COSECHA DE GOZO


“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.”
Salmo 126:5-6 (RV60)

Definitivamente sembrar implica mucho trabajo y sacrificio, limpiar y preparar la tierra, abonar, regar, cuidar, etc. En este proceso podemos experimentar dolor, tristeza, cansancio, desánimo y hasta llegar a pensar que la semilla que ha sido sembrada no dará fruto. La Palabra que Dios nos revela y siembra en nuestros corazones, muchas veces puede traer dolor porque implica morir a nuestro “YO”, busca acabar con nuestro orgullo para que podamos depender de Cristo y entonces podamos dar frutos en Él para la gloria del Padre. Si permanecemos firmes y pegados al Señor, llegará el momento en que esa semilla crecerá y dará el fruto que Dios quiere, entonces nos gozaremos al ver el resultado de la obra de Dios en nuestras vidas. La Palabra sembrada en nuestros corazones al ser probada en nuestra vida, puede traer dolor, pero al final nos gozaremos ante los resultados.

Oración

Espíritu Santo, prepara mi corazón para que sea tierra fértil y así la semilla de la Palabra de fruto, mucho fruto, que las lágrimas del proceso, ayuden al proceso de crecimiento de la semilla, y sean remplazadas por el gozo del resultado de transformación en mi vida. ¡Amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.