Huir o Crecer…


“Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Ciertamente huiría lejos; Moraría en el desierto. Selah.”
Salmo 55:6-7 (RV60)

En nuestro caminar cristiano afrontaremos muchos conflictos, la forma cómo respondemos a ellos, es una señal de madurez espiritual. Para muchos creyentes, un conflicto es algo negativo, sin embargo, la Palabra nos enseña que Dios los utiliza para llevarnos a nuevos niveles en nuestro crecimiento espiritual. Ante los conflictos que se nos presentan, podemos responder de diferentes formas. El salmista nos señala una de ellas: escapar. Cuando entendemos que no podemos resolver el conflicto, o es una situación que nos causa daño, generalmente tratamos de huir y evitamos enfrentarlo. Es por eso que muchas personas dejan sus empleos, se divorcian, dejan amistades, cambian de congregación, e incluso, llegan al suicidio. Generalmente, la huida no soluciona el problema. Necesitamos ver cada conflicto como una oportunidad para resolverlo de tal manera, que honremos a Dios. El conflicto no es para destruirnos, es para que glorifiquemos a Dios a través de nuestra respuesta. No huyamos, crezcamos a través de él.

Oración

Amado Padre, quiero Tus ojos para ver cada conflicto como una oportunidad de crecimiento. Espíritu Santo no me dejes huir, quiero aprender a ver a Dios a través de ellos, crecer y fortalecerme en Ti, en el Nombre de Jesús. ¡Amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.