Salvador y Libertador


Entonces David le preguntó al Señor: — ¿Debo ir y atacarlos? —Sí, ve y salva a Keila —le dijo el Señor.
1 Samuel 23:2 (NTV)

Este versículo nos recuerda el tiempo de los jueces, cuando el pueblo de Dios estaba siendo oprimido por los enemigos y Dios levantaba un juez para que los liberara. El pueblo de Keila estaba siendo oprimido por los filisteos y David consulta al Señor y bajo su dirección fue, peleó y Dios le dio la victoria, (v.4-5), por lo que David los libró físicamente, no por su fuerza, pues su ejército era de hombres miedosos (v.3), sino por la fuerza de Dios. Qué interesante que esto prefiguraba que años más tarde, vendría de su descendencia el Más Grande Libertador que hubiésemos conocido, Cristo. ¿De qué habría de librarnos? Nosotros éramos esclavos del pecado y de Satanás, por lo que Dios envió a Su Hijo Unigénito para librarnos y darnos salvación (Juan 3:16, Lucas 1:69), darnos Vida Eterna a través de Su sacrificio en la cruz, allí Él venció a todas las huestes espirituales de maldad (Colosenses 2:15).

Dios nos ama tanto, que entregó a Su Hijo para salvarnos y librarnos, pero es necesario que aceptemos a Jesús como Salvador personal para experimentarlo. La sangre de Cristo nos liberta, Su sangre rompe cadenas y ataduras que traemos de nuestra antigua manera de vivir. Este es el tiempo para reconocer que necesitamos de Él para poder romper toda adicción, todo pecado que ha querido enseñorearse en nuestras vidas. Acerquémonos confiadamente al Trono de Su gracia y hallaremos Su oportuno socorro, confesemos nuestras faltas y necesidad de Él, como el Único que puede hacerlo, como el Hijo de Dios y recibamos Su perdón y libertad.

Oración

Amado Dios, gracias por amarme tanto, a pesar de no ser merecedor de ello, gracias por enviar a Tu Hijo Amado y darme el mejor regalo: “Salvación”. ¡Gracias Señor Jesús por entregar Tu vida preciosa por mí, gracias Dios! ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.