Cielos abiertos para tener comunión íntima con El Señor

¿Qué es tener comunión intina con Dios?

Salmos 25:14 La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto.

Dios quiere tener comunión intima, pero no con todo el mundo, sino con los que le temen, pero no se refiere a temor de miedo, sino de respeto, reverencia. Dios no creó al hombre para ser una creación más, como los animales o las plantas, lo creó para ser hijo, para eso creó Dios a A,dán, cuando lo modeló y sopló aliento de vida,

Cuando Adán abrió los ojos al primero que vio fue a su hacedor, pero no fue al Padre, porque la Biblia dice que todo fue creado por medio del Hijo, y todas las cosas por Él susciten, entonces quien nos creó fue el Hijo por medio del Padre.

La palabra formar que se utiliza en Génesis cuando Dios creó al hombre, es la misma que se utiliza cuando el alfarero trabaja con barro. Dios nos creó para tener comunión íntima con Él, quiere que tengamos Su corazón y que nosotros tengamos nuestro corazón en Él.

Proverbios 3:32 Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos.

Somos justos no por nuestra justicia ni por nuestras obras, sino por la justicia de Cristo.

Tener intimidad con Dios es interpretar sus deseos, como lo hizo David. Dios le digo a Moisés: “Dile a Faraón que deje ir a Mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto”.

Dios quería hacer libre a Su pueblo para que le hiciera fiesta, pero el pueblo de Israel al llegar al desierto empezó a murmurar. Pasaron cuarenta años y nadie se acordó de la fiesta del Señor. Muere Moisés y con Josué como líder conquistaron la tierra prometida. Pasaron cientos de años y llega David y lo primero que dice es, el Arca del Pacto se la robaron, y David la regresa y hace una fiesta al llevar el Arca del Pacto.

Conociendo uno de los campos más terribles donde se mira la batalla que impide tiene comunión intina con El Señor

Las siete preguntas del ungido de Jehová

De David se dijeron cinco cosas:

1-El hijo de Isaí
2-El varón que fue levantado en alto
3-El ungido de Jesús
4-El dulce cantor de Israel
5-Varón conforme a los deseos de Dios

Cinco cosas, la gracia de Dios sobre este hombre, el cual se hizo estas preguntas:

Salmos 13:1 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

En este versículo hay tres preguntas:

1-¿Hasta cuándo, Jehová? Muchas veces le hemos dicho a Dios hasta cuando esto o aquello.
2-¿Me olvidarás para siempre? Y acaso Dios se olvida????
3-¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? Pero Dios no esconde Su rostro, fue el nombre que se escondió de Dios, en el huerto del Edén.

Salmos 13:2 ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

En este versículo hay dos preguntas:

4-¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? Gente que alimenta con dolor su alma. No era el diablo que ponía ese alimento de tristeza, es que hay personas que les gusta jugar a la víctima, recordar todo lo triste, y no todo lo bueno que Dios ha hecho.

5-¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí? El enemigo Jesús ya lo venció.

Salmos 42:11 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

6-¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí?

El termino abatir se puede traducir como por qué te angustias, por qué te desesperas, por qué tienes ansiedad.

Almas que no duermen, el cuerpo duerme, pero no el alma, por eso el cuerpo amanece cansado, y a eso agréguele insomnio y depresión.

7-¿Y por qué te turbas dentro de mí?

Es como una olla hirviendo dentro de la persona, personas que están tan intranquilas que alborotan los ambientes.

Espíritu, alma y cuerpo

1Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Si como humanos hablamos lo diríamos al revés: cuerpo, alma y espíritu, pero Dios no mira de afuera para adentro, sino de adentro para afuera. Dos personas que no anden juntas no pueden tener comunión, tampoco si hablan idiomas diferentes, por eso tenemos que tener el mismo idioma de Dios, y Él llama las cosas que no son como si fuesen, por esto hay que conocer Su Palabra.

El espíritu es el soplo de Dios, el cuerpo lo físico que resultó del barro, y el alma la resultante de lo físico y lo que vino del cielo, el espíritu. Somos seres tripartitos. La Biblia dice que Dios es luz, es amor, pero también que es espíritu, y el Espíritu va a hablar con el espíritu nuestro, por esto es que cuando conocemos a Cristo tenemos comunión con Él.

En el alma está la parte emocional, el intelecto, la razón, las emociones. El espíritu necesita del alma para expresarse, y el alma del cuerpo. Si nos domina el cuerpo somos carnales, el cristiano emocional es el que se deja dominar por sus emociones, por lo que siente, pero la Biblia no dice al que siente todo le es posible, dice al que cree todo le es posible, el cristiano espiritual es movido por Dios Espíritu Santo y por la Palabra.

El alma somatizando sobre el cuerpo

El campo más difícil es el campo de nuestra alma.

Un 85% o más de las enfermedades son psicosomáticas, empezaron en el alma y se manifestaron en el cuerpo.

Salmos 31:9 Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia;
Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.

Somatizar es transformar inconscientemente una afección psíquica en orgánica.

Salmos 73:21 Se llenó de amargura mi alma, Y en mi corazón sentía punzadas.

Cuando uno tiene amargura puede sentir punzadas, el alma somatizando el cuerpo.

Salmos 32:3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.

No se sabe cuánto tiempo calló David su pecado con Betsabé. El callar envejece los huesos, por eso hay personas padeciendo de reumatismo, artritis, por callar la culpa.

Salmos 32:4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

Selah, a nivel espiritual es pausa, recapacita, por qué vino esto.

Como David no quería hablar, Dios le mandó a Natán. Los natán no los manda el diablo, sino Dios para salvar a sus davides.

Salmos 32:5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

Toda la opresión que David sentía se le quitó cuando abrió la boca. Tenemos un Dios que perdona si uno se arrepiente, la sangre de Cristo nos impía de todo pecado si uno se arrepiente, confiesa y se aparta. Uno necesita ser libre, porque la culpa trae castigo, trae condenación, pero Cristo llevó nuestras culpas, en Él no hay condenación.

Salmos 32:6-7 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a Él.
7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

Hubo liberación cuando confesó y se apartó.

Proverbios 28-13 El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

El poder de la Palabra

Tenemos un alma mañosa, un día en el suelo, otro en el cielo, un día ratón otro campeón.

Salmos 19:7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;
El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

Cuando conocemos a Cristo y lo aceptamos, en ese momento se convierte nuestro espíritu, pero nuestra alma tiene que convertirse, esto es un proceso. Hay quienes se convierten, pero tienen un alma mentirosa, o que le gusta lo ajeno, esa alma tiene que convertirse. La Ley de Jehová es perfecta, la única que puede convertir tu alma y la mía.

Salmos 77:2 Al Señor busqué en el día de mi angustia;
Alzaba a Él mis manos de noche, sin descanso;
Mi alma rehusaba consuelo.

El espíritu levantando las manos, pero el alma no quería consuelo, es que nos gusta jugar al papel de la víctima, a pobrecito yo. Gente mendigando oración, que rehúsa el consuelo.

Salmos 119:25 Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según Tu Palabra.

La Palabra vivifica.

Salmos 6:4 Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia.

La Palabra liberta el alma.

Las repuestas de Dios a almas no convertidas

Salmos 13:1 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

Pesimismo y fatalismo.

Salmos 42:2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;
¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

Él quería volver al templo, pero no podía. Cuando un alma está atada, quiere venir pero no puede, el enemigo pone obstáculos, vergüenza, pero el Padre Dios siempre está con los brazos abiertos esperándonos.

Salmos 42:3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche,
Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

El quería, pero estaba atado.

Clave para avivar la llama en nosotros

Salmos 42:4 Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí;
De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios,
Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.

Recordaba, quizás fue, un director de alabanza, alguien que evangelizaba. La Biblia dice en Apocalipsis recuerda de dónde has caído porque has dejado tu primer amor. Hay recuerdos que te pueden llevar al mundo, pero otros te pueden regresar a la casa de Dios, como el pródigo, que recordó que en la casa de su padre había abundancia de pan. Recuerda lo que Dios ha hecho contigo, lo que te ha dicho, recordamos lo malo que nos han hecho las personas, pero Cristo lo único que hizo fue amarnos y ahora además intercede por nosotros a la diestra del Padre.

Salmos 42:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

David habló con su alma. Habla por el Espíritu a tu alma y dile espera en Dios.

Hay momentos en los cuales no hay razones para alabar, pero si en esos momentos lo haces es cuando la alabanza se convierte en sacrificio de alabanza, eso es lo que agrada a Dios.

Salmos 42:6 Dios mío, mi alma está abatida en mí;
Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán,
Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar.

Recordar hace volver al alma en sí y volver a Dios.

Salmos 38:10-11 Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya. Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado.

Alimentaba su alma con recuerdos tristes, situaciones difíciles y tristes pueden pasar, pero no te quedes con eso, serás una persona triste.

Gente que se alimenta de la amargura, de la tristeza. Pero esta es la respuesta de Dios

Salmos 38:13 Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; Y soy como mudo que no abre la boca.

No oigas lo que dicen de ti y no respondas, deja que Dios pelee por ti.

Salmos 38:15 Porque en ti, oh Jehová, he esperado;
Tú responderás, Jehová Dios mío.

Supo esperar en Dios.

Salmos 30:3 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

Salmos 42:11 ¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

Salmos 62:1 En Dios solamente está acallada mi alma; De Él viene mi Salvación.

Salmos 62:5 Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de Él es mi esperanza.

Le hablaba lo contrario de lo que sentia a su alma, le decía, te abates, pero espera en Dios. No dejes tirada tu alma, el diablo quiere que tus sentimientos estén en el suelo, pero hubo uno que nos levantó, se llama Jesucristo y nos regala Su victoria.

Salmos 33:20 Nuestra alma espera a Jehová; Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

Cuando estés en desanimo agarra la Palab,ra, que es mas cortante que toda espada de dos filos, que divide el alma y el espíritu y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón, y no hay cosa oculta que no haya de ser manifestada.

Salmos 138:3 El día que clamé, me respondiste; Me fortaleciste con vigor en mi alma.

Resumen:

Recuerda lo que Dios ha hecho por ti
Oración
Alabanza
Clamor
Ir a la Palabra

El testimonio de un alma libre por el Señor

Salmos 66:16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
Y contaré lo que ha hecho a mi alma.

Esto quedó escrito para nosotros.

Salmos 66:17-18 A Él clamé con mi boca,
Y fue exaltado con mi lengua. 18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
El Señor no me habría escuchado.

Hay iniquidad claro que si, pero seamos como Jesús, dijo el profeta Isaías de Él: quien como mi siervo que tienen ojos y no ve, que abre los oídos y no oye, tener ojos y no ver, hay cosas que están ahí pero no te metas, porque el alma se sienta de un coctel de emociones y no te metas a pleito ajeno, porque hacer esto es como el que ve a dos perros peleando y le agarra las orejas, dice el libro de Proverbios.

Hay Dios justo y sabe discernir, no permitas que tu corazón se llene de iniquidad, amargura, afán, ansiedad. Oremos para que se encargue el Señor, pero no te metas tanto que te olvides de Dios y Su Palabra, para que tu alma no se llene de emociones dañinas.

Salmos 66:19-20 Mas ciertamente me escuchó Dios;
Atendió a la voz de mi súplica. 20 Bendito sea Dios,
Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

David escribió siete preguntas, porque tuvo la respuesta porque él entendió que aunque fue un hijo rechazado, podía vencer porque antes de que el hombre hablara de él, Dios ya había hablado, antes de que lo vieran los hombres, Dios vio su embrión, antes de estar en las manos de un hombre, estuvo en las manos de Dios.

 

Compartir

Deja un comentario

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.