DECIDE ALABAR A DIOS


“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.”
Salmo 103:1-2 (RV60)

David le habla a su alma y le ordena alabar a Dios y no olvidar los beneficios recibidos, pues él sabía bien que el alma es bastante olvidadiza. Por lo que es importante, hacer altos en el camino y listar los beneficios recibidos, escribirlos, para que en momentos donde estemos desanimados, podamos leerlos y animar nuestra alma para que alabe al Señor en medio de la dificultad. Si en algún momento, creemos que no hay motivo para alabar a Dios, leamos los versículos del 3 en adelante y nos ayudarán a ver cuán grande y misericordioso es el Señor. Alabar a Dios involucra la voluntad. Es necesario que tomemos la decisión de alabar a Dios, no importa lo que estemos pasando, escojamos alabar Su Nombre, porque muchos son Sus favores y misericordias hacia nosotros (v. 4). Recordemos que no nos movemos por lo que vemos o sentimos, sino por Su Espíritu Santo, y Él nos insta a glorificar a Dios siempre.

Oración

Bendito Señor, Te alabo por tantas bondades y misericordias hacia mi vida y mis seres queridos. Hoy decido bendecirte, agradarte con todo lo que haga, como muestra de mi gratitud hacia tantas dádivas que me has entregado y sigues brindándome. ¡En todo tiempo de alabaré, amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.