Retiro: La Casa del Padre

Retiro: La Casa del Padre

El retiro La Casa del Padre es un proyecto que proviene del corazón de Dios con el objetivo de dar a conocer su faceta de Padre.

En un glorioso retiro de dos días, con su base bíblica en Lucas 15:32, donde encontramos la parábola del hijo prodigo, que cuenta una historia extraordinaria relacionada respecto a cuán grande es el amor del Padre. Por años hemos escuchado diversas enseñanzas sobre este texto y aun Dios sigue hablando a través de este a Su Iglesia.

Durante el retiro deseamos profundizar en los personajes claves de esta historia, ver el comportamiento de cada uno y desarraigar toda mentira del enemigo en los corazones de los hijos de Dios, ministrando su amor y perdón.

Un inicio en la presencia del Padre

Este viernes inició la segunda edición del retiro de Paternidad: “La casa del Padre”, tomando lugar un hermoso tiempo de oración a cargo del anciano Gustavo Rodríguez quien declaró junto a los hermanos que “es una noche en la que hemos venido a glorificar el nombre de nuestro Señor, dando reconocimiento a la persona del Padre, que desde ya está en medio nuestro, y entendiendo que en su presencia es quitada toda carga de nuestros hombros”.

En un ambiente de gratitud; percibiendo cuán grande amor el Padre ha puesto en nosotros,  proclamamos que esta casa será fuente de Bendición y Salvación. “Espíritu Santo muévete como te plazca. ¡Te damos la gloria Rey!  Eres bienvenido a este lugar”

Enseñanza sobre el hijo pródigo, por el apóstol Fernando Ortiz

Lc.15:1-2

La primera enseñanza estuvo a cargo del apóstol y pastor general Fernando Ortiz, quien comenzó por señalar algunas parábolas de Jesús, destacando que era la forma nuestro Señor utilizaba para explicar verdades espirituales comparándolas con lo físico.

La primera parábola, registrada en Lucas15:4, nos habla del carácter de Cristo, quien es el buen Pastor. Para ello, Ortiz hizo una pregunta: ¿Por qué se pierde una oveja? Seguido contestó que porque no fueron diseñadas para andar solas, sino en rebaños. “Van siguiendo al pastor, pero en algún momento alguna se descuida, se interesa por ver otras cosas y se pierde del rebaño.” Sin embargo, su defensa es su pastor, y el resto de las ovejas.

La segunda parábola habla de La moneda perdida en casa Lc.15:8. En esta hubo una pérdida, no de una oveja afuera en el campo, sino de algo de valor que se perdió dentro de la misma casa.

En tal sentido, explicó que para encontrarla hay que encender la lámpara; la unción y el fuego del Espíritu Santo. La moneda valía además porque era parte de un equipo, al igual que tú y que yo, somos parte del cuerpo de Cristo.

La tercera parábola es la del hijo pródigo, un hijo que perdió su rumbo, su sentido y su valor, pero también habla de otro hijo que no entró a la celebración en la casa del Padre.

Continuó preguntando: ¿Por qué el hijo prodigo de la casa del padre se fue a la pocilga? Debemos entender que todo efecto tiene una causa. Luego explicó las razones con palabras iniciadas con la letra i.

  1. Inmadurez: la Biblia nos muestra que pidió su herencia antes de tiempo. El pastor les recordó a los hermanos que cada año trae su bendición: “goza tu edad, goza tu tiempo, el enemigo siempre va a querer que nos apresuremos sin embargo cada etapa trae su bendición y todo lo hizo hermoso Dios a su tiempo.” Continuó aconsejando: “no pidas antes de tiempo lo que no te corresponde. Vive tu día, si estás soltero, el soltero tiene cuidado de las cosas de Dios y de cómo agradarle, ya que en estos tiempos el que tiene 12 años quiere tener 18, el que tiene 18 quiere tener 22 y el de 22 quiere tener 15.”
  1. Independencia: el hijo pródigo se fue a la provincia lejana donde nadie lo podía supervisar ni pedirle cuentas. “Hasta un gobernante que no tenga un congreso a quien rendir cuentas se vuelve un dictador. No queramos separarnos de la casa de Dios.”
  2. Irresponsabilidad: Malgastó su herencia, no pensó en el propósito para el cual el padre se la había dado ni en su futuro. “Aprende a ser fiel en lo poco y te pondrán en lo mucho. Administra tu tiempo, e incluso tus palabras.”
  3. Incomprendido: Cuando estuvo lejos de casa nadie le daba nada, estaba solo. El sentirse incomprendido es otra de las consecuencias que le vino por alejarse de la casa del padre.
  4. Identidad: el hijo pródigo representa a un hijo que, por apartarse, el enemigo le robó su identidad, pues deseó incluso ser un jornalero. “¿Te sientes hijo? ¿Puedes acercarte a tu padre Dios con confianza?” respecto a esto señaló que David no veía el tabernáculo como un templo solamente, sino como la casa de su Padre.

Dijo, además, que puede haber  personas dentro de la casa del padre, pensando en la “provincia lejana; su música, sus comidas…”, como le ocurrió al hijo prodigo, que estaba en la casa del padre pero su mente estaba en otro lado.

Sin embargo, tras alejarse, el hijo prodigo pudo valorar que en la casa del padre había abundancia de pan, pero también había para el mejor vestido, calzado, anillo, y una fiesta.

Culminó esta parte diciendo que puede haber gente en la pocilga deseando estar en la casa del Padre y ese fue el momento para que el hijo pródigo volviera en sí. “He aprendido que uno debe aprovechar donde está y como está, debemos hacer las cosas bien donde estemos. Si estás en la casa de Dios y hay alabanza, alaba, si te toca predicar, predica. Lo que te toque hacer, hazlo de corazón y con pasión como si fuera la última vez y para el Señor.”

Compartir

Deja un comentario

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.