Nuestra Misión, ¡Misiones!


“Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; Haga resplandecer su rostro sobre nosotros; Selah. Para que sea conocido en la tierra tu camino, En todas las naciones tu salvación”
Salmo 67:1-2 (RV60)

Este texto es como una extensión de la Gran Comisión en los Evangelios. La primera parte habla de la bendición de Dios sobre nuestras vidas, para luego dar a conocer a todas las naciones que en Él hay salvación. Este llamado no es para unos cuantos, es para todos los que hemos creído en el Señor y por ende, bendecidos por Él. La expresión “Haga resplandecer su rostro sobre nosotros”, está haciendo referencia a la bendición de Números 6:24-26. La bendición de Dios se manifiesta en nuestro ser total, física, emocional y espiritualmente, pero no solo eso, también debe trascender a quienes nos rodean. Esta bendición debe notarse en nuestra vida y notarla quienes nos rodean, de esta manera estaremos dando a conocer el Nombre de Jesús, aún sin hablar. Dios quiere que todos puedan conocerle para Él bendecirles. En la Biblia Vida Plena, se nos dice que la clave para la evangelización y la obra misionera eficaces es la bendición de Dios. Si Dios no está en medio de cada cosa que hacemos, nada de lo que hagamos tendrá valor.

Oración

Amado Dios, gracias por confiarnos la misión de dar a conocer Tu Nombre a las naciones, para que Toda la tierra sea llena de Tu gloria. Gracias porque me bendices cada día y Tu favor está en mi vida para bendecir a los que me rodean. Que todas las naciones proclamen Tu grandeza y alaben Tu Nombre, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.