Santificado sea tu nombre


CULTO DE JOVENES

 

1 Juan 2:14 (RVR1960) “Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.”

Los Padres son aquellos que han alcanzado la madurez de poder gestar.

Acerca de los jóvenes, Pablo consideraba que tenían la facultad de vencer al maligno. El miraba y expectaba que los jóvenes tuvieran la palabra de Dios en sus corazones y que su espíritu fuera fortalecido para vencer al maligno.

¿Cuántos quieren ser de los que venzan al maligno? La pregunta es: ¿Cómo estás fortaleciendo tu espíritu? Si quieres estar en este “selfie”, en este cuadro de los que vencen, deduzco que lees tu Biblia, que el tiempo que pasas con la Palabra es mayor que tu tiempo de ocio. Si no es así no estás en esta foto.

Esta es una invitación para que cada uno de nosotros podamos vencer al maligno. El asunto está en que este no viene de rojo y con una cola. Para que entendamos esto vamos al libro de Daniel.

Daniel 1:1-8 (RVR1960) “En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió.Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios. Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego. Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.”

Esta era una estrategia; cambiarles su manera de pensar para que cambiara su manera de sentir y así cambiar su manera de actuar. Por esto es importante que utilicemos el método de Dios para cambiar nuestra mente; arrepentimiento: cambio de mente, si tu mente cambia de dirección cambia tu conducta.

La estrategia era cambiarles su identidad, cambiarles sus valores, cambiarles su conducta. Esta es la estrategia de este último tiempo, no ha cambiado.

Ellos eran judíos y tenían una disciplina en su manera de alimentarse. El rey de babilonia también quería cambiar esto. Ellos fueron escogidos para servir al rey pero querían que fueran diferentes. Sus nombres también fueron cambiados; cuando cambia un nombre están cambiando su identidad.

¿Por qué son importantes tus amistades? Las amistades que tengas pueden determinar cómo vas a terminar. ¿Quieres tener lo mejor para tu vida? Permite que Dios elija por ti, esto implica confiar y no desesperarse. Dios no avergonzará a nadie que pone su confianza en El.

Abraham y Sarah se desesperaron y nació Ismael. Dios bendice sus planes en nuestra vida; por esto debes permitir que Dios elija por ti.

Daniel era una persona que tenía valores más fuertes que sus demás compañeros, e influyó positivamente en ellos. Las autoridades de Babilonia querían que Daniel se adaptara al estilo de vida de ellos, pero Daniel propuso en su corazón no contaminarse.

El sistema del mundo actual piensa que los jóvenes que entregan su juventud a Dios desperdician sus vidas.Daniel 1:11-15 (RVR1960) “Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.”

Si no aceptas el estilo de vida que este sistema te ofrece, Dios te dice: “Serás diez veces mejor”, es una promesa de Dios para todos aquellos que se apartan para El.

Daniel 1:16-17  “Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres. A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.”

Dios tiene un plan para ti, serás diez veces mejor en todo lo que hagas. Dios es especialista haciendo que tu carencia sea tu abundancia. Dios da la habilidad para tener conocimiento, pero esto no necesariamente significa sabiduría.

Puedes terminar tu carrera, tus estudios, pero esto no necesariamente te hace sabio. Muchas veces la codicia, la avaricia, hace que la gente sea más inteligente, procurando tener más y más posiciones materiales, pero no necesariamente los hace más sabios.

La música  que escuchas

La música Dios la creó. El problema no es la música, el problema es quien la usa, de la manera que se usa y quien la inspira. El problema no es el dinero, sino el amor al dinero.

Daniel 3:10-11  “Tú, oh rey, has dado una ley que todo hombre, al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, se postre y adore la estatua de oro; y el que no se postre y adore, sea echado dentro de un horno de fuego ardiendo.”

La música es poderosa, Dios la creó para que le alabemos. Debes tener cuidado pues la música que escuches va a influir tu vida. La Biblia tiene algo tan precioso, cuando la lees con el corazón atrae a su autor. Igual la música que escuchas, siempre va a atraer a su autor.

Algunas personas dicen: “es que es arte”. Se apoyan de esta excusa para escuchar todo tipo de música que les guste, pero ¿por qué no admiramos o apreciamos aquellas cosas que nos conducen a Dios? La pureza de tu corazón va a determinar la manera en la que te vistes y hasta la música que escuchas.

Daniel 3:12-15 Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado. Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey. Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?

Tu compromiso con Dios no debe ser negociable, la manera de no negociar tus principios es cuando la Palabra de Dios permanece en tu vida.

Daniel 3:16-18 Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

La respuesta fue contundente, demostraron que sus valores, sus principios, eran tan fuertes que no eran negociables. Ellos expresaron que si Dios no los libraba de esa prueba, igual iban a seguir confiando. Hoy nuestro problema es la confianza que tenemos en Dios. Dios no avergüenza a los que confían en Él.

Algunas personas se desesperan por su esposa o esposo. Les daré una clave para que no cometan un “ismaelazo” que no sea la voluntad de Dios: Bendiga a su esposo, bendígalo por fe, dele gracias, y no será avergonzado.

¿Ya se lo pediste al Señor? Si no se lo pides no recibes. Si aún no llega quizás Dios lo está preparando para ti, o está formando algo en ti.

No existe matrimonio bueno o matrimonio malo, busca a una persona que sea saludable emocionalmente, porque en el matrimonio lo que se evidencian son los corazones.

Ora para que tu cónyuge tenga salud emocional y busca tu que Dios sane también tus emociones, que Dios sane el orgullo y tus emociones. No te garantizo un príncipe azul pero si un príncipe de Canaán, Dios va a responder.

Daniel 3:18 “Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.”

Ellos confiaron en Dios y experimentaron una gloria mayor. Dios honró la fe de ellos y también honrará tu fe.

Cuando Dios no responde algo no es que Dios no esté haciendo nada, o está haciendo algo en ti, o en tu fututo cónyuge, o en los dos.

Si estas pidiendo por una Dalila o un Filisteo y Dios no responde es porque esto no es para ti, no es Su plan que te pierdas.

La Biblia dice conoceréis la verdad y la verdad os hará libre (Juan 8:32). Detrás de cada conducta hay una mentira o una verdad que tú estás creyendo. Detrás de algo que tú estás aprobando, viviendo o gestando, hay una verdad o una mentira que estás creyendo.

A veces estamos racionalizando nuestro pecado, y la primera persona que nos halague creemos que es de Dios. Como el pueblo de Israel cuando quería lluvia si Dios no respondía iban con Baal.

Si Dios no responde, confía perseverando en Él, porque Él está preparando una gran respuesta para ti.

Muchas veces justificamos el engaño porque aprobamos lo que es una mentira. Por eso necesitamos la Palabra de Dios, pues esta nos mostrará la verdad y podrás recapacitar la decisión que pensabas tomar, si es correcta o incorrecta según lo que aprueba Dios.

Las tres asechanzas del maligno:

  • Hedonismo: Cuando el placer es primero antes que la responsabilidad, antes que el Señor, antes que la disciplina.
  • Materialismo: Amar más a las cosas que a las personas.
  • Egoísmo: Una vida centrada en sí mismo

Estas son las tres asechanzas, centradas en lo que tengo, lo que quiero y lo que soy.

No te enamores de una persona egocéntrica. La mayor causa de conflictos en las parejas no es en el área sexual, es cuando las personas están centradas en si misma que ya no toman en cuenta a los demás. Estas tres cosas son la cultura del presente tiempo; son las tres cosas que Dios dice en Su palabra que no debemos amar.

Al contrario, debemos procurar la disciplina de comprometer nuestra vida a nuestro Señor Jesucristo.

Diez veces mejores, es una promesa para cada uno de ustedes. Aquellos que comprometan su vida con Cristo. Sadrac, Mesad y Abed-Nego fueron bendecidos en su amistad con Daniel, vivieron una vida donde no negociaron su compromiso con Dios.

Una generación comprometida, no entretenida.

Una generación comprometida con Su palabra, con Su verdad. Tienes la oportunidad de comprometer tu vida a Jesucristo. ¿Quieres estar en la foto de 1era de Juan 2:14 y de los que vencen al maligno?  Será imposible si no tienes la disciplina de tener un tiempo  para lo que Dios quiere hablarte en Su palabra. Determina que tu fidelidad a Dios no sea negociable.

¿Por qué es tan importante el compromiso? Porque sin compromiso no puedes construir ni hacer cosas grandes en tu vida. Si quieres una casa o un automóvil es porque te vas a comprometer a pagar por eso. No se construyen grandes matrimonios sin compromiso.

Muchos temen a casarse o a comprometerse, porque temen aceptar responsabilidades. Si quieres ser un gran creyente no lo lograrás sin un compromiso genuino con Dios. En la vida no podemos hacer nada grande sin compromiso. Comprométete con algo que verdaderamente te de significado, compromete tu vida a Cristo.

Cualquiera que sea tu batalla Dios puede auxiliarte, que tu confianza en Él no sea negociable.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.