El Reino de Dios y Su justicia

Hay personas que asocian la justicia de Dios con juicio, pero nuestra justicia es Cristo Jesús. El no vino a condenar al mundo, Cristo vino para que el mundo fuera salvo por medio de Él. Jamás Dios nos va a dar algo para dañarnos; si nos dio a Su hijo juntamente con Él nos dará todo.

Salmos 65:4 (RV60) “Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en tus atrios; seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo.”

Habitar en sus atrios es estar en la casa del Padre, vivir en comunión con Él, con el Hijo y con el Espíritu Santo. Si nos congregamos en la casa de Dios seremos bienaventurados y seremos atraídos hacia Él, saciados del bien de Su casa, de Su santo templo.

Cuando estamos alabando a Dios, unánimes, juntos, ministrando nuestra cabeza que es Cristo, desciende el buen óleo para los que se congregan, y ahí envía Jehová bendición y vida eterna. Hay un bien en la casa de Dios.

Salmos 65:5 (RV60) “Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia, Oh Dios de nuestra salvación, Esperanza de todos los términos de la tierra, Y de los más remotos confines del mar.”

Dios nos responderá con tremendas cosas en Su justicia.

MAS BUSCAD PRIMERAMENTE

Mateo 6:33 (RV60) “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Para buscar primeramente, hay que conquistar el corazón de Dios; hay que establecer prioridades. Se nos manda a buscar el Reino de Dios y Su justicia, que no es cualquier cosa. Haciendo esto aprendemos a descansar, porque sabemos que todas las otras cosas nos serán dadas.

Él aparentemente se esconde, pero se deja encontrar por los que anhelan buscarlo. Por eso Dios nos dice: “fui hallado de los que me buscaban, me dejé encontrar de los que andaban en pos de mí.”

Buscar primeramente te habla de prioridades. En el Reino de Dios y en la vida de una persona debe haber prioridades. Por lo que la primera cosa que debemos establecer es el Reino de Dios y Su justicia, y el Reino de Dios es que sobre todo lo creado Él gobierna; y Su justicia se refiere a Cristo en nosotros, esperanza de vida.

Necesitamos saber lo que esto significa: Él gobierna sobre todas las cosas. Si hay un reino hay un Rey, el cuál es Cristo. Si hay un Rey debe haber también súbditos, los cuales se entiende que deben obedecer. Los súbditos obviamente somos nosotros.

El súbdito obedece; el Rey emite decretos, pero a veces los súbditos queremos mandar al Rey. Esto se ve hasta cuando se dice el Padre Nuestro: venga tu reino, hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo; sin embargo, lo correcto según la Palabra es: hágase Su voluntad en el cielo como en la tierra. ¿Cómo se va a hacer la voluntad de la tierra en el cielo? si es todo lo contrario. Orar es traer la voluntad del cielo a la tierra.

La clave es aprender a saber cuáles son mis prioridades. ¿Pero cuáles son todas las cosas que nos serán añadidas?

LA JUSTICIA DE DIOS QUE NOS TRAE AÑADIDURAS

EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

Mateo 6:24 (RV60) “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

Todo comienza con servir a dos (2) señores, porque se amará a uno y se aborrecerá al otro, o viceversa. Para entender que significa buscar primero el Reino de Dios y Su justicia, hay que referirse a servir a dos (2) señores. Se establece que no podemos servir a Dios y a las riquezas. Sabemos que Dios mismo dice que el amor al dinero es la raíz de todos los males.

Mateo 6:25 (RV60) “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”

El afán viene de una palabra que significa “merinma”: dos (2) pensamientos a las vez, estar dividido. El afán de vida Jesús lo resumió en cinco (5) tipos:

1.-Por nuestra vida.

2.-Lo que habremos de comer.

3.-Lo que habremos de beber.

4.-Por nuestro cuerpo.

5.-Por lo que habremos de vestir.

Para quitarte estos cinco (5) afanes en los cuales cualquier persona puede caer y el enemigo aprovecharse, y hacer que sirvas a dos (2) señores, lo primero que tienes que hacer es establecer prioridades. ¿No es la vida más que el alimento?. Entonces lo que Jesús está diciendo es que en este año 2015 aprende a darle prioridad a tu vida y a valorarla.

El Señor no nos manda a preocuparnos, sino a ocuparnos. Si la obra es tuya, preocúpate, pero si es de Dios, ocúpate: en la oración, en la palabra, en las buenas obras.

Mateo 6:26 (RV60) “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”

Esta es la terapia que Jesús dispuso para quitar los afanes: Debemos ver las aves del cielo, y se nos manda a mirarlas para que tengamos que levantar la vista al cielo. Ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros. En otras palabras, si Dios se preocupa por las aves, que no hacen nada de esto, ¿no valemos nosotros mucho más que ellas?. Si Dios cuida de las aves también cuidará de nosotros.

Cristo no murió por las aves, pero sí por nosotros. Muchos afanes vienen por no encontrar nuestro valor en Dios. Tú y yo valemos más que un ave.

Mateo 6:27 (RV60) “¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?”

Un codo es aproximadamente 45 centímetros. Algunas personas que cuestionan por el hecho de que no nacieron con ojos azules, o en otro país. Demos gracias a Dios que nacimos con ojos. No debemos afanarnos cuando no está en nuestras manos la solución.Hay afanes imposibles. Hay que aceptar la realidad, si no somos tan agraciados.

Mateo 6:28-29 (RV60) “Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.”

Con el vestido vemos el mismo principio que se nos da con las aves.

Continúa el versículo 30: “Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?” La conclusión es que tenemos afán por nuestra falta de fe. Son enseñanzas sencillas pero poderosas.

Versículo 31: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?”

Ahora el afán es interno. El mismo se expresa a través de la boca. Comenzamos a confesar las cosas que creemos que nos faltarán.

Versículos 32-33: “Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Dios sabe de qué tenemos necesidad. Nuestra paz está en saber que todas las cosas que necesitamos (y que el Padre lo sabe) nos serán añadidas para que tengamos una vida en abundancia.

Jesús nos habló de cinco (5) afanes, y los mismos se vencen entendiendo que valemos mucho más para Dios.

Mateo 6:31 cita: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” Ahora nos habla de un afán interno, y para hablar las palabras se utiliza la boca; con ella confesamos lo que suponemos no vamos a tener, a decir ataduras. Los gentiles (personas sin Dios) buscan estas cosas, pero nuestro Padre Dios sabe de qué tenemos necesidad. ¿Para qué afanarme, si mi Papá sabe y me puede dar eso y más? Es conocer a Dios como Papá y conocer el valor que tenemos en Èl.

El versículo 33 termina diciendo: “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Cuando busco el Reino de Dios y Su justicia va a venir la vida en abundancia, la comida, la bebida, el vestir, pero como una añadidura, no como un afán.

Mateo 6:34 (RV60) Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Personas que están afanadas por el 2016 y estamos comenzando el 2015. No te afanes, OCÚPATE.

EL REINO TIENE AL REY DE REYES

Apocalipsis 19:11-13 (RV 60) “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.”

El Señor se llama FIEL Y VERDADERO. Así debemos conocer a Jesús. Ahora debemos conocerlo como el accionar de Dios. Mientras nosotros somos infieles, Dios permanece fiel y verdadero.

Continúa el versículo 16: “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SENOR DE SENORES.” Aquí se le llama Rey de Reyes y Señor de Señores.

MIENTRAS ÉL ES NUESTRO REY

Cantares 1:12 (RV60) “Mientras el rey estaba en su reclinatorio, mi nardo dio su olor.”

Muchos confundimos la justicia de Dios con nuestra justicia. Mientras Él sea mi Rey, mi nardo va a dar su olor. Ese es olor de Él. Es Su justicia no la nuestra.

En el caso de Job, Dios dijo en Su Palabra que no había visto un siervo más justo, temeroso, apartado del mal que Job, pero éste justo del que hablaba, a la hora de que las cosas se tornaron difíciles, se dejó llevar del enemigo, y si leemos la primera parte de los discursos de Job, vemos que escribía sintiéndose víctima; los amigos lo atacaron y lo hirieron, volviéndose en contra de Dios.

Sin embargo, en Job 19:25, él dice: “yo se que mi redentor vive, y aún del polvo se ha de levantar y con estos ojos y no otros yo voy a ver a Dios. De oídas te había oído, más mis ojos ahora te ven”.

Job oró por sus amigos, se sanó y Dios le devolvió todo al doble. El olor que estaba saliendo era del Señor. En la justicia del hombre no opera la justicia de Dios.

Cantares 1: 13-14 (RV60) “Mi amado es para mí un manojito de mirra, Que reposa entre mis pechos. Racimo de flores de alheña en las viñas de En-gadi Es para mí mi amado.”

Aquí notamos la maravilla de ver a Dios por lo que Él es. La justicia de Dios es Su olor en nosotros.

Salmos 45:10 (RV60) “Oye, hija, y mira, e inclina tu oído; Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre”.

Esta es figura de la iglesia que lo deja todo atrás por ir tras el Amado. Se nos manda a poner atención y a dejar lo que antes hacíamos. Son cinco (5) cosas que tenemos que hacer y para esto necesitamos la Gracia de Dios.

1.-Escuchar.

2.-Prestar atención.

3.-Inclinar el oído.

4.-Olvídarse del pueblo.

5.-De la casa del padre.

Salmos 45:11 (RV60) Y deseará el rey tu hermosura; e inclínate a él, porque él es tu señor.”

Cuando hacemos esto, Dios se inclina y se hace dueño y Señor de nuestra vida.

Ministra un rato al Señor, póstrate e inclínate ante Él, porque Él es tú Señor, y dile: Acepto Tú señorío en este año; te hago Señor de mis finanzas, de mi casa, de mi temperamento, de mi intelecto, de todo lo que tengo te hago Señor.

Salmos 45:12-14 (RV60) “ Y las hijas de Tiro vendrán con presentes; Implorarán tu favor los ricos del pueblo. Toda gloriosa es la hija del rey en su morada; De brocado de oro es su vestido. Con vestidos bordados será llevada al rey. Vírgenes irán en pos de ella, Compañeras suyas serán traídas a ti.”

Vendrá gente de todas partes y nos darán presentes y además van a implorar nuestro favor aún los ricos. Dios te va a bendecir.

Pero una es la virgen pura: ¿quién es ésta que sube del desierto, imponente como ejércitos celestiales, ahumada de mirra y de humo? Es la esposa del cordero que va a subir.

Salmos 45:15-17Serán traídas con alegría y gozo; Entrarán en el palacio del rey. En lugar de tus padres serán tus hijos, A quienes harás príncipes en toda la tierra. Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones, Por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre.”

Tú vas a ser una bendición, ya no vas a estar atado al pasado, y tus hijos e hijas serán príncipes en la tierra. Mientras Él sea el Rey de tus emociones, de tus finanzas, de tu casa, de tu familia, tu nardo dará Su olor, y esa es la Justicia de Dios.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.