Cuando la justicia y la paz se besaron

Salmos 85:10 La Misericordia y la Verdad se encontraron; la Justicia y la Paz se besaron.

La Palabra de Dios dice que la Misericordia y la Verdad se encontraron; la Justicia y la Paz se besaron. Es como que hubiera salido la misericordia por ahí un lugar y la verdad por otro y hubieran dicho: Tú subes por ahí, yo subo por allá, y nos vamos a unir en un punto de encuentro.

El punto de encuentro es el punto más seguro. Dios tiene puntos de encuentro. Si sabemos donde Él se encuentra, ya fuimos bendecidos. Hay lugares donde Dios quiere encontrarse con nosotros, Él está en todo lugar. Él se manifiesta en todos lados, pero Él busca lugares donde quiere manifestarse a nuestras vidas.

¿Cuándo se encontró la Misericordia y la Verdad, y en dónde, en qué punto de encuentro relacionado con nosotros? En Adán todos pecamos, en Adán todos morimos, la paga del pecado es la muerte; sin embargo, Dios escogió un lugar para que fuéramos salvos, para que Su hijo fuera a muerte y muerte de cruz. Y en la muerte, muerte de cruz, estaba la Misericordia, por que Dios tuvo misericordia de nosotros.

Una de las acepciones de misericordia es amar miseria, éramos pecadores, éramos enemigos de Dios, no hay uno solo bueno, no hay quien busque a Dios, de nosotros no estaba, pero Dios tomó la iniciativa y Él buscó un punto de encuentro, donde se abrazara la Misericordia de Él con la Verdad.

La Verdad es Cristo, pero la verdad es que la paga del pecado es muerte, y cuando Jesús murió por nosotros, esa es la verdad que para que hubiera salvación tuvo que haber muerte, muerte de cruz.

Adán era cabeza de una creación, encima del reino animal, vegetal y mineral. Tenía dominio sobre tres reinos, pero fue engañado en el cuarto reino, el reino espiritual.

Adán tuvo tres dormidas. La primera dormida de Adán fue de Dios, cuando lo durmió para darle su compañera. La segunda dormida de Adán fue estando separado de Eva, cuando la serpiente la engañó. La tercera cuando ella le da de comer diciéndole que ella comió y no le pasó nada, pero eso se debe a que la cabeza era Adán, a quien le habían dado la orden de no comer fue a èl.

Cuando Adán come se abren sus ojos, esa fue la muerte espiritual.

La misericordia fue que aunque la paga del pecado era muerte, Dios por el gran amor que nos tiene, que quería salvarnos, a pesar de que le fallamos, por eso pensó ¿y si hubiera alguien que ocupara el lugar de ellos?. No podía ser alguien de abajo, debía ser alguien de arriba, y por eso Isaías dice que se oyó en la eternidad una pregunta ¿Quién irá por ellos? El Hijo dijo: Yo voy.

Fue así como El Verbo se hizo carne. En ese momento era la misericordia, por que el que no conoció pecado, Dios lo hizo pecado. Para que fuéramos vestidos, Él tuvo que ser desvestido; para que tuviésemos vida, Él tuvo que morir, pero como Él murió y resucitó, tenemos vida eterna en Cristo Jesús. La Misericordia y la Verdad se abrazaron en la cruz del calvario. Hay una verdad, que teníamos que morir; pero la misericordia es que fuimos salvos.

Salmos 85, versículo 10 die que luego la Justicia y la Paz se encontraron. Éramos enemigos de Dios, pero por medio de Cristo tenemos paz para con Dios. La Justicia era que Dios dijo que ninguno de nosotros con nuestra justicia nos podemos salvar. Nuestras obras buenas son como trapos de inmundicia delante de Dios. Ninguna obra puede salvar al hombre, por eso Cristo hizo la obra en la cruz del calvario, para que no tuviéramos salvación por la Justicia de Dios.  

Salmos 85:11 La verdad brotará de la tierra,y la justicia mirará desde los cielos.

El que no conoció pecado, Dios lo hizo pecado para que fuéramos Justicia de Dios en Él. La Verdad brotará desde la tierra, la Justicia mirará desde los cielos. La Verdad es Cristo que al tercer día resucitó.

Cristo dijo que así como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, era necesario que el hijo del hombre estuviera tres días y tres noches en el corazón de la tierra y luego resucitara. Jesús murió, pero la Verdad es que no se quedó en la tierra, la tumba de Cristo está vacía. La Justicia mira desde allá arriba que su Hijo murió y resucitó; y está vivo sentado a la diestra del Padre intercediendo por nosotros.

Salmos 85:12 Jehová dará también el bien, y nuestra tierra dará su fruto.

Cristo murió por ti y por mí, para que diéramos no nuestro fruto, sino el de Él.

LA JUSTICIA Y LA PAZ SE BESARON

Salmos: 85:13 La justicia irá delante de Él, y sus pasos nos pondrá por camino.

Jehová dará también el bien y nuestra tierra dará su fruto. Queremos poder dar el fruto de Cristo en nosotros. Cristo es la Justicia de Dios y nosotros seguimos sus pasos. La Justicia de Dios va delante de Cristo y si seguimos Sus pasos va delante de nosotros. Ahí es donde la Justicia y la Paz se besaron.

En la cruz del calvario se encontraron la Misericordia y la Verdad en su máximo exponente. Si alguien quiere ver el evangelio, tiene que verlo en la cruz. La cruz tiene un madero de forma vertical y otro de forma horizontal, tenía que venir alguien de allá arriba para morir por nosotros y salvar a la humanidad.  

JUSTICIA DE DIOS EN EL

2ª a los Corintios 5:21 Al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.

Debemos ser Justicia de Dios en Él, no justicia de los hombres que no vale. Lo que vale allá arriba es que Él te vea vestido no de tu ropa, sino de la piel del Cordero. Lo único que nos puede salvar es estar vestidos de Cristo, de la piel del Cordero de Dios.

La misericordia y la verdad se encontraron en Cristo, en la cruz del calvario. La justicia y la paz se besaron, ahora tenemos paz por medio de aquel que nos amó.

LOS PUNTOS DE ENCUENTO DE DIOS

Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.

En la parábola del hijo pródigo vemos como éste malgasta sus bienes. Su justicia lo llevó a malgastar su herencia, luego renuncia a su justicia y regresa a la casa de su padre. Hasta que nosotros no renunciemos a nuestra justicia, no somos dignos; pero tenemos un Padre de Misericordia. La Misericordia y la Verdad se encontraron, la Justicia y la Paz se besaron.

En la casa de nuestro Padre hay abundancia de Paz.

Génesis 22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham.Y él respondido: Heme aquí.

Se prueba lo que tiene valor, el oro, los diamantes. Dios prueba lo que es de Él, lo que vale. Si estamos pasando por una prueba es porque valemos para Dios. Una de las pruebas más grandes es cuando te piden lo que más amas. La única persona en la Biblia a la que Dios le pide un hijo fue a Abraham, se ha preguntado por qué.

Génesis 21:14 Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.

Dios quería enseñarle a Abraham lo que valía un hijo. Abraham desvalorizó a su hijo Ismael enviándolo a morir al desierto. Dios le dijo que lo sacara de la tienda donde estaban Sara e Isaac, no que lo mandara a morir. El era riquísimo, pudo ubicarlo junto con la madre en un lugar seguro y darles lo necesario para vivir dignamente. Cuidado con desvalorizar cosas, por que donde desvalorizamos, ahí nos pueden probar.

Génesis 22:2 Y dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

Dios le estaba pidiendo que matara, quemara y volviera ceniza lo que más amaba. La buena noticia es que juntamente con la prueba, Dios da la salida. Moriah en hebreo es Mӧriyyáh, Yahewh ve (lo ha hecho ver). Dios lo ha hecho ver por que Él va a proveer. Dios ya tenía visto lo que iba a proveer.

Cuando Dios nos pide algo, ya Él tiene su Moriah. Cada vez que Dios desafía, Él ya vio lo que viene, lo que va a hacer. El Dios que te mira en lo secreto te va a recompensar en lo público. Lo más grande es estar a Sus pies en tu lugar secreto, en tu punto de encuentro con Él. Solo debemos creer y Él nos dirá cómo.

Génesis 22:3-4 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. Al tercer día alzo Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.

Vete al lugar que Dios te dice, aunque tengas que morir al yo. No busques a cualquiera para orar, busca a personas de fe. Dios de la nada puede hacer universos. Dios permite para que aprendas y crezcas. El horno no es malo, es horno de bendición. Dios no va a ser tu todo, hasta que no sea lo único que tengas. Quizás no tienes nada, pero si tienes a Dios lo tienes todo.

Cuando Dios te diga ve y haz lo incongruente, te está mandando a Moriah; y Moriah quiere decir que Él ya lo vio y que Él ya proveyó. Es en lo económico, en la conversión de la familia, en lo que haz visto imposible. Cuando tú vas al lugar que Dios te dijo, ahí te intercepta, es el lugar de encuentro donde vas a ver la unión de dos cosas, lo que Dios ya vio y lo que Dios ya proveyó.

En el punto de encuentro vas a recibir la Misericordia, la Verdad, la Justicia y la Paz que obtienes de Cristo. No las podemos recibir sino amamos a Cristo y actuamos como Él. Queremos actuar a nuestra manera, nos llamamos cristianos pero no queremos actuar como Cristo; solo queremos los beneficios, pero no las obligaciones.

Si alguno quiere ser discípulo de Cristo, tome su cruz cada día, niéguese a si mismo y sígalo. En los puntos de encuentro Dios nos dice lo que no habíamos entendido por años, encontramos la respuesta extraordinaria de parte de Dios. Todo punto de encuentro tiene una provisión, Cristo Jesús.

Pidámosle a Dios que nos enseñe a buscar nuestro lugar secreto, a no quejarnos, a ir con Él, a estar a Sus pies y derramar nuestra alma delante de Él, que nos enseñe a antes de pedir, darle. A decir Padre nuestro, que estás en los cielos. Enséñame a levantar Tu nombre en alto, antes de pedirte el pan como siempre he hecho.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.