La Era del Espíritu Santo


 

Creo que todo ministro, todo pastor, todo hombre y mujer de Dios, en algún momento nos hemos preguntado si estamos en el lugar correcto. Te has preguntado en algún momento: ¿Será que estoy en lo correcto? Hemos oído de la perfecta voluntad de Dios, pero ¿cómo sabemos cuál es?

Podemos tener una interpretación específica de un texto bíblico, pero cada teólogo le da una interpretación. El Señor me dio una respuesta: El único que puede identificar el deseo del corazón de Dios es el Espíritu Santo.

Creo que el deseo más grande de todo ministro y servidor, es que Dios se sienta agradado de lo que hacemos para Él.

1 Corintios 2:12 “Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.” En otras palabras, nosotros  nunca vamos a poder dimensionar lo que Dios nos dio, sino es por el Espíritu. El apóstol Pablo entendió muy claro esto.

1 Corintios 2:4 “Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder”

Me impresiona mucho porque todos sabemos que el apóstol Pablo era una persona intelectual, con cualidades impresionantes, con capacidad de poder liderar aún la persecución del cristianismo, sin embargo dijo que cuando lo escucharan hablar, no pensaran que estaba hablando palabras de sabiduría para persuadirlos. El vio como un peligro su intelecto y habilidad humana.

Para él era muy importante que su enseñanza no fuera con sabiduría humana, para que la fe del pueblo no descansara sobre la palabra de hombres, sino en el poder de Dios.

En toda la humanidad se han levantado hombres poderosos, la capacidad del hombre muchas veces es un peligro.

Conocí a un teólogo con capacidad impresionante, su sabiduría me impactaba, pero no había autoridad en sus palabras. Existen líderes políticos que tienen una capacidad de oratoria y pueden captar personas. Yo puedo tener la habilidad de preparar un mensaje, pero debo tener cuidado que de no hacerlo con sabiduría humana, pues entonces la fe de muchos descansaría en sabiduría de hombres.

Cuando la fe descansa en sabiduría de hombres no es permanente. Entonces me empieza a preocupar.

Cuando el Espíritu Santo no es tomado en cuenta en nuestras congregaciones

Si el Espíritu Santo no está activo en medio de Su pueblo, va a haber confusión.

Hechos 8:9-10 (LBLA) “Y cierto hombre llamado Simón, hacía tiempo que estaba ejerciendo la magia en la ciudad y asombrando a la gente de Samaria, pretendiendo ser un gran personaje; 10 y todos, desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención, diciendo: Este es el que se llama el Gran Poder de Dios.”

Simón el mago tenía un deseo; ser famoso. El practicaba magia, y esta era tan impactante que todas las personas lo seguían, tanto pequeños como grandes. Y dice la Palabra que comentaban entre ellos de que eso lo hacía por el poder de Dios. Las personas confundían su magia con el poder de Dios, y tenía seguidores. Tenía un avivamiento hasta que llegó Felipe.

Felipe comenzó a predicar, y predicar, y dice la Palabra que hasta Simón se convirtió, quedó tan impactado de la capacidad de Felipe que se sentaba en primera fila a escuchar las enseñanzas.

Esta revolución llegó a oídos de los apóstoles, y decidieron enviar a un apóstol a aquel lugar, entonces fue enviado Pedro.

Me impactó tanto, porque había mucha confusión entre los seguidores de Simón el mago que habían sido bautizados por Felipe.

Cuando llegó Pedro, lo que hicieron fue orar para que fueran bautizados con Espíritu Santo. De este caso esto me habló el Señor: “Cuando hay confusión, el Espíritu Santo es quien dirige a toda verdad”, y también es importante la supervisión apostólica en las iglesias.

Los predicadores debemos escudriñar la verdadera razón que nos motiva a predicar. El apóstol Pablo veía como un peligro su intelecto, sabía que si usaba esto las personas tendrían fe, pero fundamentada de la manera equivocada.

Hechos 7:51 ¨Vosotros, que sois duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos, resistís siempre al Espíritu Santo, como hicieron vuestros padres, así también hacéis vosotros¨

Veamos de qué manera podemos resistir al Espíritu Santo y también impedir que se mueva con libertad.

Isaías 30:1-2 ¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!
2 Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.

Me llama la atención porque en el verso dos dice: “Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca.”

Aquí el Señor me habló de una manera tremenda, los que servimos no podemos tener como referente o amparo a Egipto (el mundo). Si estoy tomando como referente el éxito de Egipto pudiera ser que esto resista al Espíritu, y mi sabiduría humana sea un estorbo para la fe de las personas.

Uno puede estudiar, profundizar en la Palabra, pero debemos tener cuidado donde escudriñamos para tener más conocimiento.

El Señor quiere tener encuentros con nosotros en lugares santos, nos invita a recordar el propósito para el cual fuimos creados, a valorar los encuentros donde nos congregamos para ser su iglesia. Dios quiere que Él sea nuestra fuente de inspiración.

Debemos tener sabiduría para saber la fuente de la que estamos tomando para hacer cosas “atractivas” dentro del culto. A mí me interesa más que Dios se sienta cómodo cuando nos congregamos y le hacemos culto, que las personas aplaudan y se sientan a gusto en ese lugar.

Antes de ser pastor, cuando uno es oveja tiene montones de predicas preparadas, pero cuando empiezas a predicar como pastor se van terminando muy rápido. Por eso es necesario que dependamos no de nuestra sabiduría humana sino que nuestra fuente sea el Espíritu Santo.

Nuestra estrategia en Chile ha sido hablar de Jesús, Dios ha ido expandiendo la obra de una manera sobrenatural. Tenemos una gran responsabilidad  y nuestra condición humana puede influir.

Podemos ser personas muy preparadas, y no digo que esto sea malo porque es una herramienta, pero no es el fundamento. El fundamento es el Espíritu Santo para que cuando hables algo sencillo la fe de los que te escucha sea fundamentada en Él.

Le digo a los jóvenes aún con la música que escuchan: “no tengan como referente a Egipto”. Uno de los problemas mayores del ser humano es buscar la referencia de Egipto para hacer las cosas divinas. Busquemos al Espíritu, él es la fuente de inspiración.

Romanos 8:14 ¨Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.¨

Este verso muestra que hay aquellos quienes no son hijos.

Juan 1:11-13 (RVR1960) A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.  Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Usted estudie que significa ser engendrado por voluntad de sangre, de carne o voluntad de varón. Porque pueden haber miles congregados en un lugar, pero la pregunta sería: ¿quién los engendró?

El Espíritu santo portador de sabiduría

Éxodo 31:1-3 ¨ Y el Señor habló a Moisés diciendo: Mira, he llamado por nombre a Bezaleeel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte.¨

Me impactan mucho estos versos. BEZALEEEL en Hhbreo significa be´zalei, en la sombra de Dios. El participó en la construcción del tabernáculo, fue quien talló el candelabro de oro, hizo la fuente, lo hizo exactamente con las medidas que Dios le había pedido.

Hijo de Hur, de la Tribu de Judá, Dios lo dotó de sabiduría y de una extraordinaria habilidad para labrar oro y otros metales preciosos, así como madera.

Sus trabajos como  principal constructor del tabernáculo se describen en Éxodo 37: 1-38.

¿Por qué Dios pidió medidas exactas?, ¿Por qué aparte de todas las figuras que hay en esos diseños Dios pidió medidas exactas? Solo alguien lleno del Espíritu podía cumplir esas medidas.

El Señor me dijo: “Yo habito en los lugares donde solo los BEZALEEELES construyen. Hay principios que se tienen que cumplir para que Dios se manifieste dónde nos ha llevado.

  • Tiene que haber una cobertura, debes estar bajo autoridad. ¿A quién Dios le habló sobre ti?
  • Unción del Espíritu sobre los BEZALEEELES para cumplir con las medidas exactas.

Una casa que no tenga las medidas que él ha pedido, es probable que no sea habitada por Él. Muchos sacerdotes y reyes que no hicieron lo que Dios había pedido, construyeron templos que fueron construidos para otros dioses.

El deseo de los que servimos a Cristo, es que Dios se manifieste con gloria y poder en nuestras congregaciones.

La llenura del Espíritu no solo se manifiesta en milagros, el Espíritu de Dios también es una guía que nos puede dar la dirección correcta.

Hay otro detalle, muchos buscamos cual es la voluntad de Dios, pero debemos tener la capacidad de que cuando Él nos la revele podamos cumplirla.

El Espíritu es el que capacita, quien nos da la autoridad a los que servimos para glorificar su nombre en lo que hacemos.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.