El Deber Triple de la Vida

 

Salmos 139:16 “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.”

Ni tú ni yo somos un accidente. Yo recuerdo que una tía mía se embarazó a una edad avanzada y a mi prima nosotros le pusimos el chepaso (la casualidad). Muchas veces nosotros creemos que muchas personas o incluso nosotros mismos, somos un accidente, pero no es así, todos tenemos un propósito y si entendemos esto, podemos entender cuando el salmista dice: mi embrión vieron tus ojos. Eso significa que Dios puso Sus ojos en él desde antes de nacer.

El período embrionario llega hasta las ocho semanas de embarazo, entonces si el embrión vieron los ojos del Señor, eso significa que Dios vio a esa persona desde la fecundación. Continúa diciendo: “y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas”, es decir, que antes de que el espermatozoide y el óvulo se juntaran para que te formaras, en el libro de Dios ya tú estabas escrito, pero además todas aquellas cosas que luego fueron formadas. Primero te pensó y luego te hizo, por eso Él es el Arquitecto del universo.

Un arquitecto primero diseña y luego plasma en un papel lo que está en su mente. Primero estuviste en la mente de Dios antes de que existieras, entonces, algo que es planificado de esa forma no es un accidente.

Luego dice el salmista que todas las cosas fueron formadas sin faltar una de ellas, es decir, que Dios en Su libro estableció que tú fueras de un color, una estatura, con determinado color de los ojos, que fueras varón o hembra, lo que quiere decir que nadie puede cambiar lo que es desde que Dios lo formó.

Salmos 138:8 “Jehová cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; no desampares la obra de tus manos.”

Parte de la voluntad de Dios para nosotros es que sepamos que no somos un accidente, ni una casualidad, sino que estamos vivos porque Él lo quiso y ha puesto en nosotros la necesidad de saber cuál es el propósito para el cual fuimos creados.

Hay mucha gente que se pasa la vida diciendo que no sabe para qué está vivo, pero yo te voy a decir para que estás vivo: para la alabanza de la gloria de Dios, y quiero decirte esto:

Dios se encargó de escribir en Su libro cada detalle de nosotros, de como Él esperaba que termináramos siendo.

No sólo diseñó lo físico, sino que ha establecido un plan para cada uno y en Su divina voluntad se cumplirá.

Dios no abandona la obra de Sus manos y El va a seguir hasta el fin, no se va a detener. Entonces en el pasaje que vimos del Salmos 138: 8, David tenía una triple garantía que usted y yo tenemos. Esta garantía que le permitía saber que no es un accidente o un producto de una casualidad, de que un óvulo se encontró con un espermatozoide, y de ahí salimos, y eso no funciona así, porque Dios es el dador de la vida y Él sabe cuándo, cómo y dónde. Hay gente que dice: por qué yo no nací en Suiza? y es porque no encajas en ese lugar.

David tenía una triple garantía:

1: Él cumplirá Su propósito en mí: David sabía que Dios iba a cumplir su propósito en él. Eso se llama seguridad, que no estoy suelto, como si nadie se preocupara por mí, pero Dios se preocupa de mí, Él me cuida. David estaba Claro que era un instrumento de Dios.

2: Tu misericordia es para siempre.
3: Tú no desampares la obra de tus manos.

EL DEBER TRIPLE DE LA VIDA: APROPIACIÓN, FORMACIÓN, DONACIÓN

APROPIACIÓN

La apropiación: Debemos aprender a tomar lo que Dios quiere que tomemos, que peleemos la batalla que Dios quiere que peleemos, y que vayamos a conquistar la tierra prometida que Dios ha puesto delante de nosotros sin ver los gigantes que hay en ella, que nosotros seamos capaces de permitir que Su voluntad se haga en nuestra vida y no hay excusa de edad. Yo quiero ser un Caleb que a los ochenta años dijo: Dame ese monte que yo lo conquisto. Esto no depende de la edad que tienes, ni de tu sexo, Dios pone delante de ti tareas que te competen, en nuestra vida espiritual deberemos de tomar territorios.

Para poder apropiarnos de lo que Dios quiere en nuestra vida, para poder tomar la tierra que Dios nos da, lo primero que debemos de hacer es recibir instrucción, y es cuando aquí se pone difícil la cosa, porque el gran problema es cuando yo pienso que me las sé todas, que de ese o esa yo no recibo. Tenemos que tener un corazón dispuesto a recibir instrucción y saber que Dios va a usar de alguna manera a alguien que nos instruya, y la instrucción lleva disciplina que a muchos no nos gusta, podríamos soportar que nos enseñen, pero no que nos disciplinen.

Proverbios 4:13 “Retén el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida.”

Mucha gente rechaza el consejo sin saber que es en la multitud de consejos que se halla la sabiduría.

De las cosas más difíciles de enfrentar es cuando tenemos que hablar con alguien que cree que se las sabe todas, y no importa cómo te dirijas a él, siempre tiene una respuesta, se lo puedes explicar de la forma que sea y siempre hay una justificación o un porque. Rechazan el consejo, uno de los peores errores que alguien puede cometer es pensar que no necesita el consejo de nadie, ni siquiera el de Dios.

Muchas veces cuando nos instruyen los padres y nos dicen no, es Dios que lo dice. El no más grande de la historia me dio la salvación, y fue cuando Jesús en el Getsemaní dijo: Padre, si quieres pasa de Mí esta copa y el Padre dijo no. Ese no del Padre nos tiene aquí.

Proverbios 15:22 “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman.”

Busca consejos, sé sabio, pero debes de ver en quién buscas el consejo, porque también hay que tener sabiduría para eso, la guía de Dios para saber a quién le pregunto.

Cuando hablamos de apropiarte, tomar de lo que Dios te quiere dar. es también que debes apropiarte de las oportunidades que la vida te da.

Lucas 19:13 “Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas y les dijo: Negociad entre tanto que vengo.”

Dios pone en tus manos tus diez minas y Él lo que espera es que tú y yo tomemos esas minas y que la hagamos producir, el problema donde está es que yo no quiero la mina que tengo porque quiero la del otro.

Esta parábola de las diez minas nos habla de ser buenos administradores de lo que Dios nos ha dado, y cuando hablamos de buenos administradores es ser buenos administradores de todo. Padre de familia que estás aquí ¿eres buen administrador con tus hijos y cada cosa que Dios te ha dado?

Dios en Su soberana voluntad da a cada cual talentos para ponerlos en práctica. Lo que hagamos con eso traerá beneficios o pérdidas.

Tú y yo no vamos a ir al juicio final, estamos exonerados, vamos a otro lugar, al tribunal que tú y yo vamos es para galardones. Hay un juicio de Cristo y del Padre, y ahí nos van a juzgar por lo que hicimos con lo que Cristo nos dio, cómo lo administramos, cómo lo trabajamos.

El deseo de Dios es que nos apropiemos de lo que Él nos ha dado y vivamos contentos con eso. Hay tanta gente que no disfruta lo que tiene, por vivir amargado y llorando por lo que no tiene, porque estamos pendientes de lo que le están dando al otro y eso el enemigo lo utiliza, y convierte la bendición que Dios me quiere dar en envidia.

Dios le da más al que vive agradecido en lo poco.

Dios no nos quiere conformista, sino que Él nos quiere siempre anhelando más, pero estando contentos con lo que Él nos ha dado, con lo que tenemos.

En ninguna parte de la Biblia nos dicen que Dios quiere que estemos estancados, Dios quiere que siempre avancemos. Hay una diferencia entre conformismo y contentamiento, Dios quiere que vivamos contento con lo que tenemos, pero esperando más.

Apocalipsis 22:17 “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.”

Tú y yo necesitamos de Él, el agua de vida. Todo ser humano tiene sed, la misma sed que tuvo la samaritana, y Cristo le dio el agua que la convirtió en otra mujer.

Beber del agua de vida es apropiarnos de la salvación, vivir por ella y saber que es un don gratuito de parte de Dios y que nos fue dado en la cruz y sólo por gracia.

El que es de Dios de verdad, bebe del agua de vida, y no sólo bebe del agua de vida, sino que grita, clama, vocifera y dice ven Señor Jesús.

FORMACIÓN

Lo segundo que Dios espera que nosotros tengamos es formación. Varias cosas se oponen a la construcción que Dios está haciendo en nuestras vidas, lo que usa el enemigo para impedir la obra que Dios está haciendo en tu vida y en mi vida. Una de ellas es los viejos ideales.

1 Pedro 1:14 “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia.”

Antes pecábamos por ignorancia, ya no pecamos por ignorancia porque ahora tenemos libre albedrío, el que está en la calle (quien no ha aceptado a Cristo) no tiene libre albedrío ni el conocimiento para saber lo bueno y lo malo, porque el que está en la calle está muerto y su espíritu está muerto. Debemos de nacer de nuevo del agua y del Espíritu y si debemos nacer de nuevo significa que nuestro espíritu estaba muerto, esto se lo explicaron a Nicodemo (Juan 3: 1-21).

1 Pedro 1:15-16 Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

Nosotros pensamos muchas veces que la santidad es solamente: no adulterar, no robar, no matar. La santidad tiene que ver con lo que sale de tu boca, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Santidad significa mantenerse de forma total dedicados a Dios, separados para Su uso especial y apartados del pecado y de su influencia.

No podemos ser santos por nuestro propio esfuerzo, necesitamos al Espíritu Santo para lograrlo.

La santidad es un regalo de Dios, no es una areola, es un tipo de vida y es directamente proporcional a nuestra consagración. Santo es apartado. Santo fulano no existe, santos somos todos los que nos apartamos para El Señor, es algo que viene del Padre. Esa santidad nos la dan y se va a desarrollar de acuerdo a nuestra consagración. La palabra de Dios dice sed santos porque Yo soy Santo. La santidad viene por la sangre del Cordero.

Dios construye en nosotros transformando nuestra vida

Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

No debemos de conformarnos a lo que este siglo nos ofrece. Somos una obra en construcción, que necesitará arreglos, cortes, que se deshagan alguna partes que no están quedando de acuerdo al plan original.

No podemos decir que Dios ha terminado la obra con nosotros, somos el barro y Él es el Alfarero, somos vasos en construcción. Dios va a permitir en nuestras vidas circunstancias y pruebas para formar en nosotros Su carácter y la vida nuestra va a estar supeditada a esa construcción que Dios quiere hacer en nosotros, por eso Él quita y pone personas en nuestra vida en Su soberana voluntad, aunque nos duela.

Un ejemplo de esto es David con Mical. Nunca estuvo en la voluntad de Dios que David estuviese con Mical, eso fue un invento de Saúl que a David le agradó. Cuando David estuvo huyendo de Saúl, éste le dio a Mical a otro hombre. Cuando David comienza a reinar, lo primero que hizo fue preguntar por Mical (El nombre de Mical significa lazo) e hizo que se la llevaran, pero sabemos que esa relación terminó mal cuando ella tuvo a David a menos cuando lo vio danzando para El Señor. Hay lazos en nuestras vidas que Dios nos lo quiere quitar pero nosotros insistimos en mantenerlos.

Lo que este mundo nos ofrece es la salida fácil, el placer que embota los sentidos, que quiere que sólo busquemos lo que no tiene valor en sí mismo, sino lo banal, perecedero, lo que no dura sino que termina pronto.

Tú y yo somos una obra en construcción ¿Pero quién ha visto un edificio en construcción bonito? el único que lo ve bonito es el dueño o el arquitecto, porque saben cómo quedará. Dios como nuestro arquitecto precioso, se goza por como vamos a terminar.

DONACIÓN

Lo tercero que veremos es dar, lo primero que debemos de hacer es dar de gracias.

Mateo 10:8 “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.”

Cristo menciona tres cosas que hablan de poder en quien las haga:

1- Sanar enfermos: Físicos y también lo espirituales.
2- Resucitar los muertos, de los dos tipos.
3- Echar fuera demonios.

El gran problema de hoy día es que vemos a muchos hacer estas cosas, y se les olvida que es por gracia. Por esto hasta cobran para ser vistos, cobran para dar la Palabra, o la alabanza, poniéndole precio a lo que no lo tiene.

Personas que dicen: para yo ir a una campaña me tienen que pagar miles de dólares, pero ¿a Cristo cuánto le pagaron para ir a la cruz? existen determinados salmistas que cobran mucho dinero hoy en día, y las exigencias que hacen. Hay personas en el mundo artístico cristiano que en los contratos estipulan el tipo de vehículo en que hay que transportarlos, hay personas que piden niñeras para los hijos, hay muchas cosas que se están moviendo hoy en día porque le están poniendo precio a lo que es de Dios.

1 Pedro 4:10 “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”

Dios quiere que cada quien sea buen administrador de los dones que Él pone en nuestras manos.

Hay algo seguro, Dios tiene dones para todos Sus hijos, Él no tiene hijos favoritos a quiénes da más y a quiénes da menos. Él te da el don que tú puedes manejar.

La clave es aprender a vivir contento con lo que tengo y compartirlo con los demás. Siempre habrá alguien más necesitado que yo y puedo dar de lo que Dios me ha dado.

La bendición de dar

Hechos 20:35 “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

Una clave para encontrar la felicidad es aprender a ser feliz a otro.

Nuestro sentido de egoísmo quiere que seamos nosotros los que salgamos siempre beneficiados. Por esto hay personas que lo primero que ven ante cualquier situación es cómo se benefician ellos primero y luego el resto.

El ejemplo máximo para nosotros en este aspecto es Cristo mismo.

Gálatas 1:3-4 “Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo,
4 el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.”

Si sabes que tu hermano tiene necesidad dale, si ves que tu hermano está en alguna situación, ve y ayúdale, quizás no le puedas dar nada económico, pero dale una palabra de aliento, la cual no tiene precio y no cuesta.

Conclusión

El deber que tenemos tú y yo en nuestra vida es triple.

1-Apropiarnos:

De la instrucción.
De todas las oportunidades que Dios nos da.
Del agua de vida.

2-La formación

El peligro de los viejos ideales
La transformación de vida.

3-Donación
De gracia, gratuitamente.
Como mayordomos, administradores.
La bendición de dar.

Debemos de hacerlo todo de acuerdo al libro, tenemos que ser instruidos, hay un manual (La Biblia que habla la Palabra de Dios) para guiarnos, tenemos que apropiarnos de todas las oportunidades que Dios nos da, tenemos que apropiarnos del agua de vida que nos calma nuestra sed.

Cristo nunca dijo que sería fácil, Él dijo que estaría contigo todos los días de tu vida, conquistar la tierra no va a ser fácil, para apropiarte de tu bendición quizás tendrás que pelearla, pero si Dios está contigo, ¿quién contra ti?, es tuya!. Hay bendiciones que si las obtenemos tan fácil, las despreciamos, porque a lo que nada nos cuesta hagámosle fiesta (dice el refrán).

El ciego de nacimiento al que Jesús sanó, hasta sus padres dijeron: él es grande, pregúntele a él, porque los fariseos y los religiosos de la época le cayeron arriba porque trataban de invalidar el milagros que hizo Dios en él, pero lo más tremendo es que, unos del otro lado dijeron: él es, esto lo que significa es su pasado.

Posiblemente mis amigos del mundo me ven en la iglesia y dicen éste es José Arturo y éste no era el que hacía conmigo esto, esto, esto, “él es” ese es mi pasado, lo que yo hacía.

Pero otros al ciego de nacimiento dijeron a él se parece, “a él se parece” significa que ya había gente que vieron el cambio pero dijeron “Este era el”, pero mira cómo habla, mira cómo piensa, ya no hace las cosas que hacía antes, ese es el presente.

Pero el ciego de nacimiento dijo: “Yo soy” que ese es el futuro, porque esa es la obra de Cristo terminada en su vida.

Te bendigo para que esté triple propósito se cumpla en tu vida, que te apropies de la bendición que Dios te ha dado y pelees por ella en el nombre de Jesús, que tú permitas que Dios te forme a través de Su Espíritu, que forme el vaso que El quiere formar y te bendigo para que extiendas tu mano al necesitado, no sólo en lo material, sino en lo espiritual y emocional. Hay mucha gente que necesita un abrazo, qué necesita un te amo, un tú eres importante, con eso se le arregla el mundo y no necesita dinero, te bendigo en el nombre de Jesús.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.