darnos vida eterna. Él pagó el precio para darnos vida eterna.

2 Corintios 5:1-2 ¨Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos, y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial.”

El espíritu lo creó Dios. Cuando fuimos creados Dios creó el cuerpo y el alma, y luego nos dio aliento de vida que es el Espíritu Santo, pero este espíritu vuelve a Dios porque Él fue que lo dio y cuando se fusionó con el alma, el hombre obtuvo aliento.

No te quedes aquí en la tierra, en los placeres, en lo humano. Jesús nos vino a dar vida eterna y cuando entendemos eso, podremos disfrutar de lo temporal. Muchas veces debemos de pasar por diversas pruebas que nos hace quitar lo inconmovible.

Eclesiastés 12:7 “y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.”

1 Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.¨

2 Corintios 8:9 “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

En estas cartas el Espíritu Santo de alguna manera preparaba a la novia que se casa, y que reconozcamos esa morada celeste y volvamos al Padre. Habrá riqueza más grande que ser hijos de Dios, que en el lugar donde no ibas a ser hijo, serás hijo del Dios viviente. Esto no se refiere a riquezas terrenales, sino espirituales.

Efesios 1:4-6 ¨Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.”

Tu cuerpo y tu alma tienen la misma edad y fueron creadas para que fuésemos santos, apartados para Él, sin mancha delante de Él. Fue el Hijo que nos escogió y fuimos transformados por el Espíritu Santo para volver a Dios.

Uno de los propósitos por el cual Dios nos creó, fue para la alabanza, de la gloria, de Su gracia, no solo se trata de cantar. Esto es cuando yo no puedo, mi debilidad no puede, pero en medio de nuestra debilidad, Su poder se perfecciona.

Él nos rodea de Su gracia, para que repose el poder de Cristo en mí, y cuando en lo humano quiere salir el viejo hombre, que en lugar de que este se refleje, se manifieste Jesús. Cuando miramos a Jesús en nuestra vida, y cuando la tentación te abraza, dices no voy a dejar mi eternidad por un plato de lentejas (algo pasajero), ésta es la gloria de Su gracia.

2da Corintios 12:7-9 “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

Esa es la gloria de Su gracia, es cuando se mira la gracia de Dios en nosotros, cuando nosotros no podemos pero Su gracia nos ayuda y así podemos reflejar a Cristo, para que todos vean Su rostro en nuestra conducta, en nuestro rostro.

Efesios 1:7 “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”

Cuando entramos a la tierra, como pecamos, Jesús tuvo que derramar Su sangre preciosa para redimirnos. Es que en la naturaleza de Dios está Su Amor, pero también está Su misericordia y Su gracia.

Efesios 1:9 “Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo.”

Hay un misterio de su voluntad, hay un misterio que debe ser revelado.

Efesios 1:10 “De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.”

¿Por qué reunir en Cristo, todas las cosas que están arriba en los cielos, con lo que está aquí en la tierra? Porque va a llegar el momento en el cual se cumplirá que es necesario que Cristo reine, y que la muerte sea echada al lago de fuego y azufre. Y luego va a reinar Dios para que Él sea todo en todos. Dios quiere reunir todas las cosas en Cristo, así como las que están en el cielo, como las que están en la tierra. En otras palabras, que se conozca que Jesús es el Señor en el cielo y en todo lugar.

Jesucristo es el Señor de todo. Cuando el enemigo te quiera molestar con tu pasado, recuérdale su futuro: lago de fuego y azufre.

Apocalipsis 12.7-9 ¨Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”

Jesús estuvo 40 días en el desierto, y llegó el tentador para tentarle, queriendo que los apetitos de la carne se manifiesten, pero Jesús dijo que escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Diablo quiere decir calumniador, y Jesús luego le dijo ¨apártate de mí Satanás¨.

Efesios 6.12 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” No importa de donde vengan las legiones celestes, Jesús ya venció en la cruz del calvario.

Todo lo que hemos leído es Palabra de Dios, que va dirigida a nosotros, a la iglesia de Cristo.

El planeta tierra pertenece a un sistema solar, y dentro de ese sistema solar se encuentra la vía láctea, compuesta por 400,000 millones de estrellas, por eso la Palabra de Dios dice que los cielos de los cielos no lo pueden contener.

Colosenses 1:19-20 ¨Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.”

Al final todo lo negativo desaparece, y comienzan cielos nuevos y tierra nueva. La sangre de Jesús en la cruz sirvió para reconciliarnos con el Padre, pero dice reconcilió todas las cosas en los cielos y en la tierra.

1 Corintios 15.22 ¨“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.”

Romanos 6.23. “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

En Adán todos pecamos. Si una vasija se cae al suelo, se parte en muchos pedazos, pueden ser 5, o 10, o 15, pero se rompe.

Juan 1:9 “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.”

Nosotros en el vientre fuimos preservados para que un día venga la luz verdadera. Hubo otros que pasamos de las tinieblas a Su luz.

David y la revelación de dedicar los niños para Dios.

Cuando fuimos concebidos, hubo luz, pero sin Cristo, nuestra vida se volvió desordenada, vacía. Pero un día vino el Espíritu Santo y comenzó a redargüirnos de pecado, de todo juicio, y ahora estamos en la faceta de que nos están arreglando.

Salmos 139.13 “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”

Cuando Isaí tenía la crisis de la edad media, engendró a David en pecado. A los niños los judíos lo circuncidaban y los llevaban al templo, pero con David no pasó lo mismo, ya que la ley establecía que no entrara bastardo ni moabita a la congregación, y como no podía por sus fuerzas, vino la gracia que lo salvó y le permitió llevarse el Arca a su casa.

David se sentía rechazado. Cuando un niño nacía era circuncidado al octavo día, llevado al templo y su nombre quedaba registrado en el libro del templo, lo cual le daba ciertos derechos, pero David no fue presentado en el templo, y en la casa de su papá lo tenían atrás, sus hermanos no le reconocían, pero como David pudo entender la gracia, el recibió ésta revelación dicha en Salmos 139:13 “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.” El entendió que no era producto de una casualidad ni de carnalidad, él era producto de un plan de Dios.

Hiciste= Sakak H5526 Entretejer como una malla; cercar, cubrir por encima, (figurativamente) protección.

Dios te vio primero porque te hizo. Hiciste es igual a sakak, que quiere decir entretejer.

Salmos 139:14-15 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra.

Entretejer= racám H7551 raíz primaria; Variar color, i.e. bordar (en cadena); entretejer

Hace 3 mil años inspirado por el Espíritu Santo David dijo que él fue entretejido.

El ADN es la molécula que lleva la información genética utilizada por una célula para la creación de proteínas, además de ser el responsable de su transmisión hereditaria.

El ADN está compuesto por 23 pares de cromosomas en el núcleo de cada célula humana diploide. De los 23 pares, 22 son cromosomas autosómicos y un par determinante del sexo (Dos cromosomas X en mujeres y una X y una Y en varones), por tanto no existen personas que sean medio cromosoma x con medio y, eso no existe.

Salmos 71: 6 En ti he sido sustentado desde el vientre; De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; De ti será siempre mi alabanza.

Un hijo puede ser bendecido desde el vientre de su madre.

Salmos 139: 16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

En el ADN está escrito todas nuestras caracteristicas. Nuestro cuerpo está compuesto por unos 75 trillones de células. Nuestro ADN tiene un mapa genético con 3,000,000 de caracteres. Nuestro cerebro tiene aproximadamente unos 100 millones de neuronas.

Todas nuestras células están unidas (subsisten), por una proteína llamada mielina, la cual actúa como el adhesión molecular para que estén cohesionadas.

De 28 a 29 semanas una criatura ya puede sentir y escuchar claramente la música, la cual incide en el estado de ánimo del bebé en el vientre. A las 33 semanas, dentro del vientre de su madre, una criatura puede escuchar una alabanza y seguir el ritmo de la misma.

La importancia de dedicar a los niños para Dios

Salmos 71.6 ¨En ti he sido sustentado desde el vientre; De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; De ti será siempre mi alabanza.¨

David fue un adorador, estaba solo con las ovejas de la majada solo, pero el alababa porque había entendido esta verdad.

Salmo 71:7-8 Como prodigio he sido a muchos, Y tú mi refugio fuerte. Sea llena mi boca de tu alabanza, de tu gloria todo el día.

Salmos 22: 9-10 Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. Sobre ti fui echado desde antes de nacer.

Dedica a tus hijos desde antes de nacer, establece propósito en ellos. Jesús dijo que los días finales serían como los días de Lot. Por tres cosas principales mandó Dios el diluvio: por causa de la violencia, por causa de la maldad y por causa de la corrupción.

Colosenses 1:15-20 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten. Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.”

Salmos 8.2 “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.”

2da Timoteo 1:9 “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,”

Efesios 2:4,5 ¨Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aún estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)”

1 Pedro 1.13 “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado;”

Una fue la gracia del Padre para que el Hijo viniera, luego vino la gracia del Hijo para que fuéramos salvos y otra fue la gracia del Espíritu Santo, para que por medio de Su Espíritu seamos arrebatados. Somos salvos por la gracia.

Efesios 2.7 Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Cristo murió en nuestra tierra, nos salvó y Él desea que todas las creaciones nos vean.

La perla preciosa de gran precio.

Mateo 13:4546 “También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas”

Si hay buenas perlas, hay malas perlas, hay regulares perlas, pero hay una perla de gran precio.

Mateo 13:46 “Que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.”

Las ostras se alimentan de plantas, pero cuando hay mareas, tormentas y un fuerte oleaje, se abren y quedan expuestas a basuras y granos de arena que entran, hiriéndolas, y como no tienen manos para defenderse, la basura que entra la van rodeando de nácar, y llega un momento que se convierte en una perla. Una perla es una basura que entró a una ostra rodeada de nácar.

El que fue herido en la cruz del calvario, lo vil del mundo, lo menospreciado, lo que no servía, eso escogió Dios para avergonzar lo que es. No sé qué perla quieres ser, una buena, regular o la perla de gran precio, y esta última es la Iglesia, es la esposa del Cordero.

Por los siglos venideros, las creaciones que existan van a decir que nuestro Señor fue a morir por ellos. El tributo más grande que podemos hacer a la gracia de Dios se llama obediencia y el reconocimiento de Su gracia.

Ap. 21.21 “Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.”

Cada vez que entremos por esas puertas nos recordaremos que estamos en ese lugar porque un día alguien fue herido por nosotros.

Ven a Él para que Él te cambie. Es el Dios de Amor que nos abraza y nos rodea de Su gracia. Señor, hoy entiendo que hasta en el cielo hay testimonio de tu sacrificio. No menosprecies la gracia, no abandones la gracia, no rechaces la gracia. La gracia es para que venzas donde no has podido, para que reconozcas Su amor y Su misericordia.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.