¿DOLOR O REGOCIJO?


“Estimada es a los ojos de Jehová La muerte de sus santos.”
Salmo 116:15 (RV60)

Aunque la muerte de un ser querido es uno de los momentos más difíciles que debemos afrontar, nos ayudará en el proceso el saber que Dios se duele en medio de nuestro dolor. Dios cuida amorosamente de Sus fieles y se conmueve ante la muerte de alguno de ellos, al igual que Jesús lo mostró frente a la tumba de Lázaro y ante el hijo de la viuda de Naín. Por otro lado, Dios se regocija porque otro de Sus hijos entra a disfrutar Su eterna presencia. Al igual que Dios, nosotros también experimentamos tristeza ante la partida de un ser que amamos y regocijo al saber que entrará en el eterno gozo del Señor. Es un poco contradictorio nuestros sentimientos en esas circunstancias, pero saber que la muerte no es el fin, sino un nuevo comienzo, nos ayudará a superar el dolor que nos causa la separación y al mismo tiempo nos liberará del temor a la muerte. Nuestro Dios nos dejó palabras de esperanza en 1 Tesalonicenses 4:13, Isaías 57, 1-2; 26:3, así como en otros pasajes de Su Palabra. Leerlos en esos momentos nos ayudará a fortalecernos y fortalecer a otros.

Oración

Señor, gracias porque tienes cuidado de mi vida y de la de mis seres queridos, gracias porque los amas más de lo que yo puedo hacerlo. Saber que están bajo Tu cuidado amoroso me llena de paz. Saber que estás conmigo en medio de los momentos más tristes me alienta. Gracias Señor por vencer a la muerte y regalarnos vida eterna, gracias, porque en Ti tenemos esperanza, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.