Retiro de Paternidad: El Corazón del Padre

Retiro de Paternidad: El Corazón del Padre

Santo Domingo, D.N. La actividad El Corazón del Padre es el tercer retiro de paternidad que se realiza en Ministerios Elim, con el propósito de mostrar a Dios como Padre. Una faceta en la que Él suele presentarse a lo largo de toda la Escritura y por medio de la que podemos alcanzar a entender un poco, todo su amor y entrega hacia el mundo.

Este retiro estuvo dividido en tres tiempos de enseñanzas a cargo del Apóstol Fernando Ortiz y los Pastores José Salcedo y José Arturo Estévez.

Primera enseñanza: El Corazón del Padre

La primera parte del retiro fue dirigida por el pastor Fernando Ortiz, quien compartió y abundó en varios versículos, específicamente del libro de Salmos, que reflejan a Dios como Padre. Entre esos versículos se encuentra (Salmos 27:10), en el que David afirma con todo seguridad que aunque su padre y su madre le dejaren, de todas formas Jehová se haría cargo de él.

“La ausencia de un padre terrenal le llevó a tener conocimiento del Padre del cielo” explicó el pastor al hacer referencia a que, si bien el padre de David estaba cerca, prácticamente estuvo ausente en su vida, mientras él pastoreaba las ovejas.

Salmos 68:5 es otra parte es en que David hace una aseveración similar, al decir que “Dios es Padre de huérfanos y defensor de viudas” y que así “Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen” Salmos 103:13. Este último es una comparación entre el buen modelo paternal que estamos acostumbrados a ver en la tierra, el cual siempre se cumple en el Padre celestial.

Así mismo, este tema se ejemplificó por medio de la parábola del hijo pródigo, en la cual la palabra “padre” aparece un total de 12 veces y por medio de la cual se indicó que para reconocer a Dios como Padre hay que reconocer su autoridad sobre nuestras vidas.

El hijo pródigo se dirigió a su padre a pedir sus bienes, luego, sin embargo, los desperdició. En ese sentido, el pastor Ortiz citó Isaías 30:1: “Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de espíritu, añadiendo pecado a pecado”. Así explicó que sin la bendición del Padre, incluso lo que puede ser ganancia se convierte en pérdida.

Cuando el hijo se vio en escasez, dijo que renunciaría al título de hijo para disfrutar de lo que podían disfrutar los jornaleros de su padre, no obstante, aunque él dijera esto, el padre nunca renunció a su título de padre.

Al contrario, cuando el padre vio a su hijo fue movido a misericordia y accionó y corrió hacia él.  Luego el hijo, al regresar, reconoció su falta y pidió perdón y entonces recibió, no herencia de bienes materiales, sino herencia de gracia.

Segunda enseñanza: Llamados por el Padre

La segunda enseñanza de este retiro estuvo a cargo del pastor José Salcedo, titulada “Llamados por el Padre”. El pastor inició definiendo la palabra Llamado, la cual viene del griego que significa “invitar, llamar”. Expresó que por el pecado adámico nuestro llamado original cambio; más el Cordero, Jesucristo, que murió por nosotros restituye el llamado que tenemos a ser imagen y semejanza de Dios.

Indicó que la ausencia de un Padre trae como consecuencia en un hijo: odio, rebeldía, enojo, inseguridad; todo esto producido por un espíritu de orfandad que ha atacado la tierra. Dijo que existen muchos padres ausentes en el hogar que pueden emigrar por mejores situaciones de vidas pero se pierden de lo esencial, la convivencia familiar.

Refiriendo Gal. 1:15 “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia”; afirmó que el conocimiento de Jesús sobre la paternidad fue la base de su ministerio. Pues toda su vida fue enlazada con su padre Dios. De igual manera Jesús siempre reconoció la paternidad de su padre José en la tierra.

Resalto en (Mat. 13:54-56) que el nombre calificativo a Jesús en este pasaje es como “hijo del carpintero” porque se sujetaba a su padre terrenal. También Jesús sabía de letras pues sus padres terrenales y su Padre del cielo le enseñaron, (Juan 7:15). Así mismo, habló de La Escuela del Padre, que es la escuela donde los llamados de Dios en otros tiempos también aprendieron de Él (Juan. 6:45).

La paternidad es una revelación de Dios para discípulos, pues las enseñanzas de Jesús hacia sus discípulos sólo hablaban de su Padre; su objetivo era buscar la familia que se había perdido (Jn14:10). Todo el ministerio de Jesús fue por dirección del Padre, afirmó el pastor.

En las palabras finales del pastor dijo que tenemos tres padres: el padre de nuestro espíritu, el Padre de los Cielos; el padre de nuestro cuerpo, el terrenal; y el padre de nuestra alma, nuestro pastor. Por ello cuestionó al pueblo al decirles ¿honramos nosotros a nuestros padres?

La paternidad de Dios la recibimos al aceptarlo como Padre. Cuando conocemos nuestra identidad en Él como hijos sabemos que no somos huérfanos. Finalizó citando Salmos 27:10 “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”.

Tercera enseñanza: El Deseo del Padre

La tercera enseñanza del retiro El Corazón del Padre fue impartida por el Pastor José Arturo Estévez, titulada el Deseo del Padre. Quien inicia orientando al pueblo sobre escuchar la voz de Dios ante su presencia; debido a que muchas veces llamamos a Dios como Papá sin tener intimidad con él.

Basándose en Jeremías 31:3 “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”, abundó sobre  el eterno amor de Dios para nosotros.

Dios el Padre y su deseo de que seamos familia

El pastor explicó que desde siempre, Dios ha querido tener una relación de Padre a hijo con su Creación. Por ello, el Padre ha dado pasos concretos para tener dicha relación:

  1. Nos escogió desde antes de la fundación del mundo.
  2. Puso soplo de vida al formarnos en el vientre de nuestra madre.
  3. Nuestro embrión vieron Sus ojos y fuimos entretejidos por ÉL.
  4. Se preocupó de poner en Su libro cada detalle de cómo seríamos (Sal. 139).
  5. No se cansa hasta haber cumplido cada detalle de su plan en nosotros.
  6. Nos cuida sin nosotros saberlo, actúa sin que nos demos cuenta.
  7. Sale a nuestro encuentro: se nos da a conocer.
  8. Nos pide que le amemos, porque el nos amo primero.
  9. Es el Padre de amor que se da y lo hizo en la persona de Jesucristo.
  10. Nos perdona todas nuestras faltas, transgresiones, iniquidades y pecados.

Luego de estos pasos de relación padre a hijo; explicó que un padre terrenal espera el tiempo de gestación para tener en sus brasos a su hijo, más el Padre de los Cielos nos hizo con Sus manos.  Pues la Palabra tal cual lo afirma en Salmos 139.

“Eres modelo único. Y nunca ha habido otro ser humano que tenga tus características genéticas” dijo el pastor.

Los Pensamientos de Dios como Padre

Citando Jeremías 29:11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. Afirmó que “Dios es la clase de Padre que nos motiva todo el tiempo a ir adelante, es aquel que cree en nosotros, que cree que podemos realizar la tarea encomendada y lo mas importante, es le Padre que estará con nosotros a lo largo del camino”.

Dios desea tener comunión con nosotros. Esa comunión se basa en:

  1. Conocerle. Muchos dicen conocerle pero no identifican su voz. Jn 17:3 “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado”. Cristo busca que tengamos intimidad con el Padre.
  2. Creerle. Es diferente creer que hay Dios, a que creerle a Dios. Heb 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.
  3. Obedecerle. Dios nos eligió para que un día nosotros le obedeciéramos. La relación con Dios como padre requiere como parte esencial la obediencia. 1 Samuel 15:22 “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto de los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.”
  4. Caminar con Él. Caminar con Dios significa poder llegar a tener un grado de intimidad tan grande que podamos ser arrebatados ya sea vivos o después de haber muerto. Es la seguridad de que hay un lugar reservado para nosotros al lado de nuestro Padre del cielo. Gen 5:24 “Camino, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”.
  5. Conocer su Corazón. Cuando tenemos intimidad con nuestro Padre Dios podremos conocer Su corazón y basándonos en ese conocer, podremos lograr que Dios en Su gran misericordia cambien de opinión sobre algo que ya decretó (Éxodo 32: 11-14).
  6. Satisfacer y dar contentamiento al corazón de Dios. Tal como lo registra Mat. 3:17 “Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, es quien tengo complacencia”.

Finalmente el Pastor José Arturo concluyó el retiro invitando al pueblo a buscar al PADRE, y así Él hará sus deseos en nosotros. Enfatizó que posiblemente nos duelan los deseos de Dios es nosotros, más eso es porque Él es un Alfarero Divino, y en ocasiones tiene que romper el vaso. Pero como Padre de Amor sabe lo que está haciendo.

PREDICAS EN VIDEO

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.