Adoración es dar

 

En la segunda carta a Timoteo, capitulo 3, versículos del uno al cuatro, se habla del carácter de los hombres en el último tiempo. Menciona una lista de características que pueden dividirse en tres grupos de seis, ósea 666. La lista de Timoteo comienza con amadores de sí mismos y termina con amadores de los deleites más de que Dios.

El mundo al final de los tiempos se va a dividir en amadores, unos de Dios otros de sí mismos. Hoy día todo gira alrededor del amor al yo y del hedonismo, pero Dios lo primero que enseñó fue que tenemos que imitarlo a Él y Él no pidió, se dio a Si Mismo al dar a Su Hijo, Dios sembró a Su Hijo, Jesucristo fue el grano de trigo que cayó a tierra y murió para llevar mucho fruto, siendo Dios se hizo hombre, murió, descendió a las partes más bajas, resucitó y está vivo, Isaías 53 dice que somos el fruto de la aflicción de Cristo

Dios desde el principio nos enseña que tenemos que dar. El pueblo de Israel al llegar a la tierra prometida, tenía que dar las primicias de la cosecha, esto era devolver a Dios lo que es de Él, porque el diezmo le pertenece a Dios, el diezmo no se da, se devuelve, porque si se lo das es porque era tuyo y es de Dios, es el antídoto contra el amor al dinero, cuando uno aprende a dar tiene un antídoto.

Cuando Abraham venía de derrotar a los reyes que se llevaron secuestrado a su sobrino Lot (Génesis 14) se le apareció Melquisedec, rey de Salem, un prototipo de Cristo, porque luego en la carta a los Hebreos, al referirse a este personaje, se dice que era el rey de paz, Cristo es el príncipe de paz, además que no tenía antecesores, ni principio ni fin.

Melquisedec bendice a Abraham y le da pan y vino. Abraham al ser bendecido, voluntariamente le dio a Melquisedec el diezmo de todo lo que tenía. En la antigüedad, cuando un pueblo conquistaba a otro, lo obligaba a darle el diezmo de todo, pero Abraham se lo quiso dar.

Poca gente le da al Señor Jesucristo lo que le corresponde porque solo lo ve como Salvador, no como Rey, porque si lo miras como rey le darás lo que le corresponde, porque Él te lo ha dado todo.

Dad adoración a Dios. El vocablo Dad se lee como:

D dar
A adoración
D Dios

Para dar hay principios

1-Estar dispuesto a darse uno mismo: Lo que hizo Dios al dar a Su Hijo en la cruz.
2-El Padre busca verdaderos adoradores que le adoren en espíritu y verdad.

De esclavos con las manos vacías a libres con manos llenas

Israel es una enseñanza para nosotros, porque al igual que ellos éramos esclavos y Dios nos hizo libres.

Éxodo 3:21 Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías;

¿Usted conoce un esclavista que libere esclavos y los indemnice? Hoy día hay quienes esclavizan personas, un ejemplo es la trata de blanca y menores para prostitución, pero al liberarles nadie les da nada. Dios en el tiempo de la ley, le dio gracia al pueblo de Israel para que saliera con las manos llenas de Egipto, los egipcios les dieron oro, plata y vestidos.

Ese oro luego sirvió para hacer el Arca del pacto, pero también sirvió para hacer becerro de oro, con lo que Dios nos da uno puede hacer o arca del pacto, presencia de Dios, o becerrero de oro.

Éxodo 23:15 La fiesta de los panes sin levadura guardarás. Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib, porque en él saliste de Egipto; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías.

Dios lo sacó con manos llenas, tenían que ir delante de Él con manos llenas. Dios no le llenó las manos solo para beneficio personal, es como el que le dice a Dios bendíceme, pero para qué. Digo una frase que se ha hecho popular, cuando te caiga el chorro de agua, salpica, porque el agua cae y corre, y cuando corre es una bendición, pero el agua estancada con el tiempo se daña y solo sirve para criar ranas, mosquitos que producen enfermedades como el dengue. Hay que aprender a recibir, porque cuando recibes y sabes quién te lo dio vas a aprender a dar.

Cuando Dios pide lo que Él nos ha dado para probarnos

Venimos de una cultura donde se nos enseñó a pedir, si preguntas a la personas a que vienen al culto, la mayoría dice que a pedir. Dios enseñó a Israel a llevar al templo de acuerdo a su condición, dese una tortolita hasta un buey. Venimos a recibir bendiciones, pero ya fuimos bendecidos en Cristo desde antes de la fundación del mundo, por eso ven a bendecir de lo recibido.

Dios no necesita nada de nosotros, Salmos 50 dice que si Él tuviera hambre no nos diría a nosotros, pues Suya es la tierra y su plenitud. Dios no tiene necesidad de que le demos nada, pero nos dice: Sacrifica a Dios alabanza y paga tus votos al Altísimo e invócame en el día de la angustia, te libraré y tú me honrarás (Salmos 50:14-15).

Génesis 22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

Dios llamó a Abraham para probarlo. ¿Qué es lo que se prueba, la basura o los diamantes, lo que está tirado que no vale, o el oro? Se prueba lo que vale, si Dios nos prueba es porque para Él valemos. Dios nos prueba para saber lo que nos falta, así como un cocinero prueba la comida que cocina para saber si le falta sal o algo, Dios nos prueba para ponernos a Su gusto, para quitarnos lo que tenemos de más y para ponernos lo que nos falta.

Al llamado de Dios Abraham le dijo: Heme aquí, lo que denota que él le tenía disposición, además que Dios le hablaba,

Para oír la voz de Dios hay que cumplir con estos requisitos:

1-Sal de tu tierra Si queremos oír la voz de Dios tenemos que salir de lo terrenal.

2-Deja tu parentela: Dios le dijo a Abraham que dejara su parentela, pero él se llevó a Lot y al final lo tuvo que dejar, esto nos habla de dejar gente que no te aporta, lugares y personas que te dañan, estamos en el mundo pero no somos de este mundo por eso el apóstol Pablo decía que no nos juntemos con fornicarios ni hechiceros.

3-Quita (circuncisión): Para oír la voz de Dios hay que quitar cosas carnales

Dios le pidió a Abraham que ofreciera a Isaac en holocausto, él era el hijo de la promesa, Abraham había tenido a Ismael, pero Dios no pide lo de la carne, pide lo que nace de Él, eso pasa con las alabanzas, hay música que se dice cristiana y trae degradación.

Génesis 22:2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

Un hijo anhelado, de promesa, ya grandecito, pero ahora viene el principio, a Dios no se le da sobras, sino lo que más vale para nosotros, porque reconocemos que de Él viene, pero Dios no nos pide lo que más amamos para quitárnoslo, Dios prueba el corazón, y si nuestro corazón está en Él nos lo devuelve bendecido, prosperado y aumentado.

Génesis 22:2 nos habla de obediencia, perseverancia, seguir directrices. Abraham tenía que matar a su hijo y volverlo cenizas, eso era ofrecerlo en holocausto.

Dios dice vete a la tierra de Moriah. Este nombre quiere decir el que ve o la visión, Dios vio que algo iba a pasar en esa tierra de Moriah, Dios escogió ese lugar.

Abraham y el Monte Moriah

Génesis 22:3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Abraham preparó todo, eso refleja el plan de salvación, el Padre planeó, el Hijo ejecutó y el Espíritu Santo reveló. Fue al lugar que Dios le dijo, porque no es donde uno quiere es donde Dios te dice.

Génesis 22:4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.

La actitud de Abraham representa el carácter del Padre, que antes de la fundación del mundo, ya había visto a Su Hijo inmolado.

Génesis 22:5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.

Era una prueba fuerte, pero Abraham le puso nombre a su prueba y el nombre fue adoración. Un acto de fe: adoraremos y volveremos. Es la primera vez que aparece la palabra adoración, es la ley de la primera mención, aquí está el principio, adorar no es ir a pedir es a dar, y dar lo mejor. Hubo fue porque dijo volveremos, la adoración necesita fe para entender que Dios no nos los quiere quitar, sino devolvérnoslo bendecido.

Adora es dar con obediencia y disposición, compuso un altar, un altar es un lugar levantado en alto, tenemos que tener a Dios en alto en nuestras vidas y recordar que no hay altar sin sacrifico, sin ofrenda y sin fuego.

Dios pidió dame tu hijo, al que amas, y Abraham se lo dio, el entendió, pero también tuvo fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios, es necesario que el que se acerca a Él crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan.

Génesis 22:9 Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña.

Abraham tenía unos 115 o 120 años, Isaac era un joven, un hombre de más de 100 años no hubiera podido atar un joven adolescente, si Isaac no hubiera querido, Abraham no lo ata, con solo mandarse a correr se escapa, también hubo un entregarse por parte de Isaac, no es solo que el Padre se entregó, era necesario que el hijo se uniera, eso nos habla de culto familiar.

Génesis 22:12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.

Temor a Dios no es miedo, es reverencia, es respeto, es obediencia. Si nosotros siendo malos damos buenos regalos a nuestros hijos, cuanto más el Padre, si ya nos dio a Su Hijo, juntamente con Él nos dará todas las cosas.

Lo que sale de nosotros a la hora de la prueba es solo la evidencia de lo que tenemos dentro.

1era de Crónicas 29:14 Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.

Todo es tuyo y de lo recibido de tu mano de eso te damos, cuando damos adoración a Dios es porque Él nos dio primero.

Adoración es dar, porque reconocemos a Dios como Rey, y que todo lo que tenemos es de Él, pues de lo recibido, de eso es que le damos.

Génesis 22:13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

Cuando iban con Isaac y él cargaba la leña, le dice a su padre: He aquí la leña, el fuego y ¿dónde está el cordero? y Abraham responde, Dios se proveerá de cordero para el holocausto. En ese momento apareció un carnero.

Génesis 22:14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.

En el monte de Jehová, el monte Moriah, Dios se iba a proveer de cordero, pero apareció un carnero, a la espalda. Ese carnero representaba la ley, pero eso no iba a ser para siempre, se iba a proveer de cordero, pero en ese momento era necesaria la ley. Si alguien tiene fiebre le ponemos un termómetro y tomamos la temperatura, el termómetro sirvió para medir la temperatura, pero no te sana, necesitas tomar medicina. La ley sirvió para evidenciar el pecado del hombre, pero la medicina la mandó Dios del cielo, no es por ley no es por obras humanas que somos salvos, es por la obra del calvario que somos salvos.

David, Salomón y el monte Moriah

2da Crónicas 3:1 Comenzó Salomón a edificar la casa de Jehová en Jerusalén, en el monte Moriah, que había sido mostrado a David su padre, en el lugar que David había preparado en la era de Ornán jebuseo.

Abraham iba a sacrificar a su hijo en el monte Moriah y se le apareció un carnero con una promesa, más adelante en ese monte vendría el Cordero de Dios.

Más adelante comenzó Salomón a edificar la casa de Jehová donde Dios le mostró a David.

1era de Crónicas 21:1 Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.

Satanás movió a David a hacer un censo, le metió en la cabeza que todo rey debe saber con qué cuenta, pero las victorias que David tenia era porque Dios se las daba, él sabía que Dios no salva con jabalina, ni con ejército, pero cuidado cuando comenzamos a pensar que nuestra seguridad está en lo que tenemos, por eso tenemos es que tenemos que orar de no caer en vanidad.

1era de Crónicas 21:2 Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa.

La motivación de David venia de su yo, para que yo lo sepa, lo que quería era satisfacer su ego.

1era de Crónicas 21:3 Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos éstos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para pecado a Israel?

Porque la confianza estaría en el ejército, no en Dios.

1era de Crónicas 21:4 Mas la orden del rey pudo más que Joab. Salió, por tanto, Joab, y recorrió todo Israel, y volvió a Jerusalén y dio la cuenta del número del pueblo a David.

La actitud de David no fue de una persona humilde.

1era de Crónicas 21:5 Y había en todo Israel un millón cien mil que sacaban espada, y de Judá cuatrocientos setenta mil hombres que sacaban espada.

Solo un millón cien mil con espada era un gran número, pero nuestra seguridad no es lo que tenemos, es Cristo que nos ha dado todo lo que tenemos.

1era de Crónicas 21:7-8 Asimismo esto desagradó a Dios, e hirió a Israel. Entonces dijo David a Dios: He pecado gravemente al hacer esto; te ruego que quites la iniquidad de tu siervo, porque he hecho muy locamente.

Pecó el líder, pero el pueblo pagaba las consecuencias. David reconoció ante Dios que se había equivocado, porque un verdadero líder reconoce sus fracasos y entonces dejan de ser fracasos porque sirven para que otros aprendan.

1era de Crónicas 21:15 Y envió Jehová el ángel a Jerusalén para destruirla; pero cuando él estaba destruyendo, miró Jehová y se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía: Basta ya; detén tu mano. El ángel de Jehová estaba junto a la era de Ornán jebuseo.

Cuando David se arrepiente, Dios le da a escoger su castigo, y David escoge caer en manos de Jehová porque él sabía que Dios tiene misericordia.

1era de Crónicas 21:18 Y el ángel de Jehová ordenó a Gad que dijese a David que subiese y construyese un altar a Jehová en la era de Ornán jebuseo.

1era de Crónicas 21:21-22 Y viniendo David a Ornán, miró Ornán, y vio a David; y saliendo de la era, se postró en tierra ante David. 22 Entonces dijo David a Ornán: Dame este lugar de la era, para que edifique un altar a Jehová; dámelo por su cabal precio, para que cese la mortandad en el pueblo.

Él era el rey, pudo haber tomado aquel lugar, pero quería comprarlo.

1era de Crónicas 21:23-24 Y Ornán respondió a David: Tómala para ti, y haga mi señor el rey lo que bien le parezca; y aun los bueyes daré para el holocausto, y los trillos para leña, y trigo para la ofrenda; yo lo doy todo. 24 Entonces el rey David dijo a Ornán: No, sino que efectivamente la compraré por su justo precio; porque no tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me cueste.

La adoración cuesta, en ese mismo lugar comenzó a edificar Salomón la casa de Jehová. En ese monte Dios mandó a Abraham a mandar a su hijo Isaac, lo que costaba mucho. La unción de adoración no se pega, cuesta, tienes que buscarla.

El Cordero de Dios muriendo en el monte Moriah.

Mateo 27:33 Y cuando llegaron a un lugar llamado Gólgota, que significa: Lugar de la Calavera,

Dios prometió que el Cordero venia al monte Moriah y lo hizo, ya que el lugar llamado Gólgota está en el Monte Moriah, y tiene forma de calavera, de muerte, para que se cumpliera Oseas 13:14.

Oseas 13:14 De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista.

El ultimo enemigo que es vencido es la muerte y la muerte y el hades son echados en el lago de fuego y azufre.

Frente al monte de la calavera está el monte de los Olivos y allí pondrá sus pies cuando vuelva.

Mateo 27:34 Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel; pero después de haberlo probado, no quiso beberlo.

Tu eternidad dependerá de lo que creas ahora, La Verdad que es Cristo la revela el Padre, pero si lo niegas y dudas, en lugar de vida eterna tendrás condenación eterna.

Mateo 27:35 Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes, para que se cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.

Hasta la ropa le quitaron y la parieron en cuatro. Actualmente Jerusalén está divida en cuatro partes: La parte judía, la parte armenia, la parte árabe y la cristiana.

Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

En el lugar donde Dios mandó a Su hijo, es el lugar donde hay más incredulidad, pero nos llaman a imitar a Cristo.

Efesios 5:2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

No es solo el Padre que lo Dios, Él Hijo se dio, igual que Isaac que se dejó atar, a Jesús nadie lo hubiera podido matar si Él no se deja.

Adoración no es pedir, es dar y el Padre nos enseñó a dar enviando a Su Hijo a morir por nosotros, para mostrarnos Su amor.

 

Compartir

Deja un comentario

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.