Claves Para Edificar Nuestra Casa Sobre La Roca II

Lucas 6:46-47  ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?   Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante.

 Cuando llamamos al Jesús Señor tenemos que hacer lo que Él nos dice.

Lucas 6:48  Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.

Hay un proceso para poder edificar una casa.  Primero hay  que cavar y ahondar  para luego  poner fundamento sobre la roca,  Cristo es el fundamento y Cristo también es la roca.

Luego que una persona  conoce al Señor,  significa que  ya es terreno de Cristo, que  Él la compro con Su sangre, pero tenemos  que cavar y ahondar  para poner el fundamento; posteriormente  levantar las paredes,  y más tarde poner el techo para que nuestra casa  esté sobre la roca, porque esa es la única garantía de que aunque  vengan lluvias, ríos, y tempestades nuestra casa no caerá porque está puestea sobre la roca.

Lucas 6:49  Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. 

El hombre sabio construyó su casa y el hombre necio también,  pero ¿cuál fue la diferencia?   ¿Qué fue lo que hizo que una casa permaneciera   y la otra se destruyera?  La diferencia es el fundamento.  Esto se basa en que el hombre necio construyó su casa sobre la tierra, es decir,  sin fundamentos,  y el hombre sabio construyo su casa sobre la roca. Es más fácil construir la casa en la tierra,  pero es más seguro construirla sobre la roca y la roca es Cristo.

Les hago la siguiente pregunta: ¿Sobre qué estás edificando tu vida?  ¿Sobre qué estás edificando tus planes?  ¿Sobre qué estás edificando tu casa? La estás edificando sobre la  arena o sobre la roca?

Siete claves para edificar la casa sobre la roca

1-      Establecer  en nosotros el señorío de Cristo: La primera clave  es llamarlo Señor, pero haciendo lo que Él dice; honrándolo y dando lo mejor de lo mejor, para El Mejor.

2-      Venid: Jesús dice que cualquiera que viene a mí, no le echo fuera. La palabra “venid” es una palabra compuesta,  viene de dos imperativos  (ven, id). Para construir la casa sobre la roca hay que oír la Palabra, pero no solamente venir,  sino a estar dispuesto a ponerla en práctica. Es tomar Su vida, Su visión y Su enseñanzas,  y llevarla  a la práctica. 

3-      Oír:   Es entender Su palabra para no ser de los que están junto al camino, llenos de piedras o espinos porque ese tipo de personas es infértil, nosotros anhelamos ser fértiles pero para eso hay que oír la Palabra y entenderla.

 

4-      Recibir la palabra: Solo el que recibe la Palabra implantada en el corazón puede hacerla, es decir  llevarla a la práctica, llevando  el fruto de Cristo en su vida;  y para  poderla recibir  hay que  humillarse ante la presencia del Señor,  es que le hagan un injerto que le abran el corazón y le entren la Palabra, para poder dar el fruto de Cristo.   

5-      Solo con la sabiduría de Dios podemos  edificar  nuestra casa: Solo con sabiduría de Dios se edifica la casa, no es con conocimiento humano,  no es con técnicas humanas, es con sabiduría del cielo, y si no tenemos sabiduría la podemos pedir, porque la Palabra de Dios dice en  Santiago 1:5  Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

6-      Escavando, ahondando con estaca: Es ver generaciones pasadas, ver lo que está oculto que sale a la luz,  ver lo falso para poner lo verdadero.

 

7-      Poner fundamento sobre la roca: Para que haya fundamento tiene que haber un proceso, tiene que  cavar y  ahondar por eso se necesita que toda persona que conoce a Cristo conozca la palabra, porque la palabra nos va edificando y así podemos poner   el fundamento verdadero.

 

¿Qué es el fundamento?.

1Corintios 3:11  Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

El fundamento es Jesucristo.

1Corintios 3:10  Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

Un perito arquitecto  en la antigüedad  era como maestro  constructor de este tiempo,  Pablo se refería que  él fue  la primera persona que les predicó  a los Corintios.  Él puso el fundamento en muchas personas,  así como a  muchos de ustedes por la misericordia de Dios  conocieron a Jesús  a través  de mi persona,  yo puse el fundamento  que es Jesucristo, eso era la a lo que  el apóstol Pablo se refería.

Y otro edifica encima aquí se está refiriendo  a que el que te  predicó puso el fundamento, pero otro ministerios edifican encima.  Van a colaborar y te van a ayudar. Por ejemplo  hay muchas personas que trabajan en la obra unos  siembran, otros riegan, pero Dios es el que da el crecimiento,  y al final todos somos colaboradores.

Muchos  de nosotros hemos sido bendecidos con  ministerios diversos, que nos han  edificando en nuestras vidas, pero cada uno de nosotros somos responsable de cómo sobreedificamos. 

1Corintios 3:12-13  Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,  la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.

Si alguno pone como fundamento oro, plata o piedras preciosas  tal vez no se ve gran cantidad,   pero si ponemos maderas, heno y hojarasca se va a ver gran cantidad ya que el volumen es mayor, el fundamento en oro, plata o piedras preciosas se ve poco pero  tiene  gran valor.

El día la declarará eso significa que cundo llegue el día de Cristo en el cual cada uno va a ver lo que se hizo en el cuerpo; en ese día si hiciste algo bueno o malo, lo va a ver el Señor.

Por el fuego será revelada.  Si  pasamos   oro , plata  o piedras preciosas  por el fuego,  no le pasa nada ya que esos materiales son resistente al fuego, porque  fueron procesados y purificadas por eso no les afecta,  pero si al contrario pasamos por el fuego   madera,  heno, u  hojarasca se van a quemar porque esos materiales no son resistente al fuego. La Biblia nos enseña que llegará un día que se  va a evidenciar si  fue sincero lo nuestro o fue presunción.

Para construir sobre el fundamento de un edificio con materiales resistentes los cuales pueden soportar el fuego como  (oro , plata , piedras preciosas ) representan las enseñanzas que pueden resistir la ardiente prueba del juicio, es necesario enseñar una sana doctrina y vivir siendo fieles a la verdad, y de esa manera conducir a los conversos hacia la madurez espiritual. Construir con materiales perecederos como (madera, heno, hojarasca) equivale a impartir enseñanzas inadecuadas y superficiales, o comprometer la verdad con un estilo de vida que la contradice, o que falla a la hora de ponerla en práctica.

1Corintios  3:14  Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.

Quiere decir que nuestros galardones por la eternidad van a estar basado en el fundamento que es Cristo  y lo que  sobreedificamos en ese fundamento, si pusimos madera, heno y  hojarasca, se va a quemar todo y no vamos a tener recompensas, pero  si ponemos  oro, plata o piedras preciosas, vamos a tener grandes  galardones.

1Corintios 3:15  Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Si la obra de alguno se quemare será salvo pero sin galardones. Un ejemplo de esto es del ladrón que crucificaron a lado de Jesús, que se arrepintió y fue salvo pero no va a tener los mismos galardones que el Apóstol Pablo.

Solo hay un fundamento correcto.

Entender que hay un fundamento correcto, para que ministros genuinos edifiquen sobre el fundamento, mas a nosotros nos corresponde material para sobreedificar,  por eso es importante que veamos quienes son los ministros que nos cubren,  por ejemplo nosotros no nos subiríamos a un autobús con nuestra familia con un contutor que este ebrio.

A nosotros nos corresponde como vamos a edificar y nosotros queremos sobreedificar  con oro, plata y piedras preciosas, porque ahí estará nuestro galardón por la eternidad.

Mateo 7:24  Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

Mateo 7:26  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

La diferencia que hay entre  Mateo 7:24  y Mateo 7:26   es que  en Mateo 7:24   dice Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace”, y en Mateo 7:26 dice  cualquiera que me oye estas palabras y no las hace”,  la diferencia es  hacer lo que dice Su palabra, la clave de Cristo era que Él hacía y luego enseñaba,  nosotros enseñamos muchos y hacemos poco,

El oír la palabra y hacerla, nos  comparar con  un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca,  la diferencia del fundamento lo determina el hacer, ¿cómo podemos tener  con heno, paja y  hojarasca? Es cuando oímos la palabra y hacemos creer que  las hacemos,  nosotros  tenemos  que hacer lo que dice la palabra de Dios.

Porque poner un buen fundamento.

1Reyes 5:17  Y mandó el rey que trajesen piedras grandes, piedras costosas, para los cimientos de la casa, y piedras labradas.

El fundamento es todas las doctrinas y las enseñanzas de Cristo  y aunque nos cueste hay que poner un buen cimiento, tenemos que estudiar Su  palabra y ponerla por obra.

Si alguien te ha calumniado o te ha maldecido, la Palabra nos enseña que hay que bendecirlo, ahí es que tenemos que ponerlo  por obra,  y eso  duele porque nos acostumbraron a hacer mal por mal, pero la Biblia nos enseña a vencer con el bien el mal.( Rom. 12:21)

En lo físico nadie pondría oro, plata o piedras preciosas como fundamento en una casa,  sin embargo en esta casa espiritual si lo tiene,  porque el Señor escogió estos materiales como fundamentos resistentes.

1Corintios 3:16-17  ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

Génesis 2:10-12  Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos.  El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro;   y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice.

Antes  de la caída habían tres materiales notorios que son el “oro, bedelio y ónice”, pero cuando el hombre fue expulsado del huerto después de la caída, debemos de sobreedificar sobre el fundamento que es Cristo.  Mientras otros ministerios han edificado, nosotros debemos sobreedificar sobre oro, plata y piedras preciosas.

Lo que cambió  en lugar de bedelio es la plata, pero sigue siendo lo mismo  pero luego vendrá la nueva Jerusalén, y habrá un cielo nueva y una tierra nueva donde morará la justicia, viene una nueva Jerusalén, donde las calles son de oro y el mar de cristal, allá no habrán apagones porque el Cordero será la luz.

En la nueva Jerusalén

Apocalipsis 21:19-20  y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda;  el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.

Esa son las doces piedras preciosas que estarán adornando el muro de la ciudad.

Apocalipsis 21:21  Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.

Antes de la caída había bedelio, después cuando pecamos hubo plata, pero en la nueva Jerusalén  van a ver perlas, todo lo demás sigue siendo lo mismo.

Antes de la caída, después de la caída hubo oro, plata y piedras preciosas y en la nueva Jerusalén habrá lo mismo, la única  diferencia es que antes de la caída  hubo bedelio.

El bedelio es lo mismo que el ámbar, se forma de la resina de un tipo de árbol,  ese árbol  un día por alguna razón  fue herido,  pero como mecanismo de defensa sacó una resina para proteger la herida.  Cristo es el  árbol de justicia que tuvo que ser herido  por amor a nosotros.   

Desde ya nos estaba predicando que un día el hombre iba a pecar, pero había un árbol de justicia que estaba dispuesto a ser herido por nosotros, se llama Jesucristo, Él fue herido, Su  gracia es la  nos rodea y no importa quienes  hayamos  sido, porque ese  árbol  fue herido para que nosotros cobráramos valor.

Cuando pecamos hubo plata, la plata nos habla redención, en la Biblia nos habla que para poder redimir a alguien tenía que pagar plata.

Redención: Es volver a  comprar algo que originalmente era suyo pero que se había perdido y se tuvo que comprar  de nuevo, Cristo nos redimió,  le pertenecíamos a Él, pero caímos en manos de un ladrón,  por eso  vino  Cristo  a pagar el precio  al Padre,  para que nosotros fuéramos perdonados, y llamados hijos de Dios.

A Cristo lo vendieron por 30 piezas  de plata, la plata nos habla de redención, ya nos estaba diciendo que iba a venir uno a morir por nosotros que iba a ser nuestro Redentor y ese Redentor se llama Cristo.

Cuando entremos a la nueva Jerusalén las puertas serán de perlas, las cuales surgen detro de  una ostra que por alguna razón  se le entró algún granito de  arena o una basura y la hirió. Como mecanismo de defensa  ella  comenzó a soltar algo que se llama nácar, y aquella basura o arena que la hirió comienza a ser rodeado de varia capas de nácar.   Su color diferente a otra las hace la perla de gran precio. Una perla es basura que hirió a alguien rodeada de gracia.

Cuando entremos a la nueva Jerusalén, no se nos va a olvidar que hubo alguien que fue herido por nosotros para darnos valor siendo nosotros  nada. Tuvo que redimirnos para ser nuestro Redentor.  Por toda la eternidad recordaremos que Él lo hizo por nosotros. Nosotros no éramos nada pero ahora somos hijo del Dios viviente.

Cada vez que experimentamos la gracia del Señor, es una cubierta de nácar de gracia que va haciendo la perla, hay diferentes tipos de perlas:

  • Perlas
  • Buenas perlas
  • Perla de gran precio.

Jesús contó la  parábola de un mercader que salió a comprar buenas perlas, pero de repente encontró una perla que lo impactó  y  lo impresionó  mucho y vendiéndo todo lo que tenía,  compró la perla de gran precio;  luego la enterró, la escondió como un  tesoro para volver por ella.  Mat 13:45-46

Te hago la siguiente pregunta ¿qué quieres ser: perla, buena perla o la perla de gran precio? Nosotros debemos anhelar ser la perla de gran precio, que  es la Esposa del Cordero.

Te bendigo en el nombre de Jesús no solamente  para que sepas que eres una  perla, sino que vayas  a otro nivel; para que seas  la perla de gran precio,  para que seas la Esposa del Cordero porque Jesús  viene a recoger a su iglesia amada.    

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.