Oír, Aprender y Guardar


Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.

Deuteronomio 5:1 (RV60)

Moisés menciona aquí tres elementos importantes que nos permitirán mantener el Pacto de Dios: oír, aprender y guardar. El primero, oír, acción que incluye la necesidad imperiosa de prestar atención a lo que se nos dice, solo así podremos almacenar lo escuchado y pasar al segundo elemento: aprender. La palabra “aprender” involucra el proceso de comprender lo que se está escuchando y las implicaciones de ello, y almacenarlo en nuestra mente y corazón, de tal manera que lleguemos a “guardarlos”, es decir, atesorarlos, valorarlos al punto de ponerlos por obra en el momento que lo necesitemos. No es suficiente con poner atención a lo que Dios nos dice, es necesario aprender y guardar, para que la Palabra cumpla Su obra en nuestras vidas y ella nos guíe, nos limpie y proteja. Cada elemento mencionado en este versículo es importante para poder mantener una relación de intimidad con nuestro Señor, de tal manera que vaya de aumento en aumento.

Oración

Señor, Te amo, y quiero tener oídos prestos a escucharte siempre y en todo momento. Quiero conocerte, y aprender cada vez más de Ti, de Tu amor, y de Tu voluntad. Quiero guardar Tus estatutos, y hacerlos míos. Enamorarme de Tu palabra y que ella cumpla Su propósito en mi. ¡Quiero una vida eterna Contigo, mi Amado Jesús! ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.