Diseños de Dios para salvar familias II

Isaías 60:1 Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

Un doble llamado: Levántate y resplandece.

Desde hace 2,700 años Dios le dice a su pueblo que se levante y resplandezca, ¡cuanto más ahora que la noche está más oscura y que está pronto a amanecer!.

Luego nos pinta el panorama del mundo:

Isaías 60:2 Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

Primero una orden de hacer dos cosas: levantarse y resplandecer, y luego dice que en el mundo ocurren dos cosas: tinieblas cubriendo las tierras y oscuridad las naciones.

En la primera entrega de este tema hablados de como Noé salvó a su familia:

Hebreos 11:7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

Noé tuvo que ser advertido, pero nosotros no necesitamos que nos adviertan, la Palabra dice claro lo que va a acontecer en el último tiempo.

Vimos que Noé era perfecto en sus generaciones, palabra que se deriva de la palabra Gen. Noé era descendiendo de personas que habían conocido a Dios. Su tatarabuelo Enoc abrió la brecha de bendición, él luego de 65 año caminando en su carne, engendró a Matusalén y caminó con Dios 300 años.

Matusalén tuvo a Lamec y esté a Noé y Dios caminó con Noé. Así como Timoteo heredó la fe de su abuela y de su madre, Noé heredó la de su tatarabuelo, pero además él fue dedicado por su papá con propósito a Dios.

Pero no todos venimos de generaciones de cristianos, no todos somos perfectos en nuestras generaciones, podríamos decir que Noé traía en sus genes el buscar de Dios. ¿Pero, y qué de los que no tenemos esa herencia?

LA FE DE RAHAB LA RAMERA SALVÓ A TODA SU CASA

Hebreos 11:31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

Rahab por la fe no pereció. En Jericó había un mesón donde llegaban los hombres y Rahab era la dueña y ejercía algún tipo de prostitución. Pero ella tuvo fe en el Dios vivo. La vida de Rahab es para mostrarnos que no importa quien hayamos sido, Cristo nos perdona y tu bendición será para ti y para tu casa. Dios puso este ejemplo para que sepamos que no importa nuestro origen, Cristo hace nuevas todas las cosas.

En Hebreos 11 solo aparecen dos nombres de mujeres: Sarah y Rahab. De Sarah dice la Biblia

Hebreos 11:11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.

Una cosa es recibir y otra es dar a luz lo que Dios te prometió. Pero ella no siempre fue Sarah, antes fue Sarai, la mujer que le dijo a su marido, Jehová me ha hecho estéril, ahí está mi criada Agar, tómala y quizás tendré hijos de ella.

Josué 6:17 menciona quien es Rahab.

“Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos.”

Ella se salvó ante la destrucción de Jericó, porque ella creyó. No importa de dónde hayamos venido, cuando Jesús tiene un encuentro con nosotros, hace nuevas todas las cosas.

El elemento común entre Noé y Rahab es la fe, creer que Dios toma lo vi y lo menospreciado. Fe es la única semilla que produce en nosotros dos frutos certeza y convicción. Se producen adentro y los mirarás afuera.

Josué 2:1 Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí.

En esos tiempos era normal que antes de conquistar una tierra esta fuera inspeccionada.

Josué 2:2-3 Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra. Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra.

Rahab era de Jericó, lo normal era que ella estuviera de lado de su pueblo, sin embargo escondió los espías extranjeros.

Josué 2:4-5 Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran. Y cuando se iba a cerrar la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis.

Rahab lo hizo por razones no humanas, sino divinas. El mundo está lleno de tanta calamidad, pero tenemos que agarrar la visión de que se salven los nuestros.

Josué 2:6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre los manojos de lino que tenía puestos en el terrado.

¿Por qué esta mujer hizo este acto exponiendo su vida?

Josué 2:8-9 Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo: Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

¿Cómo sabía ella que Jehová le había dado a Israel la tierra de Jericó? Ella le decía que todos los enemigos de Israel les tenían miedo, porque sabían lo que Dios había hecho por medio de Israel.

Si supiéramos que muchas veces el enemigo sabe más que nosotros y tiembla. Cuando Israel estaba esclavo en Egipto, el faraón mandó a matar a los varones, porque pensaba que los israelitas eran más fuertes y numerosos. Los hebreos no sabían que el enemigo le temía. El enemigo sabe lo que ya Dios nos dio, pero nosotros lo tenemos en duda.

Josué 2:10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido.

¿Cómo sabia ella todo eso? Posiblemente los que llegaban a hospedarse al Mesón de ella, comentaban las cosas que habían sucedido. Esta es la importancia de contar las cosas buenas que Dios ha hecho, ella dijo hemos oído.

Josué 2:11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.

Esa es la fe que tuvo esa mujer.

Josué 2:12 Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura.

Ella no pidió solo para elle sino para su familia. Esa fue la fe que la salvó a ella y a su casa.

Josué 2:15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro.

Josué 2:18 He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre.

Un cordón de una tela de cordón rojo. Ese cordón rojo representa la sangre de Cristo.

Josué 2:19 Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare.

Ellos se comprometieron que el que estuviera en la casa del cordón rojo, no sería tocado.

¿Tiene tu casa cordón rojo de grana?

Josué 6:25 Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó.

No solo se salvó con su familia, sino que habitó entre el pueblo de Israel con una vida nueva, porque Jesús al llegar a la vida de una persona hace nuevas todas las cosas, porque cuando haces algo creyendo, no solo eres bendecida tú, sino tu familia, y Dios se encarga de lo tuyo.

Mateo 1:5-6 Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí. Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.

Cuando eres canal de bendición lo eres para tu casa, tu entorno y tu pueblo.

En la genealogía de Jesucristo aparecen cinco mujeres: Tamar, Rahab, Ruth, Betsabé y María.

Tamar fue una mujer que se disfrazó de ramera, se puso en el camino y su suegro estuvo con ella. Ella le pidió tres cosas: su sello, su cordón, y su báculo rojo de grana. Ella quedó embarazada de él. Cuando el suegro se enteró por los chismes, emitió juicio sobre ella, pero al conocer sus pertenencias se da cuenta de su error y la revindica. (Génesis 38)

Luego Rahab y Ruth, la moabita que Dios redimió en Israel, sigue Betsabé, la mujer de Urias Heteo, y por último María. Las primeras mujeres que aparecen en la genealogía de Cristo: una ramera, otra extranjera de un pueblo del cual Dios había dicho que no entraría a la congregación de Israel y la ultima una virgen, para mostrarnos que Dios endereza todo.

Ella no tenía una genealogía perfecta, pero formó una genealogía perfecta. Dios dejó esa geología para dejarnos saber que en Cristo son nuevas todas las cosas.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.