El Poder Incomparable de Dios


… de nuevo Dagón había caído boca abajo frente al arca del Señor. Esta vez su cabeza y sus manos se habían quebrado y estaban a la entrada….

1 Samuel 5:4 (NTV)

Dagón era uno de los dioses principales de los filisteos. Era una práctica común en el antiguo Medio Oriente que los conquistadores colocaran los ídolos capturados en los templos de sus propias deidades, como una forma de mostrar que sus dioses les habían dado la victoria y habían vencido y capturado a los dioses de sus enemigos. Así que los filisteos creían que ahora Dagón había vencido y capturado a Jehová, por lo que dejaron el Arca del Pacto a los pies de Dagón; pero pronto comprobaron que Dagón no tenía ni a su propia estatua bajo su control. Este era solo el inicio de la muestra del poder incomparable de Dios (v. 11-12). Fue necesario que los filisteos experimentaran Su poder para que reconocieran la superioridad de Jehová sobre todo (Salmo 103:19), Él es el único y verdadero Dios. Paradójicamente, Dagón quedó sin brazos mientras que la mano de Jehová se agravaba sobre los filisteos (v.6), de esta manera Jehová estaba dando honra a Su Nombre (Isaías 48:11)! Así como cayó derrotado y postrado Dagón ante la Presencia de Jehová, así lo fueron los principados y potestades en la cruz del Calvario, donde Cristo venció sobre ellos (Colosenses 2:15). Fijémonos en este detalle, fue al tercer día que Dagón fue derrotado, el primer día fue colocada el Arca ante Dagón, el segundo día apareció postrado ante Dios y al tercer día amaneció derrotado; igualmente, fue al tercer día que Cristo exhibió Su victoria sobre Satanás, mientras tanto, parecía que el enemigo había ganado la batalla. Si sentimos que estamos pasando por momentos donde parece que el mal está venciendo, recordemos que Dios es Todopoderoso y de Él será la victoria, tengamos confianza que pronto llegará ese día donde veremos Su victoria sobre esa situación difícil, Cristo es nuestra esperanza y en Él somos más que vencedores.

Oración

Bendito Dios, no hay nadie mayor que Tú. Ante Tu presencia nada permanece en pie, toda rodilla se dobla y todo ser tiene que reconocer que ¡Tú eres Señor! ¡Sé que veré Tu victoria, pues lo que es imposible para mí, es posible para Ti, Aleluya! ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.