Discernimiento


«¡Ahora es tu oportunidad! —los hombres le susurraron a David—. Hoy el Señor te dice: “Te aseguro que pondré a tu enemigo en tu poder, para que hagas con él lo que desees”». Entonces David se le acercó sigilosamente y cortó un pedazo del borde del manto de Saúl.
1 Samuel 24:4 (NTV)

Saúl entra en la cueva donde están escondidos David y sus hombres, pero en la oscuridad no los ve y aparentemente ésta es una buena oportunidad para que David mate a Saúl y termine con esta injusta persecución. Lo mejor de todo es que uno de sus hombres le da una palabra que dice provenir de Dios, motivándolo a actuar de acuerdo a sus emociones. Afortunadamente, David tuvo el discernimiento para reconocer que esa no era la voluntad de Dios, Él no le pediría que matara a Su ungido, aunque tardare un tiempo más en ver hecha realidad en su vida el hecho de ser el rey de Israel, pues Dios lo había ungido como rey, por lo que debía actuar de manera que agradara a Dios y no a los hombres, como fue la debilidad de Saúl. Esto nos enseña la importancia de discernir las profecías, para saber si realmente vienen de Dios y no dejarnos llevar porque lo que escuchamos se ajusta de manera asombrosa con lo que deseamos. Ver que las piezas parecen ajustarse, que se abren puertas o se dan oportunidades, no siempre es señal de que Dios nos está invitando a realizar nuestros deseos, muchas veces son una prueba para ver si conocemos el carácter de Dios, pues Él mismo no actuaría en contra de lo que ya Él ha establecido.

Las profecías deben ser juzgadas y deben ser examinadas a la luz de la Biblia y el carácter y naturaleza de Dios. El Enemigo puede usarnos y debemos tener cuidado de hablar realmente Su Palabra y no que sean nuestras emociones y deseos. Recordemos que Pedro fue instrumento de Satanás al reconvenir al Señor de no ir a la cruz, lo que podía verse en lo humano como algo bueno, pero espiritualmente no lo era, si Jesús no hubiera ido a la Cruz, estaríamos perdidos hoy, sin salvación ni posibilidad de estar con Él por la eternidad. Observemos que fue alguien cercano quien le habló a David y a Jesús, así que por más cercana que sea una persona, lo que nos dice de parte de Dios, debe ser juzgado a la Luz de la Palabra.

Oración

Señor, ruego por sabiduría y discernimiento de lo Alto, pues quiero caminar bajo Tu maravillosa dirección, guiado por Tu Espíritu y no por mis emociones, hago esta petición en el Nombre de Jesús. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.