Predica: “Trayendo a memoria lo que Dios ha hecho en tu vida”

Predica: "Trayendo a memoria lo que Dios ha hecho en tu vida"

Sal 20:1 Jehová te oiga en el día de conflicto;
El nombre del Dios de Jacob te defienda.
2 Te envíe ayuda desde el santuario,
Y desde Sion te sostenga.
3 Haga memoria de todas tus ofrendas,
Y acepte tu holocausto. Selah
4 Te dé conforme al deseo de tu corazón,
Y cumpla todo tu consejo.
5 Nosotros nos alegraremos en tu salvación,
Y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios;
Conceda Jehová todas tus peticiones.
6 Ahora conozco que Jehová salva a su ungido;
Lo oirá desde sus santos cielos
Con la potencia salvadora de su diestra.
7 Estos confían en carros, y aquéllos en caballos;
Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.
8 Ellos flaquean y caen,
Mas nosotros nos levantamos, y estamos en pie.
9 Salva, Jehová;
Que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos.

Este es un salmo de David, él escribía una canción, escribía salmos, porque recibía revelación directa de Dios. Entraba al santuario y se quedaba allí postrado hasta por días y en el espíritu cantaba, él tenía escribas que escribían lo que David cantaba, pero no podían entrar donde él estaba, porque se encontraba delante del arca, entonces los escribas escribían detrás.

Otras veces escribía salmos en situaciones difíciles, pero otras porque hacía memoria de las victorias de Dios en su vida. Es bueno que hagas memoria de las victorias que Dios te ha dado cuando te sientes mal o en una situación difícil.

Esta salmo lo escribió haciendo memoria de la primera victoria que tuvo al ser rey. La Biblia cuenta este episodio:

2da de Samuel 10: 1-4 Después de esto, aconteció que murió el rey de los hijos de Amón, y reinó en lugar suyo Hanún su hijo. 2 Y dijo David: Yo haré misericordia con Hanún hijo de Nahas, como su padre la hizo conmigo. Y envió David sus siervos para consolarlo por su padre. Mas llegados los siervos de David a la tierra de los hijos de Amón, 3 los príncipes de los hijos de Amón dijeron a Hanún su señor: ¿Te parece que por honrar David a tu padre te ha enviado consoladores? ¿No ha enviado David sus siervos a ti para reconocer e inspeccionar la ciudad, para destruirla? 4 Entonces Hanún tomó los siervos de David, les rapó la mitad de la barba, les cortó los vestidos por la mitad hasta las nalgas, y los despidió.

Para un judío cortarle la barba es una deshonra muy grande.

2da de Samuel 10:6 Y viendo los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, enviaron los hijos de Amón y tomaron a sueldo a los sirios de Bet-rehob y a los sirios de Soba, veinte mil hombres de a pie, del rey de Maaca mil hombres, y de Is-tob doce mil hombres.

Salmos 20 es lo que hizo David cundo se vio rodeado por enemigos, él no llamó a sus generales para planificar la guerra, sino al sacerdote para junto con el pueblo hacer un culto de alabanza y adoración.

En este salmo habla el sumo sacerdote que dirigió el culto. Nosotros tenemos un sumo sacerdote y cuando estamos rodeados por enemigos Él se levanta.

Israel no podía pelear con carros de guerra, lo tenía prohibido, solo con lanza, jabalina, arco y flecha, por eso vencían cuando se subían a los montes.

Salmos 20:1 Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda.

Te oiga es testifique a tu favor. Cuando alguien nos acusa necesitamos que alguien nos defienda.

Salmos 20:2 Te envíe ayuda desde el santuario, y desde Sion te sostenga.

Rodeados por enemigos, en el momento de dificultades, este hombre llama porque sabía que ayuda vendría desde el santuario de Dios, donde estaba Su presencia, por eso delante de ese santuario hacían un culto. No se figaban en cómo era el enemigo, ni que armas tenia, sino en el Señor.

Salmos 20:3 Haga memoria de todas tus ofrendas, y acepte tu holocausto. Selah

El sumo sacerdote dice que espera que Dios haga memoria de todas las ofrendas que David ha hecho y que acepte su holocausto, porque en ese momento David había venido con un holocausto. En momentos de dificultades, ¿Qué hacemos?, ¿Llamamos a todos y les decimos vamos a adorar, a orar, a dar una ofrenda, porque necesitamos una bendición? pero el sacerdote le dice Jehová reciba tu ofrenda ahora, pero que haga memoria de todas las ofrendas que has hecho.

El sumo sacerdote decía a David, Dios recibe tu ofrenda ahora, pero Él se va a acordar de todo lo que ofrendaste antes. No le des al señor alabanza, adoración, ofrenda, trabajo, cuando las cosas están difíciles, ofrécele cuando las cosas están bien porque estás acumulando capital.

Salmos 20:4-5 Te dé conforme al deseo de tu corazón,
Y cumpla todo tu consejo.
5 Nosotros nos alegraremos en tu salvación,
Y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios;
Conceda Jehová todas tus peticiones.

Ellos estaban alegrándose antes de la victoria. Israel peleaba en orden y delante iba la tribu de Judá y enfrente de la tribu su bandera, en la misma estaba el León de la Tribu de Judá.

Salmos 20:6 Ahora conozco que Jehová salva a su ungido;
Lo oirá desde sus santos cielos
Con la potencia salvadora de su diestra.

Entendían que Jehová salva a su ungido, pero entendemos que ahora somos lo ungidos y Él siempre nos va a salvar, nos va a rescatar. Dios nos oye con Su mano, cuando Dios escucha no es como cuando escuchamos nosotros, que las palabras pasan por un proceso: oído, cerebro y entonces actuamos, no es así con Dios, tu gritas y el mueve la mano, la potencia salvadora de Su diestra.

Cuando hay guerra no puede haber intersección, la intersección va antes de la guerra, por eso el rey Josafat se llevó primero al coro para adorar y alabar y en este caso de David, hizo lo mismo.

Salmos 20:7 Estos confían en carros, y aquéllos en caballos;
Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.

Ahora David miraba al enemigo y decía esto. En momentos donde hay crisis trae a memoria lo que Dios ha hecho, Señor si lo hiciste en aquella ocasión ahora también lo harás, si lo hiciste con tal antepasado (bisabuelo, abuelo, padre), lo harás conmigo también.

Salmos 20:8 Ellos flaquean y caen,
Mas nosotros nos levantamos, y estamos en pie.
9 Salva, Jehová; Que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos.

El enemigo flaquea y cae, aunque nosotros también, pero ellos se quedan en el piso, mas nosotros tenemos quien nos levante. Si el enemigo te derrotó en un área, debes insistir y volverlo a hacer aquello en lo cual te derrotó hasta que tengas la victoria.

Salmos 20:9 Salva, Jehová; Que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos.

Oraban por el rey David, él dirigiría la guerra, pedían que el rey tuviera entendimiento, discernimiento, el día que fuera llamado para defender al pueblo, que los defendiera. Nosotros somos los reyes del Señor, en el día que naciones nos invoquen y nos llamén mejor que estemos preparados, mejor que oigamos el llamado para hacerle frente a la responsabilidad de una nación entera, que estemos listos con las armas de nuestra milicia, con una palabrea de redención, con estrategias divinas del cielo, para decir ustedes no tienen respuesta pero nosotros sí.

El salmo 21 es una continuación del 20, escrito para dar gracias por la victoria obtenida.

Sal 21:1 El rey se alegra en tu poder, oh Jehová;
Y en tu salvación, ¡cómo se goza!
Sal 21:2 Le has concedido el deseo de su corazón,
Y no le negaste la petición de sus labios. Selah
Sal 21:3 Porque le has salido al encuentro con bendiciones de bien;
Corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.
Sal 21:4 Vida te demandó, y se la diste;
Largura de días eternamente y para siempre.
Sal 21:5 Grande es su gloria en tu salvación;
Honra y majestad has puesto sobre él.
Sal 21:6 Porque lo has bendecido para siempre;
Lo llenaste de alegría con tu presencia.
Sal 21:7 Por cuanto el rey confía en Jehová,
Y en la misericordia del Altísimo, no será conmovido.
Sal 21:8 Alcanzará tu mano a todos tus enemigos;
Tu diestra alcanzará a los que te aborrecen.
Sal 21:9 Los pondrás como horno de fuego en el tiempo de tu ira;
Jehová los deshará en su ira,
Y fuego los consumirá.
Sal 21:10 Su fruto destruirás de la tierra,
Y su descendencia de entre los hijos de los hombres.
Sal 21:11 Porque intentaron el mal contra ti;
Fraguaron maquinaciones, mas no prevalecerán,
Sal 21:12 Pues tú los pondrás en fuga;
En tus cuerdas dispondrás saetas contra sus rostros.
Sal 21:13 Engrandécete, oh Jehová, en tu poder;
Cantaremos y alabaremos tu poderío.

A los hijos de Amón y a los sirios Dios los confundió y salieron corriendo, y los hijos de Israel desarmaron sus carros.

En el día del conflicto Dios se levanta para testificar a nuestro favor, somos sus hijos, La plaga va a pasar por aquí y por allá, pero Él testifica a nuestro favor y va a levantar a Sus hijos con la unción de reyes y sacerdotes.

Los momentos de crisis no son para desesperarse, no son para huir, son para reunirnos delante del altar. Alabar y adorar no es huir, es hacer lo que Dios manda.

Dios llama a gente no para que sepan mucho sino para que lo conozcan a Él.

Paralelo a un gran derramamiento del Espíritu Santo sobre las naciones y una gran victoria de los hijos e hijas del Reino, vendrá desorden, crisis en las naciones como China, Japón, Corea y en América Latina por la corrupción.

Dios empezó en Brasil, porque ellos también son la tribu de Judá, porque en esa nación hay oración de guerra, pero Dios va a permitir eso y cuando se manifiesten las crisis, cuando la gente diga no tenemos soluciones, la iglesia del Señor va a estar lista porque hemos estado en el altar de alabanza y adoración, entonces van a conocer que la salvación es de Jehová y Él nos dará discernimiento, y cuando otros pierdan esperanza, los que están en el altar van a levantar la bandera del que venció a sus enemigos, no levantamos la bandera del león de la tribu de Judá, sino del Cordero de Dios que nos cubre, que nos guía, estaremos listos para el día del conflicto, estaremos en Su altar y recibiremos fuerzas, revelación, no quitaremos la vista de lo que dice nuestro Sumo Sacerdote.

Nosotros somos la salvación de esta tierra.

 

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.