Innumerables Oportunidades


“Y he aquí un profeta vino a Acab rey de Israel, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿Has visto esta gran multitud? He aquí yo te la entregaré hoy en tu mano, para que conozcas que yo soy Jehová”.
1 Reyes 20:13 (RV60)

Aunque Acab fue un rey malvado que incitó a todo el pueblo a la idolatría, Dios le dio la victoria contra sus enemigos, pues Él quería que ellos supieran que Jehová es Dios y que Él es Todopoderoso. ¡Es sorprendente cuán grande es la misericordia de Dios! Él Le da una nueva oportunidad a este malvado rey de reconocerle como Dios para que se arrepienta de sus malos caminos y se convierta a Él. No solo le habló en esta ocasión, sino que después de darle esta victoria, vuelve a hablarle y le da otra victoria (v.28). Esto puede recordarnos nuestra vida antes de reconocer a Cristo, cuando estábamos alejados de Su camino, pecadores e inmerecedores de Su amor y perdón; aún así, cuántas oportunidades nos dio para conocerle, así de inmenso es Su amor, que aún siendo viles, envió siervos para que conociéramos Su mensaje de Salvación. Aunque en ocasiones lo rechazamos, nos dio nuevas oportunidades hasta que llegamos a Sus pies. Dios anhela que todos podamos reconocerle como Dios, tener una relación con nosotros y que Le amemos profundamente. Si ha estado llamando a la puerta de nuestro corazón, no esperemos más y volvámonos a Él, pues nos espera con los brazos abiertos.
Si hemos caminado con Él y el pecado nos ha alejado, es tiempo de volver a Su camino, recordemos que no hay nada tan grande que Él no pueda perdonar si hay un genuino arrepentimiento en nosotros. Y si estamos viviendo una relación de amor con nuestro Amado Jesucristo, demos gracias por Su gran misericordia y gracia que son las que han permitido esto. Este es un día para agradecer, alabar y adorar a nuestro Señor.

Oración

Señor, reconozco mi condición pecadora y que Te necesito, perdóname, límpiame. Solo Tú puedes hacerlo. Te reconozco como mi Salvador y como Señor de mi vida. Rindo mi mente, mi corazón, todo mi ser a Tus pies, quiero seguirte. Gracias por Tu gran amor, por Tu sacrificio. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.