Autoridad sobre las letras D – Dureza

Gracias  a Dios que tenemos la autoridad en Cristo para vencer todas las letras “D” negativas, porque las primeras palabras que aparecen en el diccionario de los derrotados son: desconfianza, duda, dolor, descontrol,  debilidad, desánimo, desaliento, derrota, etc.

Marcos 16:14  Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.

Jesús reprochó a sus discípulos por su incredulidad y  dureza de corazón porque no le habían creído a los que lo  habían visto resucitado.

Jesús les reprochó dos cosas: La incredulidad y la dureza de corazón

La dureza de corazón: Es el campo abonado, donde la incredulidad produce su fruto, y ese fruto es falta de fe, porque  “sin fe es imposible agradar a Dios”. Heb. 11:6

Un corazón duro: Es un campo fértil para la incredulidad y la incredulidad impide agradar a Dios.

Apóstoles con dureza de corazón.

Marcos 16:9  Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.

 

Cristo murió pero todos sabemos que ÉL está vivo, si Cristo no hubiera resucitado vana seria nuestra fe.  La primera persona en verlo resucitado fue María Magdalena.  ¿Por qué fue una mujer la primera en verlo resucitado? Recuerde que un día la serpiente se le apareció a la  mujer cuando estaba sola y la  engañó, la mujer luego de ser engañada  incurrió en el pecado, porque comió  del fruto prohibido y  no se conformó en comerlo solo ella, sino que  también le dio a su marido, y al comer del fruto prohibido los dos murieron espiritualmente.

El Señor  a la primera que se le apareció fue a una mujer, como queriendo decir: “Un día en la soledad el enemigo te derrotó,  pero hoy en la soledad  Él te da el mensaje de que está vivo”. Por  una mujer se introdujo la muerte, pero Dios utilizó a  una mujer para traer vida, porque Jesús nació de una mujer. La palabra nos lo dice en  Gálatas  4:4  Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley. ” .  La grandeza del  Señor es que el lugar donde el enemigo te quiso vencer, Jesús te hace más que vencedor.

Marcos 16:10-11  Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. Ellos, cuando oyeron que vivía, y que había sido visto por ella, no lo creyeron.

 

Jesús les había dicho a Sus  discípulos  que Él iba a morir y al tercer día  iba a resucitar, pero ellos  estaban  tristes y  llorando, eso  significa que no le creyeron.

La mujer les dijo  que Jesús  estaba vivo, que ella lo había visto, pero ellos no le creyeron, y al no creerle a  ella,  tampoco le estaban creyendo a Jesús.

 Marcos 16:12-13  Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo. Ellos fueron y lo hicieron saber a los otros; y ni aun a ellos creyeron.

Estos dos  discípulos iban camino a Emaús, iban cabizbajos  y Cristo se le apareció en otra forma. Esto quiere decir que Cristo  resucitado se aparecía en diferentes formas,  lo importante no es la forma en que Él se le apareciera, lo más importante es que Jesús está vivo.

El Señor primero envió a una mujer para dar el mensaje de que estaba vivo y no le creyeron, luego utilizó  a dos hombres pero tampoco le creyeron, ¿cómo estaba el corazón de esos discípulos? Ellos eran muy incrédulos, estaban tristes y llorando por la dureza de su corazón.

Marcos 16:14  Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.

 

Jesús le reprocho su incredulidad y dureza de corazón,  les mostró las manos y los pies y les enseñó que no tenía heridas, sino que tenía señales, porque  Él murió herido pero resucitó con señales.  Ellos no entendían por la dureza  que había en sus corazones.

Los discípulos  estaban a la par con Jesús, habían  visto  los milagros que Él  hacía, lo  habían visto  caminar sobre las aguas,  vieron la multiplicación de los panes y los peces, los enfermos eran sanados, los ciegos veían, los sordos oían, había visto como Jesús  resucitó muertos; sin embargo   eran incrédulos,   aún   viendo  todos estos milagros  dudaban que Cristo había resucitado de entre los muertos. Jesús les había dicho que esto iba a acontecer  y  por la dureza de sus corazones  no le creyeron   a las personas que habían  resucitados.

Los  Apóstoles  habían caminado con Jesús,  habían recibieron enseñanzas directas de Él. ¡Qué tremendo es el corazón del hombre! Por eso es que El Señor tiene que tratar con nuestro corazón porque en los últimos tiempos, el corazón del hombre se va a ir endureciendo cada día más, y va a ser más propenso al pecado, pero  si  nosotros nos dejamos  manejar por Dios, cada día lo pondrá más sensible y  nuestro corazón será tan sensible  como el de un niño.  

La dureza de corazón y sus  consecuencias

Salmos  81:10-11  Yo soy Jehová tu Dios,  Que te hice subir de la tierra de Egipto;  Abre tu boca, y yo la llenaré.  Pero mi pueblo no oyó mi voz,  E Israel no me quiso a mí.

 

Dios había abierto el Mar  Rojo al pueblo de Israel, sin embargo Él les habló pero ellos no quisieron oírle. Cuando una persona  no quiere oír la voz de Dios es porque en el fondo no lo quiere, porque cuando uno está enamorado uno oye la voz del amado.  Lo mismo ocurre en Dios,  parte de lo que uno le cree es porque le ama, pero su pueblo no oyó su voz.

Salmos 81:12  Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;  Caminaron en sus propios consejos.

Dios nos quiere hablar pero  muchas veces no queremos escuchar su  voz, cuando  no  escuchamos  la voz de Dios nuestro corazón se endurece y la dureza de corazón nos hace caminar en nuestros propios  caminos y no en los que Él ha trazado para nosotros.

La dureza de corazón nos hace:

El no oír la voz de Dios nos endurece el corazón.

Tener el corazón duro nos hace andar en nuestro propio deseo, en nuestro propio caminos.

Marcos 10:3-5  El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés?   Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla.  Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento;

Dios permitió carta de  divorcio en la ley  por la dureza de nuestro corazón,  cuando el corazón se endurece es porque  deja de oír la voz de Dios y la de su pareja.

El  divorcio: Es por la dureza de dos corazones que se apartaron de Dios y no escucharon Su voz sino que escucharon la voz del enemigo.

Salmos 81:13 !!Oh, si me hubiera oído mi pueblo,  Si en mis caminos hubiera andado Israel!

 

Todo lo que le pasó a Israel es un ejemplo o una enseñanza para amonestarnos a nosotros. La dureza de corazón nos impide oír, nos hace andar en nuestros caminos,  y nos  endurece el corazón  hasta llegar a tomar  la acción de divorciarnos.  

Salmos 81:14  En un momento habría yo derribado a sus enemigos,  Y vuelto mi mano contra sus adversarios.

La dureza de corazón es tan terrible que no solamente hace que nos divorciemos,  sino  que hace  Dios no obre sobre nuestros adversarios y  nuestros enemigos.  

La dureza de corazón trae como consecuencia  que nuestros enemigos no sean quitados por Dios porque si ellos hubieran escuchado la voz de Dios en un momento Dios  habría  derribado a sus enemigos.

Las personas que tenían endurecido su corazón no eran personas inconversas, sino que eran sus discípulos, pero   después  que  sus corazones  se convirtieron,  transformaron al mundo en Cristo Jesús.

 

Salmos 81:15-16  Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido,  Y el tiempo de ellos sería para siempre.   Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo,  Y con miel de la peña les saciaría.

 

Cuando uno tiene el corazón duro tiene una coraza para no recibir  el  sustento de lo mejor del trigo,  por eso hay personas  que lloran  por cualquier cosa,  pero no lloran por la presencia de Dios. Hay quienes dicen que leen la Biblia, pero no siente nada y es porque tiene su corazón endurecido, porque cuando un tiene el corazón sensible el Señor nos va a sustentar con lo mejor del  trigo, y con lo mejor  de la  miel de la peña, eso es cuando nos deleitamos leyendo  Su  palabra.

LA LETRA “D” LLAMADA DUREZA.

Jeremías  7:22-23  Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.  Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.

 

Cuando ellos salieron de Egipto la prioridad era escuchar la voz de Dios,  cuando se oye a Dios y Él  nos va guiando y  aunque tengamos situaciones difíciles  nos va a ir bien, porque dice en Su palabra en  Romanos  8:28  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Jeremías 7:24  Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante,

Inclinar su oído es reverenciar a Dios, es saber que Él está hablando.  Otra consecuencia de la dureza de corazón es que no va a ir hacia adelante sino hacia atrás, la buena noticia es que  Dios puede quitar la dureza de nuestro corazón.

EL NUEVO PACTO Y EL CAMBIO DE MENTE Y DE CORAZON.

Jeremías 17:9  Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

 

Lo más engañoso que hay en la tierra es el corazón del hombre. El corazón del hombre antes de ser renovado por el Señor es engañoso y es perverso,  pero el Señor  es el único que lo conoce.

Jeremías 17:10  Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón,   para dar a cada uno según su camino,    según el fruto de sus obras.

Dios es el que  conoce el corazón del hombre,  Él sabe lo que está pensando, Él es quien escudriña la mente y prueba el corazón de cada uno de nosotros.

Jeremías 31:33  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;   y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

 

Aquí está hablando de lo que Cristo iba a ser,  que Él  iba a morir,  que  iba borrar el pacto antiguo de la ley, y  nos  iba a dar un nuevo pacto de gracia; pero para que hubiera ese pacto de gracia, Cristo derramó  su sangre por nosotros para limpiarnos de todos nuestros pecados, y el nuevo pacto  es que la ley no esté escrita en tablas de piedras  sino en el corazón,  Él no vino  anular los diez mandamientos, sino que vino para que se cumplan en Él;   no en la tabla,  sino en la mente y en el corazón.

Jeremías 31:34  Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

En el  nuevo pacto  Dios  perdona todos nuestros pecados y no  se acuerda más de ellos.

 

Lucas 22:20  De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto  en mi sangre  que por vosotros se derrama.

 

El Sacrificio de Cristo es la copa que bebemos, simbólicamente  representa Su  sangre, la sangre del  nuevo pacto, que anula todo pacto antiguo, y en el nuevo pacto nos cambian el corazón y  también  manera de pensar.

Hebreos 8:10  Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel  Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos,  Y sobre su corazón las escribiré;  Y seré a ellos por Dios,  Y ellos me serán a mí por pueblo.

 

Dios pone la ley en  nuestra  mente, pero en nuestro corazón la escribe el Espíritu Santo.

Jesús lleva a cabo su ministerio bajo el pacto de la gracia de Dios, forjado en la mente y el corazón de los creyentes mediante al poder del Espíritu Santo. La promesa era para Israel pero también para nosotros. La dureza de ellos ha sido para beneficio nuestro, los gentiles pero luego les llegará el momento en el que el remanente cumplirá la promesa al frente de ellos. En lo que eso llega nosotros la podemos aprovechar. 

La sangre del nuevo pacto.

 

Hebreos 8:11  Y ninguno enseñará a su prójimo,  Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán,  Desde el menor hasta el mayor de ellos.

 

Nosotros podemos convencer a otro para que conozcan al Señor, pero el  único que puede convertir es el Espíritu Santo.

 

Hebreos 8:12-13  Porque seré propicio a sus injusticias,  Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades. Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer. 

En el pacto de la ley  se acabó,  ahora tenemos un pacto de gracia, en el pacto de la ley  los mandamientos estaban afuera porque el problema del hombre está afuera y la verdadera transformación está en Jesucristo, el corazón del hombre  el único que lo puede cambiar es   Cristo.

Porque se endurece el corazón en lo físico.

Por la edad

Por mala alimentación

Falta de ejercicio

Preocupaciones, tristeza, stress, disgustos, ansiedad.

Exceso de peso.

Sustancias como alcohol, tabaco.

Así como en lo físico tenemos que cuidar el corazón también en lo espiritual  tenemos que alimentarnos leyendo la palabra de Dios y poniéndola  en práctica.

Si tu corazón se endureció por incredulidad, pídele a Dios que te quite ese corazón duro y ponga  uno de carne y que Él sea tu Dios, y tú seas su  pueblo.

Recibe en el nombre se Jesús sensibilidad en  tu  corazón, porque en el lugar donde el enemigo te quiso vencer, Dios nos hace más que vencedor.

La sangre del nuevo pacto anula todo pacto antiguo y toda esa incredulidad. Toda  duda desaparecen en el nombre de Cristo. Recibe pasión por Dios. Te bendigo para que tengas un hambre y sed de justicia como nunca, y que el Señor te sustente con lo mejor del trigo y con miel de la peña. 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.