Dios Pelea por Nosotros


Jamás, ni antes ni después, hubo un día como ese, cuando el Señor contestó semejante oración. ¡Sin duda, ese día el Señor peleó por Israel!.

Josué 10:14 (NTV)

Cuando leemos estos versículos, da la impresión que Josué estuviera dando la orden al sol y la luna de detenerse hasta que él tuviera la victoria. Sin embargo, en esta versión podemos leer en el versículo 12 que Josué estaba orando a Dios y Josué guiado por el Espíritu Santo les dice al sol y a la luna que se detengan, pues no es su palabra sino la de Dios y por Su autoridad y soberanía ellos obedecieron. Dios escuchó la voz de Josué quien estaba intercediendo por Israel para ganar la batalla y actuó porque Él estaba peleando con ellos. Esto nos enseña que realmente no hay nada imposible para Dios, Él puede sorprendernos cuando oramos pidiendo Su ayuda en medio de situaciones difíciles, porque Él es fiel a lo que ha prometido. Josué era un hombre valiente, pero esa valentía se basaba en la fe, en el conocimiento que tenía de Dios.
Dios respondió la oración de Josué no porque fuera elocuente o poderosa, o porque quien la estaba haciendo era Josué… No. Él respondió esa oración porque ella estaba alineada a Su voluntad. Cuando ya Dios te ha dado una Palabra, podemos declararla con fe, sin temor y será cumplida, no porque seamos nosotros quienes la estamos diciendo, sino porque esa Palabra provino de Dios y nosotros solo somos un instrumento de Él al pronunciarla. Hoy día, se enfatiza mucho en el poder de la oración. Así casi se sobrevalora el papel del que ora o de la oración misma. Este énfasis puede desviar la mirada de la fe que debe ser colocada en el Autor y Consumador de la misma (Hebreos 12:2). ¡Él es el Señor!

Oración

Papito precioso, gracias por la oración, porque a través de ella podemos conocer Tu voluntad y Tu dirección, porque cuando declaramos las Palabras que nos revelas por el poder de Tu Espíritu Santo, ellas tienen poder para cambiar el curso de las cosas, pues son Tus palabras. No permitas nunca que llegue a creer que el poder proviene de la oración o de mí, pues todo proviene de Ti, el Todo y Poderoso Dios. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.