Más Que Deseos, Necesidades


Cuando Acsa se casó con Otoniel, ella insistió en que él le pidiera un campo a su padre. Mientras ella se bajaba de su burro, Caleb le preguntó:—¿Qué te pasa? Ella contestó:—Concédeme otro regalo. Ya me regalaste tierras en el Neguev; ahora te ruego que también me des manantiales. Entonces Caleb le entregó tanto los manantiales de la parte alta como los de la parte baja.

Josué 15:18-19 (NTV)

Caleb fue un hombre osado y valiente, y por lo que podemos observar en estos versículos, esta característica había pasado a su hija Acsa, quien después de recibir de su padre tierras como herencia, cosa poco común en ese tiempo, le pide manantiales. Lo anterior debido a que el territorio que ella tenía era desértico, y su padre se lo concedió. Vemos pues la actitud de un padre hacia su hija y esto nos ilustra la naturaleza de nuestro Padre Celestial. Definitivamente, si los padres terrenales conceden a sus hijos lo que es bueno, cuánto más no lo hará nuestro Padre celestial (Lucas 11:13)? Él dará toda bendición a aquellos hijos que se las pidan. Pero no olvidemos que esas peticiones debemos alinearlas a Su voluntad. Así que no tengamos temor ni vergüenza para pedirle a nuestro Padre celestial, pues Él es Bueno y nos dará lo que sea mejor para nuestras vidas.

Oración

Gracias Dios por ser mi Padre Celestial, por escuchar mis peticiones, por conocer mis necesidades y suplir todo aquello que está alineado con los planes que ya has trazado para mí. Gracias por Tu amor e infinito cuidado que me da lo que necesito, que no siempre es lo que deseo. ¡Te adoro mi Papito Bello, amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.