EL AMOR DE DIOS

1ª a los Corintios 13:4 “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece”

EL AMOR DE DIOS NO TIENE ENVIDIA

Envidia = ofdsalmós de G3700; ojo, por implicación: visión, figurativamente: envidia (por las miradas celosas), envidia.

El problema no es ver lo que la otra persona tiene, sino el sentimiento que albergamos en nuestros corazones al ver que Dios les dio algo.

LO QUE JESÚS ENSEÑÓ SOBRE LA ENVIDIA

Marcos 7:20 “Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.”

Lo que sale de la boca del hombre le puede cambiar su estado de vivo por muerto. Cuando la Biblia habla de contaminar, es como cuando alguien profana una tumba, es cuando alguien va perdiendo la vida por meterse en cosas de muertos, espiritualmente hablando.

Marcos 7:21-22 “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, “los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.”

Contaminar es cambiar algo que está vivo por muerto. Cristo hizo la lista de las cosas que nos contaminant:

1. Los malos pensamientos
2. Los adulterios
3. Las fornicaciones
4. Los homicidios
5. Los hurtos
6. Las avaricias
7. Las maldades
8. El engaño
9. La lascivia
10. La envidia
11. La maledicencia
12. La soberbia
13. La insensatez

Trece cosas que Jesús dijo que salían del corazón del hombre y que lo contaminant. La envidia es la característica número 10 (que es número de prueba) y en total son 13 (que es número de rebelión).

La prueba del hombre es si uno aprende a sentirse contento cuando Dios bendice a otro y no envidioso.

Del corazón salen esas cosas que contaminan al hombre, por eso cuando Cristo entra a una vida lo primero que le cambia y le limpia es el corazón.

El término contaminar tiene que ver con tocar lo que está muerto. Tiene que ver con profanar tumbas, no solo las físicas, sino también las espirituales. Cuando estamos sintiendo envidia estoy profanando la tumba de nuestro viejo hombre. Es perder la vida. Cuando tengo envidia estoy perdiendo la vida de Jesús en mi.

En algún momento de nuestra vida pudimos haber sentido envidia, una cosa es haberla sentido o seguirla sintiendo y otra cosa es eliminarla en Cristo Jesús. Jesús estaba hablando en general, a los hombres fueran cristianos o no cristianos, aun gente creyente pudo haber albergado o alberga envidia.

Marcos 7:23 “Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.”

La envidia contamina. Contaminar es ir perdiendo la vida de Jesús, es profanar lo santo.

EL TERRIBLE INGREDIENTE DEL MAL LLAMADO ENVIDIA

Job 5:2 “Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia.”

Codiciar es desear lo que no es de uno, el terreno, los bienes, la esposa o el esposo ajeno. Muchas veces a la gente le gusta lo ajeno y por eso no disfruta lo propio; y por estar viendo lo ajeno no goza lo que Dios le ha dado.

Uno de los problemas de la envidia es ser codicioso, de ganancias deshonestas, querer tener lo ajeno. Cuidado! Lo que Dios le dio a otro, qué bueno! Bendícelo!

Señor no nos des mucho que nos olvidemos de ti, ni tan poco que blasfememos; danos lo necesario. Estemos contentos con lo que tenemos ahora: techo, sustento. Siempre habrá modelos nuevos de celulares, carros, etc. Cuando compramos un modelo ya está listo el siguiente, si vivimos así siempre vamos a estar codiciando. Aprendamos a estar contentos con lo que tenemos.

Proverbios 14:30 “El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos.”

Salomón describió la envidia como carcoma de los huesos…daña los huesos…es como artritis de los huesos espiritualmente hablando.

Proverbios 27:4 “Cruel es la ira, e impetuoso el furor; mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?”

Sostenerse delante de la envidia de otros, pero a veces también la envidia que puede haber en uno. La envidia es tremenda, si uno le da lugar no se puede sostener frente a ella, por eso como nosotros no podemos hay Uno que nos ayudar a vencer, que nos dice que el amor de Dios no tiene envidia.

La envidia es un pecado, debemos pedir perdón y confesar nuestro pecado.

FACTORES EXTERNOS QUE GENERAN LA ENVIDIA

Eclesiastés 4:4 “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.”

Si usted quiere que no le envidien, no trabaje, sea un fracasado, no haga nada, sea un derrotista, sea una persona que solo da lástima…nadie lo va a envidiar…pero cuando usted trabaja, cuando hace algo para la obra, y si lo hace bien hecho, porque sabe por qué lo hace, para quién lo hace y con quién lo hace…va a haber envidia del prójimo y eso se da en todo lugar.

Cuando el hombre comienza a ser excelente, esto genera envidia en el prójimo. Tenemos que ser excelentes aunque esto genere envidia, pero la recompensa viene de Dios.

En el trabajo, comienzas a descollar, a marcar la diferencia, mientras todos llegan tarde tú llegas puntual o antes, eres honesto; mientras los demás acaban con la empresa tú dices: “Vamos a orar.” No ves el problema, sino la solución. Haz entendido que uno trabaja para Dios, no para ser visto del hombre sino de Dios. El hombre te va a pagar tu salario pero tu recompensa viene del cielo, por que vas a dar un testimonio.

El amor no es ciego, y tiene que aprender a llamar las cosas como son. Preparémonos para ser excelentes y veremos un montón de envidiosos.

La envidia es el castigo que les viene a los mediocres, por no entender, la Gracia que Dios da a Sus pequeños para hacer cosas grandes y excelentes en Él y para Él.

La envidia es la enfermedad que carcome los huesos, a aquellos que no saben aceptar la bendición que el Dios de amor les da a los suyos.

A los que por envidia hablan mal a tus espaldas, dale las gracias, porque eso es señal de que estás adelante.

Salmos 37:1 “No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.”

David escribió esto porque él también sintió la envidia en su vida.

Sabemos que David llegó a ser un hombre conforme al corazón de Dios, pero “llego a ser”, para llegar a ser una joya de oro o de plata se tiene que pasar un proceso. David fue sincero y escribió un Salmo donde habló lo que estaba pasando, porque a muchos de nosotros nos da vergüenza decir que un día tuvimos envidia.

Esto está escrito por un hijo de Dios que no nos impacientemos a causa de los malignos ni tengamos envidia de los que hacen iniquidad. Vemos gente que anda haciendo mal y prospera y uno de Cristiano nada.

Salmos 37:2 “Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se secarán.”

En otras palabras, esa hierba verde que se ve linda, como no tiene sustento, no tiene raíz, en pocos días se seca; lo que pasa es que nos están preparando, nos están haciendo ver que tenemos envidia.
Lo primero que el Señor para darnos victoria quiere enseñarnos, es a quitar la envidia.

La envidia quedó como ingrediente número10 de lo que sale del corazón, porque es una prueba, pero podemos vencer con Cristo y que nos digan prueba superada.

CLAVES DE DIOS PARA VENCER LA ENVIDIA

Lo primero es que si estoy sintiendo envidia de gente mala que les va bien, sin ver sus vidas reales, debo recordar lo que dice el Señor de ellos: “No hay paz para el impío”.

Salmos 37:3 “Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.”

Claves de parte de Dios para vencer la envidia:

Clave No. 1 “Confía en Jehová”

Clave No. 2 “Haz el bien”

En este salmo aparece ocho veces que vas a tomar o apacentar la tierra y ocho te habla de un reinicio.

Salmos 37:4 “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.”

Clave No. 3 “Deléitate en Jehová”

Deleitarte en Jehová es que te guste estar en Su casa, que te guste hablar con tu Creador, que te guste la Palabra de Dios, que en ella medites de día y de noche, que te deleitas en la ley de Dios, que encuentres como miel los dichos de Su boca.

Él te concederá las peticiones de tu corazón, entonces tienes que tener peticiones de tu corazón, tienes que pedir en el orden de Dios para glorificar, tienes que saber que quieres.

Salmos 37:5 “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará.”

Clave No. 4 “Encomienda a Jehová tu camino”

Es decirle a Dios: Señor este es mi camino, Te lo encomiendo, y si me quiero ir por otro camino llévame hasta el tuyo

Clave No. 5 “Confía en El Señor”

Señor Tú me dijiste, yo confió, porque si Tú comenzaste la obra la perfeccionas hasta el fin.

Hay gente que solo busca profundidades de la Biblia y no la sale a la orilla; pero lo que puedas pescar en las profundidades si no lo sacas a la orilla se pudre.

Salmos 37:7 “Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades.”

Clave No. 6 “Guarda silencio ante Jehová”

A veces ante Jehová empezamos con los ¿Y por qué Señor?, ¡Te reclamo!, ¡Te demando! ¡Señoooor!… Guarda silencio, porque Él de arriba sabe lo que está haciendo.

Debemos aprender a guardar silencio, es entender que lo que podamos estar pasando, Dios lo está permitiendo con propósito,

Clave No. 7 “Espera en Él”

No es en los hombres, no en el amigo, Dios puede usar personas, puede usar lo que Él quiera, pero espera en Dios.

Clave No. 8 “No te alteres con motivo del que prospera en su camino”

Porque cuando estamos alterados no logramos concentrarnos.

Salmos 37:8 “Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo.”

Clave No. 9 “Deja la ira”

Clave No. 10 “Desecha el enojo”

No queremos soltar cosas y luego no entendemos porque Jehová no nos bendice.

Clave No. 11 “No te excites en manera alguna a hacer lo malo”
La pregunta que le hago es: ¿Usted cree que Dios bendice a una persona envidiosa?, por eso es que es la prueba y la prueba se vence con El Señor que nos da Su gracia.

Salmos 37:9 “Porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.”

Clave No. 12 “Esperar en Jehová”

Esperar porque al final siempre dice que vas a heredar la bendición de estar en ésta tierra.

EL AMOR DE DIOS NO ES JACTANCIOSO

1ra Corintios 13:4 “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;”

Jactancioso=perpereúomai (jactancioso, fanfarrón; G4008); jactarse, fanfarronear

Los Jactanciosos son gentes que hacen mucho ruido porque están vacíos y la gente vacía es la que necesita llamar la atención.

Salmos 49:6 “Los que confían en sus bienes, y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan”

A final de cuentas eso no le sirve de nada porque sea jactancia o sea realidad sin Dios nada te sirve.

Jactarse es glorificarse a uno mismo, es hablar con envanecimiento y presunción y hablar sobre todo de sus propias obras.

Jactarse es hablar con orgullo, enorgullecerse y hacer alarde de lo que se posee.

Proverbios 25:14 “Como nubes y vientos sin lluvia, así es el hombre que se jacta de falsa liberalidad.”

Personas que se jactan de haber hecho cosas y muchas veces nunca han hecho nada, y vemos un ejemplo de un Goliat que cuando vio a David lo tuvo en poco, pero Dios lo tuvo en mucho.

1 Samuel 17:42-43 “Y cuando el filisteo miró y vio a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer. Y le dijo el filisteo a David: ¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses”

David solo llevaba su cayado y su onda, pero Goliat vio más de uno, porque dice “tu vara me infundirá aliento”, era la vara del Señor.

1 Samuel 17:44 “Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo”

Mientras David ante todas esas maldiciones estaba confiado porque el sabia que ya Dios lo había bendecido y cuando Dios te bendice, los jactanciosos te pueden maldecir pero a ti no te llega, porque “bendeciré a los que te bendicen, maldeciré a los que te maldicen, ninguna arma contra ti conspirará, el que conspirare contra ti, sin mí lo hará” dice El Señor.

Lo contrario a la jactancia es la humildad. Debemos ser imitadores de Cristo en esto.

EL AMOR DE DIOS NO SE ENVANECE

Envanecerse = fusioó (G5449) De soplar; inflar, i.e. (figurativamente) ser orgulloso (altanero), andar envanecido, envanecerse, hincharse.

Mucha gente era sencilla cuando no tenia, pero cuando obtiene se envanece, se infla

1 Corintios 5:1 “De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles; tanto que alguno tenga la mujer de su padre.”

Esta porción de la escritura nos habla de un hijo que era amante de la madrastra, y lo tremendo era que no era a escondidas, lo sabían los Corintios, los lideres, pero no lo miraban, porque la vanidad pone ciega a la gente, porque lo que está viendo es su orgullo, su autosuficiencia y su vanidad.

1 Corintios 5:2 “Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?”

Ellos no lo quitaban, lo dejaban en su vanidad, ¿Y qué era lo que había vuelto a Los Corintios vanidoso?

-La razón por la cual no quitaban al que estaba haciendo ese pecado, era porque estaban envanecidos. Se explica aquí:

1 Corintios 1:5-6 “Porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en Él, en toda Palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros”

Tenían palabra, tenían conocimiento y el testimonio de Cristo estaba confirmado en ellos.

1 Corintios 1:5-6 falta 7 “De tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo”

Una iglesia enriquecida, pero cuidado, porque cuando tenemos palabra, tenemos alabanza, tenemos dones, y no le damos la gloria a Dios, nos envanecemos, nos volvemos ciego.

Y esto que se aplique en la iglesia, en la empresa, en el estado, y en cualquier nación porque es Palabra de Dios.

ISRAEL ENVANECIDO DEJANDO AL DIOS DE SU SALVACION

Israel se envaneció, después de ver abierto el mar rojo, Dios les dio palabra, y los volvió envanecido, cuidado con la vanidad ese es un enemigo terrible

Deuteronomio 32:15 “Pero engordó Jesurún, y tiró coces (Engordáste, te cubriste de grasa); Entonces abandonó al Dios que lo hizo, y menospreció la Roca de su salvación.

Jesurúm era el nombre poético de Israel, primero era Jacob, después Dios obró y le cambió el nombre a Israel, pero cuando ya era prosperado, abundado, le llamaba Jesurúm.

Jesurúm es cuando ya tenemos todo, tenemos palabra, nos acomodamos, nos engordamos, nos hinchamos por lo que tenemos, esto nos lleva a dejar la roca de nuestra salvación.

Deuteronomio 32:15 (BAD) “Jesurún engordó y pateó; se hartó de comida, y se puso corpulento y rollizo. Abandonó al Dios que le dio vida y rechazó a la Roca, su Salvador.”

¿Quién es la Roca?: Cristo. ¡Cuidado!, cuando nos envanecemos con lo que tenemos, todo se puede quemar, pero la vida en Cristo y tus acciones están escritas en el libro de la vida y eso no se quema. Tu nombre está escrito en el libro de la vida, pero también tus acciones están en el libro de las obras, porque por la eternidad lo que hiciste para Dios en humildad, en mansedumbre, en fe, eso queda escrito, es tu galardón.

Lo que hace la vanidad, es que cuando uno se envanece pierde el foco de Dios.

Deuteronomio 32:16 “Le Despertaron a celos con los dioses ajenos; Lo provocaron a ira con abominaciones.”

Cuando la gente se envanece, ya Dios no es suficiente y comienza a buscar fuentes, y busca dioses ajenos y hasta hace ídolos, incluso ídolos humanos, nunca permitamos ser ídolo o tener ídolos; “La hornaza prueba al oro y la plaza, pero al hombre lo prueba la boca del que lo adula”.

Deuteronomio 32:17 “Sacrificaron á los demonios, y no á Dios; a dioses que no habían conocido, A nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres.”

Hasta donde lleva la vanidad, Israel quedó como ejemplo a nosotros para que no hagamos las cosas que ellos hicieron.

Deuteronomio 32:18 “De la Roca que te creó te olvidaste: Te has olvidado del Dios tu creador.”

Ahora aun hay envanecidos, por eso mi oración es por la paz de Jerusalén, porque entiendo que es un pueblo bendecido por Dios, pero la paz de Jerusalén se llama Cristo; “Si hueras conocido quien es tu paz”, no es solo la paz sobre la guerra, tenemos que orar para que se les revele Jesús.

Hay gente que califica a algunos como los malos, y somos malos todos porque en Adán todos pecamos, no hay bueno ni uno solo, todos necesitamos a Cristo, y Cristo murió por Hebreos, por incircuncisos, por musulmanes, murió por todos los hombres.

Se están salvando en muchos países musulmanes, jóvenes que han visto toda esa religiosidad y ya están hastiados y ya les abrieron por los medios de comunicación y han conocido a Jesús.

EL AMOR DE DIOS NO DEBE TENER

– No debe tener miradas celosas

– No tener Envidia: No envidies, bendice y Dios te va a dar lo tuyo. Preguntémosle al Señor ¿Qué es lo que provoca en mi corazón envidia? Porque ese no es Tú amor y necesitamos Tú amor para no tener envidia nunca en mi corazón. Yo agradezco que Tú bendigas porque el sol sale para buenos y para malos.

– No ser Jactancioso: No andar luciendo lo que no tengo, presumiendo, porque no valgo por las cosas, yo valgo por Ti. Señor enséñanos a ser humildes, no fanfarrón.

– No envanecerse: No ser altanero, porque la vanidad lleva a ceguera espiritual y alejarnos de Ti.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.