¿ESCUCHAMOS A DIOS?


“Antes murmuraron en sus tiendas, Y no oyeron la voz de Jehová.”
Salmo 106:25 (RV60)

¡Qué tremendo este versículo! La murmuración provoca un efecto ensordecedor en nuestros oídos espirituales. Tal vez anhelamos escuchar la voz de Dios y no lo hemos experimentado porque hemos caído en murmuración y queja. La murmuración ha tapado nuestros oídos, de tal manera que aunque Dios nos está hablando, nosotros no podemos escuchar Su voz. Lo que escuchamos puede tapar nuestros oídos, escojamos escuchar Su voz, en lugar de escuchar la murmuración, y eso incluye la nuestra. Este es un buen día para reconocer nuestro pecado y pedir limpieza, si anhelamos escuchar Su voz. Roguemos que nuestros oídos sean circuncidados y que todo lo que haya entrado por allí que no glorifique a Dios sea desarraigado.

Oración

Padre Amado, hoy te pido perdón por cada queja y murmuración que ha salido de mi boca y que daña mi audición espiritual. Señor, limpia mis oídos de toda basura que he dejado que los llenen, no quiero quejarme, ni murmurar más, pues en ello no te glorifico, Te lo pido en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.