CORAZÓN AGRADECIDO


“Te ofreceré un sacrificio de agradecimiento e invocaré el nombre del Señor.”
Salmo 116:17 (NTV)

Es fácil dar gracias cuando todo va bien en nuestras vidas, pero cuando las cosas se ponen color hormiga, dar gracias tiene un costo, esto es lo que las Escrituras llaman “sacrificio de alabanza o de agradecimiento”. Las circunstancias no deben llevarnos a dejar de dar gracias a Dios, porque no es por lo que Él ha hecho que le alabamos o agradecemos, sino porque Él es Dios y nos ama. Agradecemos por lo que Él es, fiel, bueno, grande, si no lo sentimos, oremos y pidamos al Señor que nos dé el querer como el hacer. Aunque en nuestras fuerzas parezca imposible, en Él podemos hacerlo y comenzar a vivir con agradecimiento. Esto hermoseará nuestro rostro porque esa actitud sanará nuestro corazón y nos guardará de la amargura. Este año quiero ser intencional en lograr un cambio actitudinal en mi vida, quiero vivir radicalmente y totalmente agradecido con Dios por TODO. Ahora tenemos un reto, tomemos esta decisión y juntos vivamos un año pleno en el Señor. Como resultado de esta disposición, podremos unirnos al Salmista y decir: “Alabaré al Señor en todo tiempo; a cada momento pronunciaré sus alabanzas” (Salmo 344:1, NTV). ¿Podemos imaginarnos cómo sería el mundo si todos fuéramos realmente agradecidos?

Oración

Señor, ruego por Tu superabundante gracia para lograr esta meta de vivir agradecido en todo y por todo, sin importar la envoltura de la bendición que traigas a mi vida. Sé que ser agradecido será una evidencia de mi confianza en Ti, en que Tu bondad y que Tus planes son de bien para mi vida. Gracias Señor, gracias Espíritu Santo, gracias Padre amado, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.