Como Mi Papá


Pues Yo, el Señor, Soy quien te sacó de la tierra de Egipto para ser tu Dios; por lo tanto, sé santo porque Yo Soy santo.

Levítico 11:45(NTV)

Hay grandes enseñanzas para nuestra vida en este capítulo de Levítico, una de ellas es que Dios no nos pide algo que Él no haya hecho primero. Él demanda de nosotros santidad porque Él es Santo. Adicionalmente, encontramos un listado de los animales que el pueblo podía comer y los que no podía comer, así como aquellos que eran descritos como ceremonialmente puros y los que eran impuros. El propósito de Dios era que ellos aprendieran a distinguir entre lo limpio y lo inmundo.
Muchas personas podrían pensar que todo esto ya no tiene importancia en la actualidad, debido a que ya no realizamos sacrificios de animales, pero no es así, porque hoy tú y yo somos llamados a ser sacrificio vivo, santo y agradable para el Señor (Romanos 12: 1). Sin embargo, para llegar a ser ese sacrificio de olor grato a Dios, tenemos que cumplir con las condiciones de los animales puros: tener patas con pezuñas hendidas y ser rumiantes. Las pezuñas hendidas nos hablan de tener una caminata separada del mundo, no haciendo lo que los demás hacen, sino lo que le agrada al Señor. El ser rumiante se refiere a meditar continuamente en la Palabra de Dios, que ella sea nuestro alimento, nuestro sustento y guía para tomar decisiones sabias.
Así que si nuestro anhelo es ser un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios necesitamos caminar continuamente separados del pecado y del mundo, así como meditar en Su Palabra de día y noche (Salmo 1:1-3). Es solo de esa manera y por Su gracia que seremos santos como Él es Santo. Si nos falta alguno de estos requisitos, oremos por gracia divina y comencemos a caminar en Su Palabra.

Oración

Amado Padre, heme aquí, con el deseo de llegar a ser un sacrificio vivo, agradable y perfecto. Ayúdame a caminar siempre tomado de Tu mano, guiado por la luz de Tu Palabra y apartado de todo aquello que me pueda alejar de Ti. Quiero ser santo, porque Tú eres Santo. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.