La intercesión, hermoso llamado de Dios

Cuando nacemos de nuevo por un milagro de la Gracia Divina, nos mantenemos en la expectativa de ver los cambios espirituales que día a día ocurren en nuestras vidas y comenzamos como niños a disfrutar de cosas que antes no nos imaginábamos pero que son reales y que Dios tenía reservados para nosotros.

Como cristianos recién nacidos somos motivo de gran gozo para las personas que ya el Señor tenia delegados para cuidar de nuestro bienestar espiritual. Así es que crecemos y maduramos comenzando a producir frutos para el cuerpo de Cristo.

Cuando esto ocurre, el primer anhelo en nuestro corazón es comunicarnos con Dios y es cuando Él nos permite entrar a Sus cámaras interiores donde tenemos intima comunión y amistad y donde somos equipados y enseñados para disfrutar de esta gran responsabilidad de ser llamados, escogidos y fieles a la intercesión, aún sin merecerlo.

El Intercesor es la persona que está del lado de Dios a favor de los condenados y necesitados. Mediador entre Dios y los hombres. Es quien ministra delante del Señor y procura lo que espiritualmente necesita su prójimo. Ora fervientemente y la mano de Dios se mueve para salvar, restaurar y hacer nacer en el Reino a personas, ciudades o naciones.

Los intercesores son guerreros espirituales que batallan poniéndose en la brecha para deshacer toda obra de las tinieblas que se levanta en contra de la Iglesia de Jesucristo. Su fe y acción están fundamentadas en la Palabra de Dios (Ef.6:12; Lc.10:19; Sal.91:13). Por tanto el intercesor experimentado sabe que ninguna arma forjada prosperará (Is.54:17).

Sigamos adelante con este hermoso privilegio que Dios ha puesto en nuestras manos y hagamos valer la autoridad de Él dando por gracia lo que por gracia hemos recibido.

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”. Efesios 6:10-11

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.