Ovejas del Señor


“Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado, Te alabaremos para siempre; De generación en generación cantaremos tus alabanzas.”
Salmo 79:13 (RV60)

El salmista llama al pueblo de Dios “ovejas de Su prado”, y las describe alabando al Señor de generación en generación. Hoy, por la fe en Jesucristo entramos a formar parte del pueblo de Dios y somos ovejas de Su prado. Saber que somos parte de Su redil y que Él es nuestro Buen Pastor, debe movernos a una continua alabanza. Ser ovejas nos recuerda que necesitamos a nuestro Pastor en todo tiempo, no somos capaces de defendernos, ni siquiera de buscar comida, nuestra vida depende de mantenernos cerca del Señor. Él merece toda nuestra alabanza por Su constante cuidado hacia nosotros y por Su sacrificio para darnos vida Eterna. El pueblo de Israel lo alababa a pesar de que en ese momento estaba en cautividad, pero confiaban en que los ayudaría y liberaría, ¡cuánto más hemos de alabarle nosotros!

Oración

Señor, gracias por ser mi Pastor, salvarme, cuidarme, alimentarme y liberarme… por eso Te alabo, pues grandes son Tus obras, sé que no has terminado Tu obra en mí y que no me dejarás hasta que la termines. ¡Gracias, Te adoro mi Buen Pastor!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.