Congreso de la Palabra 2018 continúa con alabanzas y prédicas edificantes

Congreso de la Palabra 2018 continúa con alabanzas y prédicas edificantes

Santo Domingo, D.N. El segundo día del Congreso de la Palabra 2018 continuó con alabanzas dirigidas por Ministerio Eterno y con una prédica por parte del pastor José Arturo Estévez, titulada “Cristo es mi pastor”.

Estévez enfatizó en que el hecho de tener a Cristo como pastor nos da seguridad, conocimiento de aquel en quien hemos creído y nos hace confiar en que alguien mayor y más poderoso vela y pelea por nosotros.

La prédica se basó en el salmo 23, el cual evidencia a Cristo como nuestro pastor y en cuyo versículo 1 aparece una afirmación que necesita una gran dosis de confianza. El versículo 2, por su parte, afirma que, como nuestro pastor, el Señor suplirá nuestras necesidades y nos dará descanso.

Partiendo de esto, aseguró que las abundancias no sacian al hombre, pues sin Dios estas no son más que solo pasto seco; mientras que los creyentes experimentan pasto verde, aun en medio de la escasez. Mencionó, entre otras cosas, que “cuando no le tienes miedo al mañana porque sabes que Dios tiene el control de tu vida”, es una muestra de que estás siendo pastoreado por Dios.

Respecto a las aguas de reposo, explicó que somos guiados a estas cuando recibimos consolación del Espíritu Santo y que, además, éste nos guía hacia la fuente que salta para vida eterna, que es Cristo.

Asimismo, sobre la provisión material, especificó que Cristo se entregó hasta la muerte y, por tanto, podemos tener confianza en que Aquel que nos dio a su Hijo nos puede dar juntamente con Él todas las cosas. Mas esto no conforme a nuestros caprichos, sino conforme a la voluntad de Dios, quien conoce de qué cosas tenemos necesidad.

En Salmos 23, el valle de sombra de muerte puede hacer referencia a las aflicciones más severas y terribles, pero tal como lo dice su nombre esto no es más que sombra, por lo que no tiene poder sobre el creyente y a lo cual no se debe temer.

Se especificó que el pastor es el dueño de las ovejas y no las cuida por obligación, sino por amor. Más allá de esto, Cristo nos conoce y se deja conocer por nosotros. Juan 10:14 lo avala: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”. En ese sentido, debemos aprender a reconocer su voz.

La prédica concluyó con la aseveración de que llegará el momento en que Cristo ya no será simplemente el pastor que suple nuestras necesidades, el que dio su vida por nosotros o el pastor resucitado, sino que volverá triunfante a entregarnos la corona de vida que prometió a aquellos que esperan su venida.

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.