¿Lo Externo Refleja lo Interno?


“Cuando vieron todos los hijos de Israel descender el fuego y la gloria de Jehová sobre la casa, se postraron sobre sus rostros en el pavimento y adoraron, y alabaron a Jehová…”
2 Crónicas 7:3 (RV60)

El Templo de Salomón fue hecho con materiales de la mejor calidad, de tal manera que su majestuosidad reflejara la grandeza y poder de Dios. Todo aquel que viniera a verlo podía reconocer a Jehová como Dios Único y Verdadero. Así como el Templo de Salomón reflejaba a Jehová, hoy día, cada creyente, como templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20), está llamado a reflejar a Cristo. Cuando nuestra vida está alineada con la de Dios nuestras decisiones, forma de hablar, manera de vestir, los hábitos que tenemos, los lugares a los que vamos, lo que hacemos para entretenernos, lo que escuchamos y vemos glorifican a Dios, estamos reflejando a Quien mora en nosotros y Quien está sentado en el trono de nuestro corazón. Estas expresiones externas son un mero reflejo de lo que hay en nuestro interior. Este es un buen momento para reflexionar si lo que hacemos lo hacemos para impresionar a los hombres o para agradar a Dios. Lo que hacemos no debe ser para dirigir la atención de las personas hacia nosotros, sino para motivarlas a glorificar a Dios. No olvidemos de quién somos Templo y démosle honra en todo momento.

Oración

Señor, Te pido perdón por cada acción de mi parte que haya sido para tener gloria, pues toda la gloria es para Ti, todo lo que tengo lo debo a Ti y lo que soy, lo soy por Tu bendita gracia. Que mis decisiones, mis palabras, mi forma de vestir, lo que escuche y vea, siempre Te honren y motiven a otras personas a glorificar al Padre y querer conocerte a Ti, en lugar de alejarlas. ¡Te pido esto en el Nombre poderoso de Jesús. ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.