El Tabernáculo de David y la unción con óleo santo

A David se le pusieron nombres especiales tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. David fue un hombre conforme al corazón de Dios que iba a hacer todo lo que Dios quería.

Dios está levantando el tabernáculo de David en personas que anhelamos hacer Su voluntad, ser conforme a Su corazón. La Biblia nos habla que David fue un hombre excelente, pero la excelencia no es la del mundo, de que yo soy excelente porque tengo, porque sé, porque conozco. Tenemos una Gloria de Dios en vasos de barro para que la excelencia sea de Él y no de nosotros.

La excelencia es una gracia que Dios nos da para llevarnos más allá. No es que tus dones, tus talentos, los que Dios puso no sean importantes, claro que lo son, pero por mucho que los desarrolles están en el plano humano. Dios no sólo utiliza lo que Él nos da, sino que utiliza lo que no nos dio. Tenemos fortalezas y debilidades, pero esa es la Gracia de Dios, que en medio de nuestra debilidad el poder de Dios se perfecciona.

Eso se llama excelencia. Es ir más allá. David fue llamado, fue ungido, pero necesitó la unción del Espíritu Santo, no sólo para ser excelente, sino para tener nuevas fuerzas, le aumentaron sus fuerzas.

El pecado siempre ha sido pecado, lo único que ahora se puede ver en cualquier lugar, entonces Dios no nos va a dejar solos.

DAVID Y LA UNCIÓN QUE LO LLEVÓ A LA EXCELENCIA

1 Crónicas 17:17 “Y aun esto, oh Dios, te ha parecido poco, pues que has hablado de la casa de tu siervo para tiempo más lejano, y me has mirado como a un hombre excelente, oh Jehová Dios.”

Cuando David tiene una edad madura, Dios le dijo que él no iba a construir Su casa, que sería un hijo suyo, y que de su linaje iba a salir un hijo suyo que iba a ser rey de todo el mundo, refiriéndose a Jesucristo. Él estaba hablando de lo que venía más adelante, Él sabía que el Mesías iba a venir del linaje de David.

La excelencia no es porque tenemos atributos grandes de nosotros, él sabía que la excelencia provenía aún en su debilidad del poder de Dios que se perfecciona. Por eso tenemos este tesoro de Dios en vasos de barro, para que la excelencia no sea de nosotros sino de Dios.

El mundo tiene un concepto de excelencia, pero tenemos que lograr diferenciarlos. Hay púlpitos que lo que buscan es la excelencia humana y las reuniones parecen congreso de motivación humana. Está bien que se cultiven dones, talentos y que los creamos, pero por mucho que sea la excelencia en el mundo, la calidad o bondad de alguien o de algo que lo hace digno de aprecio, hay algo superior.

La excelencia que te vengo a hablar no es eso, vengo a hablarte de la excelencia de Dios que agarra lo vil y menospreciado, lo que no es, para avergonzar a lo que es, que levanta Dios al que no tiene para darle, que utiliza tu debilidad para que se vuelva fortaleza, es que en Dios siempre se gana.

En el mundo nos dicen: “Tener mentalidad de excelencia significa decidir ser el mejor y hacer lo que es necesario para honrar esa decisión.” Muy linda frase, tremenda, poderosa, pero al final de cuentas aunque tengas esa mentalidad, es Dios el que lo hace, porque si lo hago para mí será mi ego y al final el ego no le agrada a Dios. El yo mío por muy grande que sea es muy chiquito aunque lo quiera yo hacer grande, pero El Gran Yo Soy no tiene tamaño.

Una persona excelente piensa en grande, es disciplinada, es obstinada por su éxito, no pierde el tiempo. Todo eso está bien, más la excelencia en la Biblia es totalmente distinta.

La excelencia que proviene de Dios, para que la gloria venga de Dios no de nosotros significa= juperbolé de G5235; lanzamiento más allá que los demás. Porque Dios utiliza tus dones, tus talentos, las habilidades y las despierta, las desarrolla y va a utilizar tu debilidad, lo que no es para que sea.

Dios utiliza lo bueno que Él puso y utiliza lo débil y lo convierte a Su fortaleza por eso Pablo decía: cuando soy débil, soy fuerte, me voy a gloriar en medio de mi debilidad porque en medio de mi debilidad el poder de Dios se perfecciona. En Dios es asunto de cambios, yo le cambio mi debilidad y Él me da Su fortaleza, yo le cambio mi corazón hecho pedazos y Él me hace uno nuevo. Siempre nos da Su victoria.

2 Corintios 4:7 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.”

2 Corintios 12:9 “Y me ha dicho: Bástate mi Gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

Porque a Pablo le pusieron un aguijón en la carne y él rogó tres veces a Dios para que se lo quitara y Dios le dijo: No te lo quito, porque tanta revelación te estaba hinchando y el aguijón te desinflama.

1 Corintios 1:27-28 “Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es.”

La materia prima de Dios no fueron los súper hombres y las súper mujeres del mundo,y todo tiene un propósito.

1 Corintios 1:29-30 “Dios hizo esto para que nadie pueda alabarse a sí mismo delante de Él. Por medio de Él, ustedes pertenecen a Jesucristo, quien se ha convertido en la Sabiduría de Dios para nosotros. Por medio de Cristo, Dios nos aprueba, nos libra del pecado y nos santifica.”

Esto no es uno, es Él en uno. La Biblia nos dice que cuando encontró a David, estaba restaurando el tabernáculo. En ese momento Dios trató con David, ahora Dios está levantando ese tabernáculo en ti y en mí.

ENCONTRÉ A DAVID MI SERVIDOR Y LO UNGUÍ CON OLEO SANTO

Salmos 89: 20-21 “Encontré a David mi servidor y lo ungí con Óleo Santo, lo sostendrá mi mano y mi brazo lo fortalecerá.”

Dios estaba buscando porque dice “encontré”. Un día el Espíritu Santo te encontró donde estabas para redargüirte de pecado. Un día vino el Pastor y agarró las ovejas perdidas y las trajo a casa, Él nos encontró, pero luego el Padre está buscando verdaderos adoradores, que le adoren en espíritu y en verdad. Dios siempre busca, Él busca intercesores, alguien que esté dispuesto a decir no a la corriente de este mundo, el mundo dice, pero la Biblia dice. Dios busca adoradores y también está buscando gente que esté dispuesta a hacer Su voluntad, a decirle a Dios: No lo que yo quiero, sino lo que Tú quieres.

¿La unción para qué es? la gente cuando se habla de unción del Espíritu Santo lo primero que está pensando es en aviones privados, guardaespaldas. ¿Quién dijo que esa era la unción? si el Ungido más grande se llama Jesucristo y en Isaías 61 dice: “porque el Espíritu de Jehová me ha ungido” y Jesús dijo que esta profecía se había cumplido en Él: “El Espíritu de Jehová me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, sanar a los quebrantados de corazón, dar libertad a los cautivos, vista a los ciegos, sacar a los presos de la cárcel, a proclamar el año agradable del Señor.”

Todos queremos ser servidos, pero nadie quiere servir, pero en el Reino de Dios es al revés, el que quiera ser grande hágase pequeño, el que quiera ser servido sirva a los demás.

El Señor usó a Samuel, quien ungió a David con cuerno con un propósito. Aquel pastorcito de ovejas fue ungido para que fuera rey en Israel, la unción no lo hizo rey en el momento, lo llevó a ser rey.

1 Samuel 16:13 “Y Samuel tomó el cuerno de aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.”

En ese momento era algo físico, ahora no es físico, ahora es la unción del Espíritu Santo.

Saúl se extravió de la visión de Dios, perdió la visión y llegó a parar con una pitonisa (adivina). Fue un rey que perdió la brújula, Dios lo desechó y buscó uno nuevo y a quien encontró fue a David, el rechazado por sus hermanos, el que nadie quería nada con él, entonces lo ungió.

Dios lo estaba ungiendo, utilizando a Samuel para hacerlo rey, pero para ser, no es que ya era. Para ser rey en ese momento sólo había tres formas:

1.- Ser hijo de Saúl y David no lo era. Jonathan era el que había tenido que ser rey.
2.- Que David se hubiera sublevado y matado al rey y a la fuerza se hubiera hecho rey, pero él decía líbreme Dios de tocar a Su ungido.
3.- Que comenzara de pastorcito de ovejas y venciera a Goliat, porque el premio que daba el rey era que el que venciera a Goliat se iba a casar con su hija y la hija era una princesa y las princesas no se casan con pastores, se casan con príncipes. Goliat fue para David sólo la oportunidad de ser ascendido de pastorcito de ovejas a príncipe de su pueblo. Los goliats no los manda el diablo, los manda Dios para ascensos.

Hechos 13:22 “Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.”

¿Qué es lo que se halla? lo que se estaba buscando. ¿Le costó encontrar a alguien? anhelamos ser conforme al corazón de Dios, anhelamos hacer todo lo que Dios quiere.

El propósito del Óleo Santo (Santa Unción) es para que lleguemos a ser personas conforme a Su corazón y así hagamos Su voluntad.

David hizo la voluntad de Dios en su propia generación, Dios quiere que nosotros hagamos Su voluntad en esta generación. Dios nos quiere utilizar ahora.

El propósito de Dios al ungir a David para que fuera rey, es que Él estaba buscando un vaso receptor de Su voluntad, alguien que lo escuchara y ejecutara Su deseo: Traer de nuevo el Arca del Pacto a Israel.

Lo que más importa es lo que dice la Palabra de Dios. En muchos lugares se ha vuelto el evangelio histórico, estudiar lo que fue. El Espíritu Santo no se ha jubilado, sigue todavía vigente, todavía se puede hablar en lenguas. Dios es el mismo de ayer, se pueden echar fuera demonios. Dios está buscando gente que quiera traer el arca, Su presencia.

David, ungido para poder ser rey, tuvo que matar a Goliat para cobrar el premio que Saúl había ofrecido, el casarse con su hija. De pastor de ovejas pasó a ser príncipe, pues las princesas sólo se casan con príncipes.

Si un príncipe o princesa se casa con un esclavo o esclava del pecado lo hace en yugo desigual. El ascenso más tremendo es cuando te ponen tu Goliat, no se puede ser rey si primero no sé es príncipe.

Salmos 89:22-23 “El enemigo no podrá sorprendernos ni podrá el malvado oprimirlo. Aplastaré delante de él a sus agresores, les pegaré a los que lo odian.”

La unción hace que el enemigo no te sorprenda, porque la unción hace que puedas ver por donde viene el enemigo. Vas a tener como un radar, como una antena, como un detector, que cuando viene el enemigo algo te va a avisar y ya vas a saber dónde reprender. Así que la unción es que el que se mete contigo, se mete con tu Papá.

Salmos 89:24 “Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, mi Nombre le asegurará la victoria.”

Así que cuando vamos en el Nombre de Jesús tenemos la victoria. Esto no lo escribí yo, eso lo inspiró de Espíritu Santo hace tres mil años hablando de David.

Salmos 89:25 “Extenderé su mano sobre el mar, y sobre los ríos su derecha.”

El mar en la Biblia representa las naciones.

Salmos 89:26 “El me podrá invocar: ¡Tú eres mi Padre, mi Dios y la Roca donde mi refugio¡”

Casi nadie en le Antiguo testamento le dijo a Dios Padre, porque el concepto de Dios era de juicio, de condenación, pero el secreto de David fue que no vio a Dios como un Dios lejano, sino como Dios Padre. Eso lo hace la unción, no refugiarnos en nada, sino en Dios. Hay un refugio. Métete con el Señor, ahí está uno seguro.

Romanos 8:14 “Porque todos los que son guiados por el espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.”

Que no te guíe el hombre, que no te guíe la carne, que otros no nos guíen, que nos guíe la Palabra, que nos guíe el Espíritu Santo.

Romanos 8:15 “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre¡”

Ab quiere decir padre. Abba quiere decir papi, papito. Por eso cuando el ser humano nace, lo primero que hace es balbucear y al balbucear, ¿sabe qué está diciendo? Padre, Padre. Al venir aquí volvemos a ser hijos de Dios, y si somos hijos, Dios es nuestro Padre.

LA UNCIÓN Y EL AUMENTO DE LAS FUERZAS COMO EL BÚFALO

Uno necesita mucha fuerza cuando se ha debilitado. En nosotros puede venir una nueva fuerza cuando ya no la tenemos, y levantarnos y en el nombre de Jesús correr, ir más allá cuando ya no había nada. El tabernáculo de David no es solo alabar, danzar, el tabernáculo David es esto y Dios lo quiere levantar en ti para que el resto de los hombres lo vea.

Salmos 92:10 “Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; seré ungido con aceite fresco.”

David había sido ungido por Samuel, pero aquí hablaba de aceite fresco. Siempre se tiene que buscar una unción nueva. Porque esto es de gloria en gloria hasta ver a Dios en Sión.

Se necesita la unción, se necesita ir a un nuevo nivel. Lo de ayer fue ayer, lo de hoy es hoy, lo de mañana será mañana, pero hoy es el día que hizo Jehová, ¿aceite fresco para qué?

LA UNCIÓN Y LAS NUEVAS FUERZAS EN DIOS

Salmos 92:11 “Y mirarán mis ojos sobre mis enemigos; oirán mis oídos de los que se levantaron contra mí, de los malignos.”

El aceite no te hace ver a Goliat como Goliat. La unción lo hizo ver sobre sus enemigos, él no vio a Goliat, él vio al Señor que está por encima de los enemigos. La unción no te hace ver el gran problema, la unción te hace ver a un Dios más grande que ese problema, ese Goliat es sólo para un ascenso.

La Biblia nos dice que alabemos a Dios en todo tiempo. En todo tiempo quiere decir cuando hay problemas y cuando no hay, porque cuando alabamos aun a la hora de un problema, estamos viendo más grande a Dios que el problema y en ese momento eso es unción.

Hechos 2:25 “Porque David dice de Él: Veía al Señor siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido.”

David no veía a Goliat. David veía al Señor que es más grande. Y cuando tú y yo vemos al Señor y no al gigante, lo vamos a ver cómo un filisteo incircunciso y el Señor dará la victoria.

Salmos 92:12 “El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano.”

Las flores son el mecanismo de reproducción para dar más adelante fruto, para dar semilla. La palmera se refiere a la palmera datilera. Las frutas de que la Biblia habla eran frutas de terreno seco. Dios nos quiso dejar mensajes, los frutos que tienen más agua se dan en lugares secos: pepinos, melones, sandía. El Señor nos dice que aún de los terrenos secos Él saca frutos con agua.

Las palmeras se conocen por su larga vida. Florecer como palmeras significa permanecer por encima de las circunstancias y vivir una larga vida. Poder, en condiciones que diría no sé da nada, florecer y fructificar, eso representa.

Los cedros del Líbano crecían hasta treinta y cuatro metros de altura por nueve metros de circunferencia, por lo tanto eran sólidos, fuertes y firmes y con raíces profundas metidas en la roca. Esto te habla de firmeza, de fortaleza, madera que no le entra ningún comején, ningún animal lo daña porque tiene un vigor adentro.

Salmos 92:13 “Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán.”

Si tienes un lugar, si tienes una casa y no andas como pelotita de ping pong, plantados en la casa de Jehová, floreceremos.

Salmos 92:14 “Aún en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes,”

En Dios no hay vejez, hay tercera juventud, y si no pregúntele a Moisés que a los ochenta años lo llamó Dios al servicio y llegó hasta 120 años y nunca perdió su vigor; a Abraham que a sus 100 años le nació Isaac y tuvo más hijos.

Estarán vigorosos, estarán verdes, no achacosos, siempre con un deleite de que Dios está aquí, y ha sido su todo. Esa unción hermosea el rostro.

Salmos 92:15 “Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, y que en Él no hay injusticia.”

Al final toda la Gloria le pertenece a Jehová.

Los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas. Si Dios te aumenta las fuerzas es porque tenías. Si Dios te multiplica las fuerzas es porque tenías. Pero si Dios te da fuerzas es porque no tenías.

Isaías 40:29 “Él da fuerzas al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.”

Una cosa es que Dios le da recarga al celular cuando todavía tiene un puntito, un 5% de carga, pero si no tienes nada, Él multiplica las fuerzas al que no tiene, al que no tiene nada. Nada significa 0 y cuando multiplicamos algo por cero, da cero.

Pusieron a Jesús en un pesebre vacío, el primer milagro que hizo fue con tinajas vacías, tenemos que reproducir estas verdades al mundo entero, son verdades de la Biblia. Cambió el agua en el mejor vino. Jesús le dijo a Pedro que bogara mar adentro y Pedro le dijo que no habían pescado nada. No había nada en las redes y luego estaban llenas. Cuando Jesús muere y resucita al tercer día, ¿Cómo quedó la tumba? vacía.

Con el ejemplo de las seis tinajas, imaginen que cada tinaja es un cero. Si sumamos o multiplicamos cero, todo da cero, pero si le agregamos un uno delante va a dar un millón y mientras más ceros tengamos más grande será el número cuando agregamos el uno delante.

Isaías 40:30 “Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;”

Se supone que un joven tiene más fuerzas que un anciano.

Isaías 40:31 “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”

Si yo espero a Jehová voy a tener nuevas fuerzas. Voy a levantar las alas como las águilas. No importa tu edad, vas a correr y no te vas a cansar. El Señor pasaba toda la noche orando con Su Padre y al otro día como si nada.

Nuevas fuerzas=kóakj. Ser firme; vigor, literalmente (fuerza, en sentido bueno o malo) o figurativamente (capacidad, medios, producir) .

Dios te va a dar una nueva capacidad, Dios te va a dar algo para producir. Nuevas fuerzas no son fuerzas de las otras, son poder crear, inventar cosas, por eso David tuvo la capacidad de inventar instrumentos.

¿Sabes los nombres de todos los reyes que han habido en Israel? pero ¿cuántos han oído hablar del rey David? entonces un pastorcito de ovejas ¿cómo pudo haber diseñado que tuviera orden en su ejército de 50, 100, 500, 1,000 y ordenó todo? porque Dios da la capacidad y es el tiempo donde Dios está agarrando lo que los hombres desecharon, lo que los hombres no vieron, Dios si lo ve.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.