El Sacerdocio del Creyente


 

Sacerdocio Santo

Cuantos creemos que hay un sacerdocio de Dios. 1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.”

 

En este pasaje empezamos a ver algo muy interesante, Dios nos ha llamado para que seamos un real sacerdocio.  Hoy en día se ha equivocado el llamamiento de Dios, es impresionante porque somos llamados primeramente a ser sacerdotes y luego reyes. En Apocalipsis 1:6 nos dice que fuimos comprados por Su Sangre para que seamos sacerdotes, por lo que debemos aprender a estar en Su presencia haciendo las cosas para las cuales Él nos llamó.

 

En 2da a los Corintios 3:18 se nos dice que seremos transformados de gloria en gloria. Estamos contemplando como en un espejo la Gloria de Dios. La estamos reflejando, fuimos escogidos para eso, estamos siendo transformados. Cuando deja de haber transformación es porque la Gloria de Dios no está sobre la casa.

 

Otra versión dice que estamos reflejando la Gloria de Dios, tú y yo fuimos escogidos para reflejar la Gloria de Dios. Cuando Dios hizo al hombre, Adán y Eva, aunque estaban desnudos, estaban cubiertos por una gloria, pero cuando vino el pecado, sus ojos fueron abiertos y se vieron que estaban desnudos y tuvieron vergüenza. ¿Porque si antes estaban desnudos no sentían vergüenza?  La diferencia la puso el pecado, porque la gloria de Dios que los cubría había sido quitada.

 

Hemos sido llamados a ser transformados por la gloria de Dios, a tener esa gloria, sino estamos siendo transformados, seremos solo religiosos, y cuando Jesús vino se cansó de tantos religiosos que le querían interpretar la Biblia, cuando Él era la Palabra viva que había descendido del cielo.

 

Predestinado

 

Romanos 8:29 “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” 

 

Aquí no está hablando de salvación, tú y yo estamos llamados a reproducir la imagen de Su Hijo. La pregunta es ¿me estoy pareciendo a Jesús? Hoy en día el sacerdocio al igual que la vida está corrompido. Hay mucho sacerdocio imitando lo que está sucediendo en el mundo. Cuando Israel iba a entrar a Canaán Dios le dijo que no aprendiera las costumbres de las naciones a las cuales iban a conquistar.

 

Hoy día las iglesias se están convirtiendo en discotecas cristianas, vemos artistas con estilos de peinados o cortes excéntricos imitando los del mundo, pero debemos reflejar la imagen de Jesucristo, en nuestra forma de vestir, en nuestro corte de pelo, en todas las áreas de nuestras vidas.

 

Cuantas personas hemos visto que han empezado a cantar la Verdad de Dios y se han declarado ecuménicos. La verdad de Dios siempre será Su verdad. La verdad de Dios aún dicha por el mismo diablo siempre seguirá siendo la verdad y la mentira siempre será mentira.

 

Cristo la Gloria de Dios

 

Dice la Biblia que Dios busca verdaderos adoradores que le adoren en espíritu y verdad, Él no está buscando adoradores, Él busca verdaderos adoradores, porque adoradores hay muchos.

 

Las personas siempre están dispuestas a cantar y a saltar cuando hay actividades de júbilo en la iglesia, pero ¿serán por esto verdaderos adoradores?

 

Juan 1: 14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”

 

Cristo es la gloria de Dios. Cuando nosotros decimos que vamos a experimentar la gloria de Dios es que vamos a experimentar a Cristo en nuestra vida, vamos a proyectar a Cristo.

 

2 Pedro 1:17 “Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.” 

 

Jesús en Juan13:35 dice: En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

 

Jesús dijo que el mundo iba a conocer que ustedes son mis discípulos, porque están unidos. Unidos no es estar sentados juntos. Puede haber un grupo grande de personas sentadas juntas, pero no están en unidad. Es a Él que debemos de reflejar, que debemos de mostrar.

 

La gloria a mi casa

 

2 Samuel 6: 10-11 Y aquellos hombres lo hicieron así; tomando dos vacas que criaban, las uncieron al carro, y encerraron en casa sus becerros.  11 Luego pusieron el arca de Jehová sobre el carro, y la caja con los ratones de oro y las figuras de sus tumores.” 

 

Necesitamos llevar la gloria de Dios a nuestra casa. A veces pensamos que nuestra casa es el lugar donde vivimos. A veces pensamos que la Gloria de Dios en nuestras casa es bendición, cuando el arca fue secuestrada por los filisteos no llevó bendición, llevó tumores y muerte.

 

Debemos tener cuidado al llevar la gloria de Dios a nuestra, casa porque si no estamos en el orden de Dios, si no estamos aptos para llevar esa Gloria a nuestra visa puede haber muerte.

 

El arca del pacto había estado en varios lugares.

 

Llegó el arca a casa de Obed Edom

,

1Crónicas 15:2 “Entonces dijo David: El arca de Dios no debe ser llevada sino por los levitas; porque a ellos ha elegido Jehová para que lleven el arca de Jehová, y le sirvan perpetuamente.”

 

Dios escogió quienes debían llevar o transportar el arca.  Si transportas el arca debes ser levita o sacerdote, pero como sacerdote necesitamos ciertos requerimientos, sin embargo, confunden lo que es un sacerdote y un artista.  Hay personas que están siendo  usado por Dios, con alabanzas hermosas y de repente se echan a perder, poniendo Biblia a música que no es inspirada por el Espíritu Santo.

 

He visto personas que escuchan melodías que están de moda y porque determinado ritmo suena bien, deciden ponerle letra cristiana a ese ritmo.

 

El sacerdote ha sido llamado para discernir entre lo bueno y lo malo y vemos en la TV y oímos por la radio, muchas cosas que damos por bueno y valido sin antes pasarlo por el filtro del Espíritu Santo.

 

Somos llamados a llevar la gloria de Dios a nuestra casa. En la religión popular se llevan los ídolos a sus casas y los cambian cada día, un día el santo tal y otro día otro santo. Necesitamos entender   que al igualmente que los levitas y  sacerdotes, somos llamados a llevar la Gloria de Dios. La casa somos nosotros también.

 

1ra Reyes 6:7 “Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro.”

 

En la construcción del templo no hubo ruido porque las piedras llegaron formadas, preparadas. ¿Pero dónde fueron preparadas esas piedras? En la cantera y la cantera es la casa. Hoy día la iglesia está haciendo tanto ruido, diciendo que quiere gente en el congreso, en la política, y no se enfocan por formarla en su casa, en tallar las piedras en la cantera, esas piedras con las cuales se edifica el templo.

 

2da Corintios 3: 17-18 “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”

 

Cuando tenemos el Espíritu Santo hay libertad, no me refiero a la iglesia, es en tu casa, en tu vida, es tu casa física, en tu casa espiritual, tu cuerpo.

 

¿Estas siendo transformado? ¿A quién te estás pareciendo más? ¿A quién estás imitando? Porque si estás imitando a Cristo debes reflejarlo.

 

1 Crónicas 3:16 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”

El templo de Dios somos nosotros, somos un tabernáculo. El Espíritu Santo mora en nuestro espíritu. Es en el alma en donde se desarrolla el sacerdocio, donde se desarrolla todo el conflicto, y el atrio es el cuerpo. Hay que cuidar el templo, pero no se vaya a poner que por cuidar el templo va a hacer ejercicio y no va a la iglesia.

 

Juan 4:24 “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

 

Esta es una de las revelaciones más grandes y profundas que Jesús dio acerca de Dios. Entender que Dios es Espíritu. No está hablando de un atributo, está hablando de su naturaleza, por eso es que Dios busca una adoración de espíritu a espíritu; pero cuando dice una adoración de espíritu a espíritu, es darle libertad al espíritu para que fluya, pero vemos en las iglesias que en los momentos de adoración, esa es la hora que van al baño, para saludar, para hacer muchas cosas.

 

Si esa es la hora para adorar a Dios usted debe concentrarse bien. Hay momentos que no les gusta, ese es el momento que más debemos de amar en el culto.

 

Hermano cuando venga a la iglesia venga bien comido, para que a la hora de la Palabra no se salga al colmado, pero como puede suceder que los que estemos ministrando estemos en un momento de espíritu a espíritu y estemos reflejado esa gloria divina y de repente nos desconectamos, y digamos: me dio hambre, me voy para afuera a comer.

 

Por eso es que hay un sacerdocio que no entendemos. Estamos utilizando el sacerdocio como un “artistaje”. ¡Te has equivocado! Dios no quiere que brilles tú, Él quiere que lo dejes brillar a Él. El sacerdote no está para ser visto y aplaudido, el único que debe ser visto y aplaudido es Cristo. Tú no fuiste escogido para que te vean a ti, sino para que vean a Cristo en tu vida.

 

1 Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

 

¿Dónde empieza el trabajo? En nuestro espíritu. El espíritu es el soplo de vida que da Dios. Cuando morimos el espíritu vuelve a Dios que lo dio.

 

1ra. Corintios 3:16 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”

 

Nuestro espíritu fue fusionado con Cristo, y nos dio un espíritu para que por ese espíritu nos comuniquemos con Dios,  Si no es por el Espíritu Santo, entonces es religión.

 

1ra Corintios 6: 17 “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.”

 

¿Cuántos tenemos ese espíritu vivificado? Usémoslo, Dios nos da la capacidad, la enseñanza, para que a través de ese Espíritu hagamos morir los deseos de la carne. Nuestro espíritu debe tener control de nuestra alma. Nuestra alma quiere humo, escenarios, luces, pero no debemos dejarnos llevar por los deseos de nuestra alma.

 

Nuestro ser es como el tabernáculo, el cuerpo es el atrio, el alma es el lugar santo y el espíritu es el lugar santísimo. Nosotros tenemos que ver cómo estamos desarrollando ese espíritu que Dios ha colocado en nosotros. Si estamos unidos con el Señor, y decíamos en comparación que nuestro ser es como el Tabernáculo, así como en el tabernáculo estaba la gloria de Dios, así estará en nosotros.

 

Todos como levitas tenemos un espíritu fusionado con el de Cristo. Cuando nosotros solamente reaccionamos y actuamos con actitudes provenientes del Espíritu, podemos reflejar la Gloria de Dios, pero si nosotros reaccionamos con palabras que vengan de nuestro intelecto, que vengan de nuestra alma, el Espíritu no será reflejado, no va a transformar a nadie.

 

Hoy en día aparecen muchos que tienen mucho conocimiento y poco espíritu. Somos llamados a ministrar a Dios, que tu ministración siempre provenga del Espíritu Santo.

 

El oficio  sacerdotal

 

1ra Crónicas 15: 4-7 Los hijos de Joel fueron Semaías su hijo, Gog su hijo, Simei su hijo, 5 Micaía su hijo, Reaía su hijo, Baal su hijo, 6 Beera su hijo, a quien Tilgat-pilneser, rey de los asirios, se llevó al destierro; éste fue jefe de los rubenitas. 7 Sus parientes, por sus familias, en la genealogía de sus generaciones, fueron Jeiel el jefe, después Zacarías.

 

Coat, Merari y Gersón, eran de los hijos de Levi, eran sacerdotes. Aarón tuvo cuatro hijos: Eleazar, Itamar,  Nadab y  Abiú. Pero dos fueron descalificados por ofrecer fuego extraño (Nadab y  Abiú).  Dios empezó a establecer un orden sacerdotal. Necesitamos que exista un orden sacerdotal para aprender a definir funciones.

 

En Números 4:4-15 vemos las instrucciones que Jehová le dio a Moisés y a Aarón para transportar el Arca. Levi tuvo tres hijos, cada uno con su familia, pero solamente los de Coat tenían acceso al tabernáculo y podían tocar y mover las cosas sagradas.

 

Números 4:4-6 “El oficio de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión, en el lugar santísimo, será este: 5 Cuando haya de mudarse el campamento, vendrán Aarón y sus hijos y desarmarán el velo de la tienda, y cubrirán con él el arca del testimonio; 6 y pondrán sobre ella la cubierta de pieles de tejones, y extenderán encima un paño todo de azul, y le pondrán sus varas.”

 

El arca del pacto antes de ser transportada tenía que estar cubierta. Hay personas que van de iglesia a iglesia a adorar pero no tienen cobertura divina.

 

Hoy en día, para establecer un sacerdote para el altar, nos fijamos si sabe cantar, pero debemos fijarnos si es de la familia de Coat; porque si no tiene voz para cantar, pero es de la familia de Coat, Dios lo usará. En la iglesia no necesitamos gente que cante o toque bien, necesitaos sacerdotes que ministren el corazón de Dios.

 

Había tres familias de sacerdotes, pero solamente los de Coab tenían acceso a participar de las cosas más sagradas. Cuando el campamento iba a moverse, los coatitas se ponían muy felices, porque era el momento de trasportar la gloria de Dios sobre sus hombros, pero primero entraba Aarón para cubrir el arca del pacto, esto lo vemos en Numero 4:6.

 

Aquí dice algo muy importante el arca del pacto: antes de ser trasportada debía estar cubierta. Usted se puede dar cuenta que muchas personas cantan lindo, tocan lindo, que van de iglesia en iglesia y usted le pregunta ¿quién es tu pastor?, ¿cuál es tu cobertura? Y te dicen que no tienen.

 

Vemos que el Arca era cubierta con piel de tejón, este animal es especial; es el único que se atreve a enfrentar culebras y se la come, porque tiene la piel tan dura que el veneno de la culebra no le puede penetrar.

 

Músicos y adoradores, antes de subir a ministrar, procuren estar cubiertos por su pastor.  Debe haber un filtro y el filtro es la cobertura que el Señor ha puesto: los pastores.

 

El arca del pacto, la Gloria (Shekina), estaba cubierta por el velo, por piel de marsopa y un paño azul. El velo era una cortina compuesta por diez cortinas. El levita debe ser el primero que maneje la Palabra, el sacerdote debe manejar la palabra ya que es la que nos respalda.

 

Números 4: 7-8 “Sobre la mesa de la proposición extenderán un paño azul, y pondrán sobre ella las escudillas, las cucharas, las copas y los tazones para libar; y el pan continuo estará sobre ella. 8 Y extenderán sobre ella un paño carmesí, y lo cubrirán con la cubierta de pieles de tejones; y le pondrán sus varas.”

 

Dos pilas de pan con seis panes cada una, el seis es el número de hombre.

 

David mandó a los hombres a santificarse. Esto no se hace antes de empezar un culto, la santificación es un estilo de vida que debemos llevar.  Ese estilo de vida no es fácil, cuesta; por eso Cristo abrió el camino y dijo que pusiéramos la mirada en Él para poder llevar este estilo de vida. Si ustedes quieren avanzar y llegar a donde llegó Cristo hay que seguirlo a Él.

 

Todo debe estar cubierto, los muebles que trasportaban la familia de Coat, tenían triple cobertura: un paño carmesí, estamos cubiertos por la Sangre de Cristo; el azul del cielo y todos los muebles tenían triple cobertura: del cielo, pastoral apostólica y el líder de la alabanza. Triple cobertura, no podía obtenerse independiente.

 

Números 4:9-10 “9 Tomarán un paño azul y cubrirán el candelero del alumbrado, sus lamparillas, sus despabiladeras, sus platillos, y todos sus utensilios del aceite con que se sirve; 10 y lo pondrán con todos sus utensilios en una cubierta de pieles de tejones, y lo colocarán sobre unas parihuelas.”

 

El candelabro era para alumbrar, para eso necesitaba aceite. El sacerdote que ministra en la presencia de Dios debe tener aceite, que alumbre bien. No una luz tenue. Para ministrar debe haber luz y para que haya luz debe haber aceite. A veces nosotros como levitas entramos tropezando a la presencia de Dios, busquemos la luz. Para que haya luz debe haber aceite.

 

Había dos clases de candelabros, el que tenía sietes brazos y cada brazo había un depósito de aceite, había otro que vio Ezequiel que tenía dos tubos que estaba conectado a los olivos y en este el aceite corre por dentro. ¿Estás permitiendo que el aceite corra por ti o solo está por encima?

 

Hay levitas que solo cuando llega la unción ministran y, ¿cómo llega la unción? Muchos esperan la música y hasta que no escuchan todos los acordes bien afinados no se concentran en la ministración. Pero es a Jesús que debemos ver. Veamos a Jesús, puestos los ojos en Jesús

 

Números 4:11-12 “Sobre el altar de oro extenderán un paño azul, y lo cubrirán con la cubierta de pieles de tejones, y le pondrán sus varas. 12 Y tomarán todos los utensilios del servicio de que hacen uso en el santuario, y los pondrán en un paño azul, y los cubrirán con una cubierta de pieles de tejones, y los colocarán sobre unas parihuelas.”

 

Todo estaba cubierto.

 

Números 4: 15  “Y cuando acaben Aarón y sus hijos de cubrir el santuario y todos los utensilios del santuario, cuando haya de mudarse el campamento, vendrán después de ello los hijos de Coat para llevarlos; pero no tocarán cosa santa, no sea que mueran. Estas serán las cargas de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión.”

 

Debemos tener cuidado cuando no nos estamos cubriendo. ¿Qué fue lo que pasó con Uza? ¿Por qué murió? Porque tocó el arca. Pero era que no la llevaban cubierta. Los Levitas estaban autorizados a llevarla, pero esta vez no estaba cubierta. Uza tocó el arca y murió inmediatamente, porque no estaba cubierta.

 

Jesús dijo en Mateo 23:3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; más no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.

 

Hay gente que predica verdades de Dios pero no son verdaderos, un ejemplo de eso son los fariseos, de los cuales Jesús dijo: Hagan los que ellos dicen, pero no lo que hacen. Dios quiere que seamos verdaderos y no solo que digamos verdades.

 

No podía haber mezclas, por eso los de Coat tenían sus oficios, los de Merari también sus oficios y los Gersonistas sus oficios. No se trata de habilidades o talentos humanos, sino de Dios que escoge y establece. Al que Dios llama lo capacita.

 

David como sacerdote

 

1ra Samuel  2:35  “Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mi ungido todos los días.”

 

Asì también David dice en Salmos 16: 7-8 “Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. 8 A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.”

 

Si estás pasando por tribulación, mira al Señor, si estás pasando necesidad, mira al Señor; si estás pasando por enfermedad, mira al Señor.

 

En el mundo dicen: Dios castiga pero no mata. A veces Dios debe disciplinarnos, no nos gusta pero lo necesitamos.

 

¿Qué hacía David? Ponía al Señor continuamente delante de él. Lo vemos también en Hechos 2:25 “Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.“

 

En Hechos 7:55-59   Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios. Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

 

Esteban decía yo veo el hijo del hombre, y la gente más airada le tiraba piedras y él decía: ¡Lo  estoy viendo! ¿A quién vemos en nuestra necesidad? ¿A quién vemos en nuestro dolor?

 

Génesis 21:9-19  “Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac.  Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.  Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.”

 

Abraham se sentía afligido cuando Agar se tuvo que ir con su hijo Ismael, porque le estaba siendo de mal ejemplo a su hijo Isaac y Sara no soportaba eso; así que le pidió a Abraham que echara a Agar con su hijo Ismael. Agar dejó al niño en un arbusto, y lloraba al ver que su hijo moría de sed, pero un Ángel del Señor se le apareció y le dijo: No temas, que Dios escuchó el clamor del muchacho. Ella pensaba que él Señor había escuchado el llanto de ella, pero Dios había escuchado el clamor de Ismael.

 

Hoy en día hay momentos en que son nuestros hijos que están clamando y Dios escuchará  la voz de sus hijos. Pero si los padres no los discípulan como van a clamar.

 

Dios le abrió un estanque de Agua a Agar. El estanque de agua estaba frete a ella, pero Agar no lo veía por estar llorando. Hoy también muchos tienen la solución delante de sus ojos pero no lo ven por estar llorando, pero la palabra de dios dice que ni  la vida, ni la muere, ni los lto o lo profundo, ni los ángeles ni principados, ni ninguna cosa creada nos podrá separar del amor de amor de Dios que es en Cristo Jesús, el cual nos hace más que vencedores

 

2da. Corintios 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”

 

Dios quiere que cuando nos veamos en un espejo lo reflejemos.  Dios quiere que reflejes Su gloria.

 

Sacerdotes de Dios, lo más importante del oficio es poder transportar la gloria de Dios. En el lugar Santísimo, junto con el Arca del pacto estaban contenida en una caja las tablas de los mandamientos, la vara de Aarón y el maná. Cuando aplicamos los mandamientos, Dios pone nuestra vida en orden, Él quiere establecer un orden en nosotros.

 

En Números 4 vemos que cuando ya estaba todo cubierto, entonces empezaba un desfile para transportar las cosas sagradas

 

La Tablas de la Ley: cuando aplicamos la ley de Dios en nuestras vidas, Él establece un orden. Lo primero que era cubierto era el arca.  Hay un trabajo que Dios hace del espíritu al alma y del alma al cuerpo.

 

Dice la Biblia que Enoc caminó trecientos años con Dios, el trecientos es número de consagración total en espíritu, alma y cuerpo.

 

La ley sigue porque es como un tutor. En el Antiguo Testamento nadie podía cumplir la ley, pero el en el Nuevo Testamento Cristo la cumplió. La vara de Aarón que reverdeció representa la guía del Espíritu Santo.  Cristo cumplió la ley por nosotros.

 

Se ha perdido ese amor, se ha perdido esa entrega. Empezamos a poner condiciones para poder llegar a un lugar.  Levita sacerdote, no estés buscando el acomodamiento, cuando vayas a un lugar no elijas donde quedarte, deja que el Señor  te acomode como Su hijo.

 

Para trasportar la Gloria de Dios necesitamos nutrirnos de la Palabra, del Espíritu Santo, porque no solo de pan vivirá el hombre, eso lo vemos en Mateo 4:4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

 

Que su palaba abunde en nuestros corazones

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.