Rendidos ante Él


Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, no me hables más de este asunto.

Deuteronomio 3:26 (RV60)

Podemos observar que Moisés, un hombre que había intercedido tantas veces ante Dios por Israel, en este momento lo está haciendo por él mismo. Sin embargo, la respuesta de Dios a esta oración fue una mezcla de misericordia y juicio. La disciplina de Dios para nuestras vidas es buena y necesaria. Dios puede escuchar muestras oraciones, pero no siempre concedernos lo que pedimos. Moisés tuvo que rendir su voluntad y sus sueños al Señor. Dios le permitió ver de lejos la Tierra Prometida, mas no pudo entrar a Israel en ella. Sometámonos a la Voluntad divina y no insistamos en querer cambiar lo que ya Él ha decidido, pues si nos está negando algo, es porque considera que esa decisión nos favorece. Una muestra de la aceptación de la voluntad de Dios por parte de Moisés, fue que obedeció el mandato de preparar a Josué como su sucesor. Los buenos líderes preparan a su gente para que todo funcione cuando ellos falten, ellos descubren a los que tiene potencial de liderazgo, los entrenan y capacitan. Moisés mostró su fidelidad a Dios, al obedecer Sus instrucciones, muriendo a sus deseos. Ahora es el momento de reflexionar… ¿Y nosotros? ¿Hemos rendido nuestra voluntad, nuestros sueños y nuestros deseos ante Dios?

Oración

Amado Padre, hoy rindo mi voluntad a Ti. Hoy reconozco Tu Soberanía sobre mi vida, y sujeto mis decisiones a las Tuyas. Quiero hacer Tu voluntad, que es buena y perfecta para mi, entendiendo que como buen Padre, quieres lo mejor para Tus hijos. Ayúdame a vivir en completa obediencia a Ti, sabiendo que me amas y cuidas de mi en todo momento. ¡Mi vida Te pertenece! ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.