La buena tierra y el último tiempo

2da predica Culto Unido por Apóstol Fernando Ortiz

Jesús establece propósitos, y ha venido para que tengamos vida y la tengamos en abundancia. Queremos ser buena tierra, donde germine Su Palabra para Su Gloria.

Es impresionante como hay líneas que Dios va dando de forma escritural. Tenemos la necesidad de entrar por la única puerta que existe para salvarnos, Cristo Jesús.

Una puerta sirve para cambiar ambientes, y estuvimos lejos de Dios en una puerta separada, en un ambiente separado, ambiente de tinieblas; pero entramos por la Puerta y del reino de las tinieblas pasamos al Reino de la Luz, pasamos de muerte a vida por esa Puerta. Nosotros al pasar por esa Puerta tenemos la vida y la vida en abundancia como propósito.

Aún La Puerta que es Cristo, tuvo que entrar por una puerta, Él entró por la puerta de la mansedumbre y la humildad. La Biblia dice que el Pastor de las ovejas, Cristo, entró por una puerta y un portero le abrió. el Espíritu Santo. La puerta se llamaba humildad, Él descendió al lugar más bajo, al Jordán, y ahí inició con mansedumbre y humildad Su ministerio.

¡Que impacto tan grande tuvo el Padre que dijo!: Este es Mi Hijo amado, en Él tengo Mi contentamiento. ¿Cuántos queremos que nuestro Padre tenga contentamiento? Hay que entrar por la puerta de mansedumbre y humildad y esa puerta nos lleva a recibir la bendición. Pero para eso hay que salir de puertas de orgullo, de autosuficiencia y tantas cosas.

Las líneas de las puertas tienen mucho de qué hablar, pero vamos a hablar de la línea de la tierra. Somos tierra de Dios. Todo es asunto de siembra. Un día el Padre del Cielo sembró la semilla más poderosa que se ha puesto en la tierra y esa semilla se llama Jesús. Ese grano de trigo tuvo que caer a tierra y morir para poder llevar fruto, nosotros somos el fruto de Su aflicción, fruto con semilla dentro de nosotros. Tenemos que llevar la semilla de Cristo a donde vayamos, para reproducir la vida de Cristo en nosotros y en los ambientes que nos rodean.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

Marcos 4:13 “Y les dijo: ¿No sabéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?”

Si no entendemos la parábola del sembrador, no entenderemos las otras parábolas que Jesús habló. Esta es la parábola de las parábolas. Esta es la que nos sirve de base para poder interpretar las otras. Jesús lo dijo. ¿Por qué? Porque las parábolas no son para el mundo.

Le preguntaron a Jesús ¿Por qué hablas por parábolas? Y Él dijo: porque a vosotros les es dado conocer los misterios del Reino. Los misterios del reino son para nosotros, no para el mundo. Esta parábola tiene clave, aún para el último tiempo, porque estamos a punto de ver la manifestación gloriosa de Jesús, pero tenemos que ver en nosotros la manifestación gloriosa de los hijos de Dios.

El tiempo es profético. Jesús dijo que cuando viéramos que la higuera reverdecía, que su rama retoña, sabríamos que Él está a las puertas. Todos sabemos que esa higuera y esa rama, representan a Israel.

La Biblia dice que con setenta personas subió Jacob y su familia, con setenta personas comenzó Israel en ese momento. Al año setenta perdieron su templo, les fue destruido. El setenta es escatológico, pero en el 1948 la rama reverdeció. El 14 de mayo de este año 2018, se cumplieron los setenta años de la creación de la nación de Israel, es decir, la palabra profética ya está cumplida.

Salmos 90 dice que una generación es de setenta años, pero para los más fuertes y más robustos de ochenta. Bíblicamente los próximos diez años son clave para nosotros. Queremos aprovechar los próximos diez años que ya comenzaron, porque el día y la hora del regreso de nuestro Señor Jesucristo nadie lo sabe, no hay día ni hora, pero viene un avivamiento sin precedentes, y para eso tenemos que ser tierra buena y deseable.

SEMBRADOS EN BUENA TIERRA

Marcos 4:20 “Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.”

Hay buena tierra y debemos preguntarnos: ¿Soy buena tierra? Entonces voy a producir al 30%, 60% o 100% .

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR Y LOS SEIS TERRENOS

Marcos 4:2-4 “2 Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina: 3 Oíd: He aquí, el sembrador salió a sembrar; 4 y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron.”

Esta es la doctrina de Cristo, Su doctrina, no la nuestra.

La mayoría de las personas entienden que la parábola del sembrador se refiere a cuatro terrenos, pero bíblicamente son seis. Este número es número de hombre. El hombre fue hecho en el sexto día, ese número representa el hombre en la Biblia. El seis es un número incompleto, pero súmele a seis uno, 6+1 = 7, estamos completos si tenemos a Cristo.

TERRENO 1: JUNTO AL CAMINO

Las aves se comieron las semillas.

Marcos 4:4 Y al sembrar, aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron.”

Junto al camino, ¿quién es el camino? Cristo es el Camino. Personas junto al camino son personas con malas actitudes, que se quedaron junto al camino y todas las semillas que las aves del cielo se las comieron. Las aves del cielo representan los demonios.

TERRENO 2: ENTRE PIEDRAS

No dio fruto, la piedra le impidió a la raíz que profundizara.

Marcos 4:5-6 “5 Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra. 6 Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.”

TERRENO 3: ENTRE ESPINOS

Esta semilla germinó, creció, pero no dio fruto. La semilla la da Cristo, el terreno somos nosotros. Aunque Cristo da la semilla, por nuestras actitudes las podemos perder. La semilla es la Palabra, el terreno somos nosotros. Por actitudes, por situaciones puedo ser como esos tres terrenos

Marcos 4:7 “Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto.”

Los tres terrenos que hemos visto no dieron fruto, se perdió la semilla. La Palabra es la semilla, Jesús es el Sembrador y nosotros somos el terreno. Jesús quiere que demos fruto. Saldremos sus discípulos si llevamos mucho fruto.

TERRENO 4: DIO FRUTO AL 30%

Marcos 4:8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta por uno.

Al 30 % ¿y el otro 70% para quién?

TERRENO 5: DIO FRUTO AL 60%

Marcos 4:8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta por uno.

Al 60% ¿y el otro 40% para quién?

TERRENO 6: DIO FRUTO AL 100%

Marcos 4:8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

Esto tiene que ver con el tiempo final, con nuestra vida, con nuestra eternidad, con dónde pasaremos la eternidad y qué grado de galardón tendremos.

LA EXPLICACIÓN DE JESÚS PARA LOS TRES TERRENOS QUE NO PRODUJERON FRUTO

Junto al camino

Marcos 4:15 “Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.”

Estas son personas que oyen la Palabra, les cae, pero por sus vidas, por sus actitudes, enseguida la oyen viene Satanás y quita la Palabra. Les llegó la Palabra al corazón, pero por actitudes, por no entender prioridades, la perdieron.

Judas anduvo con Jesús, oyó todas las enseñanzas, vio caminar a Cristo sobre las aguas, vio resurrección de muertos, vio sanidad de ciegos, cojos, mancos, paralíticos, estuvo cerca de Jesús, a la par de Él, mojando el pan en el plato de Jesús, pero Judas se recostaba en la bolsa de dinero, su corazón se fue tras la avaricia y terminó vendiendo al Mesías por treinta monedas de plata.

Juan estaba del otro lado, pero se recostaba en el pecho de Jesús, por eso era el discípulo amado. Judas fue el discípulo que estuvo, pero sus actitudes fueron junto al camino. A Judas el remordimiento lo llevó a ahorcarse. Pedro negó tres veces a Jesús, pero se arrepintió y fue para bien.

Si la gente no entiende la Palabra, el enemigo por la actitud de no quererse meterse en el corazón de Dios la van a robar. Si tienes una actitud incorrecta, si la prioridad de nuestra vida no es Jesús, nos saldremos del camino

Entre piedras

Marcos 4:16-17 “16 Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; 17 pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan.”

Estos son los que al oír la Palabra dicen: Gloria a Dios, eso fue para mí y la reciben con gozo, no estamos hablando de gente que rechaza la Palabra, pero no tienen raíz en sí, son de corta duración.

Aquí el problema no estaba en el sembrador sino en el terreno. Cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la Palabra, viene el tropiezo. El problema no estaba en la semilla estaba en el terreno. La Biblia dice Judá arará. Si no hay una vida devocional, si no hay comunión, se pierde la Palabra, porque el arar arranca, remueve la tierra para que la semilla caiga. Cuando levantamos las manos en la alabanza viene nuestro gozo. Seamos adoradores, seamos lo que el Padre está buscando, verdaderos adoradores que le adoren en espíritu y verdad.

La piedra en la Biblia representa la culpa, Jesús le dijo a los que acusaban a la mujer adúltera, que el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, pero ninguno se atrevió a tirar una piedra, sus conciencias les acusaban y a ella le dijo: vete y no peques más.

Hay gente llena de culpa, que se culpan a sí mismos o culpan a todo el mundo, pero la Biblia dice que no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús.

La piedra también representa la incredulidad (Marta quita la piedra), el corazón duro, como de piedra. Cuando se endurece el corazón la Palabra cae y germina, pero no puede entrar en el corazón y a la hora que calienta el sol la raíz se quema.

Para sembrar tenemos que estar en el Camino, con el terreno arado, sembrar en terreno que no tenga piedras y que no tenga espinos.

Entre espinos

Marcos 4:18 “18 Estos son los que fueron sembrados entre espinos: los que oyen la palabra, 19 pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa.”

Los afanes de este siglo ¿qué habréis de comer?, ¿qué habréis de vestir? Jesús dijo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de los lirios del campo. Dijo además que la vida en abundancia no consiste en la abundancia de los bienes materiales, sino en conocerle a Él.

El engaño de las riquezas, todo el mundo roba, todo el mundo soborna, pero estamos en este mundo pero no somos de este mundo.

La codicia, el estar codiciando lo que otros tienen, el deseo de tentar a Dios en el desierto como Israel cuando codicio carne, entran y ahogan la Palabra, son los enemigos de la Palabra y la hacen infructuosa.

RESUMEN:

Los que no dan fruto:

Junto al camino: Personas con actitudes que los llevan a vivir junto al camino. ¿Bartimeo había tenido vista sí o no? Si Jesús le preguntó que si quería recobrar la vista era porque él la tenía. Solo se recobra lo que se ha perdido. Él estaba junto al camino, mendigaba atención de lástima, pero ya hubo una víctima perfecta que fui Yo.

La Palabra dice que seamos imitadores de Cristo, el cual se hizo ofrenda y sacrificio en olor grato a Jehová. Dios no quiere que seamos víctima, quiere que seamos ofrenda, porque Él fue víctima y se volvió ofrenda.

Gente que va a la iglesia a estar chateando, que no les importa la presencia de Dios, a la hora de alabar, de adorar, adoptan actitudes de junto al camino. Gente que los que les importa es un like.

Personas que en sus vidas tienen piedras y les impiden tener raíz. Culpa, condenación e incredulidad.

Personas con espinos en sus vidas, afanes, más riquezas, codicias.

La buena tierra que produjo fruto

Marcos 4:20 “Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.”

Hay tres grupos:

Fruto al 30% y el 70% con actitudes junto al Camino, con piedras y espinos.
Fruto al 60% y el 40% con actitudes junto al Camino, con piedras y espinos.
Fruto al 100%, tierra deseable, tierra con rendición total.
bulacion
Si ahora viene Jesús, va a medir el fruto tuyo y mío. La iglesia con fruto es la primicia que Él se lleva, lo demás es el rebusco, que se queda a la tribulación y gran tribulación.

Santiago 4:5 “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?”

Él nos anhela celosamente y anhela que demos fruto al ciento por uno. Debemos cuidar nuestra actitud con los padres, con los jefes, honrar a padre y madre, como manda la Palabra.

Dios nos santifica en relación a lo que nosotros nos consagramos.

1ra Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

Él se apartó por completo para mí como tengo que apartarme yo para Él. Nuestra tarea es santificar nuestro cuerpo, pero para eso tenemos que consagrarnos. Tenemos un Dios de amor, de gracia, de misericordia, que nos santifica, si nos rendimos y entregaos a Él.

CÓMO PODEMOS SER TIERRA DESEABLE

Malaquías 3:10 “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

Es en la casa de Dios donde te congregas que tiene que llevar tu ofrenda.

Malaquías 3:11 “Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.”

Jehová es el que pelea las batallas por nosotros.

Malaquías 3:12 “Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.”

Seremos tierra excelente, deseable.

Pero aborrecieron la tierra deseable

Salmos 106:24 “Pero aborrecieron la tierra deseable; no creyeron a su palabra,”

Me llamaréis Padre mío y no os apartaréis de en pos de mí

Jeremías 3:19 “Yo preguntaba: ¿Cómo os pondré por hijos, y os daré la tierra deseable, la rica heredad de las naciones? Y dije: Me llamaréis: Padre mío, y no os apartaréis de en pos de mí.”

Si el señor viene en este momento ¿qué tipo de terreno somos?, ¿Personas que oyeron su Palabra junto al Camino? Esa es una actitud religiosa, de vida doble y la Palabra no funciona, no queremos tener actitudes junto al camino, pidamos la gracia que nos quite esas actitudes, para no oír la Palabra y que al salir del culto el diablo la robe del corazón,

Si tenemos algo en el corazón contra otro digamos al Señor: Como Tú me perdonaste, dame la Gracia de perdonar. No te culpes de cosas que ya Cristo te perdonó, no seamos personas con piedras de culpa, acusación o condenación.

Si Cristo llevó nuestras culpas ¿por qué nos culpamos de algo que ya nos perdonaron? No más culpa, dejemos de estar culpando, no más crítica, ni más condenación.

Espinos, afanes, engaño, ansiedades, ninguna actitud junto al camino puede ser mayor si nos metemos al Camino, Cristo, en la piedra que desecharon los edificadores, Cristo. El Señor llevó corona de espinos en la frente y rompió todo eso.

Cual sea tu actitud, cuando El Señor nos pone a personas difíciles es porque nos ama.

Examina si tienes que perdonar, cuando fue que perdiste el amor a la Palabra, Dios nos anhela por completo, pidamos a Dios que quite espinos, afanes, engaño de la riqueza trabajemos para que cada día seamos tierra deseable, que el que te vea diga yo quiero un hogar como el tuyo, unos hijos como los tuyos, una iglesia como la tuya, así que no vivas de apariencia ni de emoción, sino de convicción y lleno del Espíritu Santo.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.