La casa de Aarón y el becerro de oro

Resumen de la enseñanza del 17 de marzo de 2016

La casa de Elí: Eli fue sumo sacerdote por cuarenta años, pertenecía a la cuarta generación de la  descendencia  de Aarón. Una vez al año el sumo sacerdote entraba al lugar Santísimo, experimentaba la Shekiná (la gloria de Dios), y luego era bendecido para bendecir, sin embargo, teniendo la presencia de Dios, toleró el pecado, y la presencia de Dios se apartó de ellos (El Arca del Pacto).

La casa de Saúl: Aunque Saúl fue pedido por el pueblo, fue dado por Dios, el pueblo pidió un rey, pero fue Dios que lo eligió, lo ungieron para que su reinado fuera para siempre, pero él actuó locamente. “Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre(1Sa 13:13). En otras palabras si Saúl no hubiese fallado, David no hubiera sido rey.

1era de Samuel 2:30  Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.

Elí no honró a Dios y por eso Dios lo desechó.

“Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron” (1Co 10:6).

“Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” (1Co 10:11).

Dios dejó un ejemplo con la casa de Elí para amonestarnos, para que nosotros no caigamos en esos errores, en otras palabras, Dios es un maestro por excelencia, es tan buen maestro que Él pone hasta ejemplos malos para darnos ejemplos a nosotros.

2da de Samuel 3:1  Hubo larga guerra entre la casa de Saúl y la casa de David;  pero David se iba fortaleciendo, y la casa de Saúl se iba debilitando.

La casa de Saúl nos habla de personas arrogantes, personas que aún Dios levantó, pero le interesan más las asnas que la presencia de Dios, les interesan más los bienes económicos, el poder y la fama. Eso quedó como ejemplo para que nosotros viéramos lo malo y no lo codiciemos.

La Casa de Aarón:

Samuel 115:12  Jehová se acordó de nosotros;  nos bendecirá;  Bendecirá a la casa de Israel;  Bendecirá a la casa de Aarón.

Cuando se refiere a “La Casa” no se refiere a una vivienda, era cuando alguien hacia una azaña, una proeza o era levantado por Dios, por ejemplo “La casa de  Obed-edom”, “La casa de David”, porque David cuando venció a Goliat llegó a tener una casa, que venía de la descendencia de Isaí, en otras palabras, cuando se refiere a la casa de Aarón fue porque Aarón fue alguien notorio en Israel.

Salmos 135:19  Casa de Israel, bendecid a Jehová; Casa de Aarón, bendecid a Jehová.

Aarón tenía una casa, era un personaje importante levantado por Dios, pero si no ponemos en nuestra casa como fundamento a la roca que es Cristo, a la hora de lluvia y tempestades la casa se cae.

Lucas 6:47-49 “Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante.  Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Más el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa.” 

La casa de Elí y la casa de Aarón no quisieron tener el fundamento verdadero, que se llama Jesucristo.

La Vara de Moisés y la de Aarón

Éxodo 7:8-9  Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Si Faraón os respondiere diciendo: Mostrad milagro; dirás a Aarón: Toma tu vara, y échala delante de Faraón,  para que se haga culebra.

Dios le hizo un llamado a Moisés a los 80 años. Él se sentía que no podía solo porque no podía hablar bien, y Dios  también le hizo un llamado a Aarón, su  hermano mayor, y permitió que hablara por Moisés. Dios les dio una vara de autoridad a cada uno, y le dijo a Aarón toma tu vara, y échala delante de Faraón, para que se haga culebra.

Éxodo 7:10-12  “Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara,  las cuales se volvieron culebras; más la vara de Aarón devoró las varas de ellos”

La vara de Aarón devoró las otras varas, esto nos quiere decir que no importa cuantos grupos vengan, la vara del Señor se come la vara del enemigo. Muchos piensan que era la vara de Moisés la que echaron delante del Faraón y no fue así, fue la vara de Aarón,  esto nos quiere decir que Aarón tenía autoridad de parte de Dios, porque de alguna manera estaba bajo la sombra del que lo había llamado.

Aarón representa los que están bajo la autoridad delegada y bajo autoridad delegada pueden hacer proezas delante de Dios.

Aarón ayuda incondicional de Moisés

Éxodo 17:10  E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado.

Josué estaba abajo peleando contra Amalec, y en la cumbre de un collado estaban Moisés, Aarón y Hur.

Éxodo 17:11-13 Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Entonces Aarón y Hur tomaron una piedra, Moisés se sentó sobre ella y Aarón y Hur sostenían sus manos, así Josué deshizo a Amalec. 12 Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. 13 Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada.

Cuando un líder se cansa es importante sentarse en la piedra, la piedra que desecharon los edificadores que es Cristo.

Josué deshizo a Amalec porque tenía un equipo que lo ayudó a derrotarlo. Aarón y Hur ayudaron levantando las manos a Moisés. Lo que Dios quiere mostrarnos es que es un trabajo en equipo. Muchas veces un líder necesita manos que lo ayuden, con oración e intercesión, en vez de estar criticando.

Aarón no era un cualquiera, el tiró su vara y se comió las varas de los brujos egipcios, también ayudó a levantar las manos de Moisés para que Josué tuviera la victoria.

Éxodo 24:9  “Y subieron Moisés y Aarón,  Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel”

Moisés subió  al monte, con  Aarón,  Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos.

Éxodo 24:10  “Y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno.”

Ellos vieron al Dios de Israel; en ese momento al que vieron fue al Hijo, porque si miraban al Dios Padre se morían, porque el Hijo ya existía,  solo que se manifestaba como teofanía. Dice en “Juan 1:18  A Dios nadie le vio jamás;  el unigénito Hijo,  que está en el seno del Padre,  él le ha dado a conocer”.  Por eso es que Jesús dijo que el que lo había visto a Él había visto al Padre. A Dios Padre no la habían visto, sino al Hijo, a Jesucristo.

Moisés, Aarón, Nadab y Abiú,  y setenta de los ancianos vieron al Dios de Israel, lo vieron como una teofanía, una aparición. En el antiguo testamento Jesús aparecía como “La Roca espiritual que los seguía”, y la roca era Cristo, de esa  roca salía agua fresca y cristalina. Ellos tuvieron el privilegio de ver a Jesús, porque era una teofanía por eso no murieron.

LA CASA DE AARÓN, UNA CASA SACERDOTAL.

Éxodo 28:1Harás llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aarón y a Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar hijos de Aarón.”

Muchas personas piensan que solo Moisés vio al Señor, pero en el versículo anterior nos muestra que Aarón,  Nadab y Abiú,  y setenta de los ancianos de Israel también lo vieron.

Dios les hace un llamado a los hijos de Aarón para que sean sacerdotes, eso es un tremendo privilegio ser sacerdote del Todopoderoso.

Éxodo 28:2 “Y harás vestiduras sagradas a Aarón tu hermano, para honra y hermosura.”

Nosotros somos reyes y sacerdotes por medio de Cristo, tenemos vestiduras espirituales, tenemos que cuidar nuestra vestidura que Dios nos dio en Cristo, que es para honra de Dios y hermosura de Él en nosotros.

La casa de Aarón no era cualquier casa, era una casa sacerdotal, fueron llamados no como la casa de Elí, ni como la casa de Saúl, sino como la casa Sacerdotal, para que todos le sirvan a Dios.

Aarón era un hombre llamado por Dios, tuvo autoridad en su vara, muchas de las plagas de Egipto fueron hechas con la vara de Aarón, para demostrarnos que hubo autoridad delegada, el vio al Señor y no murió, porque vio al Hijo como figura. Dios mostró de varias forma a Su Hijo, pero la última forma que Él lo mostró no fue en figura, sino que envío a Su Hijo Jesucristo aquí a la tierra como hombre.

Los Tres errores de Aarón y su Casa

Aarón cometió tres errores, los cuales vamos a observar porque el propósito de esta enseñanza es que nosotros no codiciemos cosas malas como ellos codiciaron, y para no cometer los mismos errores.

Primer error

Números 12:1-2 “María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.”

María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita, ellos criticaron porque la mujer era de piel oscura, cuando la crítica se convierte en murmuración pasa a otro nivel.

A Dios le molestó que ellos dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová?  ¿No ha hablado también por nosotros? Ellos miraban a Moisés como su hermano menor, pero en ese momento Moisés no era su hermano menor, sino una autoridad puesta por Dios. Ellos aparentemente querían quitar a Moisés, y quedarse ellos dirigiendo al pueblo. María fue la que inició con la crítica, tenemos que tener cuidado con las personas como María, que solo danzan cuando les abren el Mar Rojo, hay personas que solo alaban cuando les va bien, nosotros también tenemos que alabar para que Dios nos abra el Mar Rojo.

Números 12:4  “Luego dijo Jehová a Moisés,  a Aarón y a María: Salid vosotros tres al tabernáculo de reunión. Y salieron ellos tres.”

Dios los llamó a los tres y los puso aparte en el tabernáculo de reunión, para corregirlos y llamarles la atención, eso es una forma con la que el Padre Dios  nos enseña, para cuando tengamos que corregir a nuestros hijos, no lo hagamos en público, sino  que lo llamemos aparte.

Números 12:10  “Y la nube se apartó del tabernáculo,  y he aquí que María estaba leprosa como la nieve;  y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa.”

Cuando hay murmuración de hijos contra padres y también en las congregaciones, la nube se aparta, “La Presencia de Dios”.  María y Aarón habían murmurado sin embargo solo María tenía lepra.

Números 12:13  “Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora.”

Los dos murmuraron pero solo María tenía  lepra, y a Aarón no le pasó nada, al parecer fue María que comenzó con el chisme, María puso el fuego y Aarón puso la leña. Como dice Pro 26:20: Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda.

Números 12:14  “Respondió Jehová a Moisés: Pues si su padre hubiera escupido en su rostro,  ¿no se avergonzaría por siete días?  Sea echada fuera del campamento por siete días, y después volverá a la congregación.”

Moisés era el hermano menor pero en lo espiritual era su padre. María tenía que durar siete días fuera del campamento.

María y Aarón murmuración contra Moisés, más fue María la que quedó siete día leprosa, fuera del campamento, ¿Y a Aarón que le pasó?

Muchas veces hacemos cosas y no nos pasa nada, hay personas que murmuran contra Dios y aparentemente no le pasa nada en ese momento, pero lo peor que le puede pasar es la eternidad sin Cristo.

Segundo Error

Éxodo 32:1 “Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón,  y le dijeron: Levántate,  haznos dioses que vayan delante de nosotros;  porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.”

Al Moisés no estar con ellos, Aarón era quien tenía la autoridad delegada. Si Aarón hubiera estado en el espíritu verdadero, lo hubiera reprendido, porque a ellos no lo habían sacado dioses de la tierra de Egipto, sino el Dios Todopoderoso.

El pueblo de Israel traía paganismo e idolatría, y como no vieron a Moisés entonces quisieron  hacer  ídolos. Tenemos que tener cuidado, cuando hacemos de los ministros ídolos, hay que adorar a Dios porque Él fue quien nos salvó,  nuestra fe no puede depender de hombres, sino de Aquel que nos salvó,  nosotros  le pertenecemos  a Dios.

Éxodo 32:2  “Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas,  y traédmelos.”

Las prendas que Aarón les pidió fueron: los zarcillos de oro de las  mujeres,  de los  hijos y de las hijas.

Éxodo 32:3  Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas,  y los trajeron a Aarón.

No solamente Aarón pecó, sino que puso a pecar al pueblo, sin embargo, la misericordia de Dios más alta que los cielos, los perdonó y nos perdona. Aarón fue quien hizo pecar al pueblo, él fue quien le dio la idea para que trajeran los zarcillos de oro.

Éxodo 32:4  “Y él los tomó de las manos de ellos,  y le dio forma con buril,  e hizo de ello un becerro de fundición.  Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.”

Aarón hizo una réplica del buey apis, que en Egipto se utilizaba para orgias y depravaciones morales. Dios fue que sacó a Israel de Egipto, sin embargo, ellos no le daban la gloria a Dios, sino a esos ídolos.

La casa de Aarón nos habla de gente que todo tiene que ser a gusto del cliente, buscando saber qué es lo que le gusta a la gente para atraerla, por ejemplo: ¿Qué es lo que ustedes quieren?, ¿Qué les gusta?, pero no podemos actuar de esa forma, no es al gusto del que despacha, ni al gusto del cliente, sino que es al gusto del Dueño, con lo que a Él le agrada.

Éxodo 32:5  Y viendo esto Aarón,  edificó un altar delante del becerro;  y pregonó Aarón,  y dijo: Mañana será fiesta para Jehová.

Aarón les pidió el oro, hizo el  becerro, hizo un altar  y pregonó mañana será fiesta para Jehová, esa es la casa de Aarón. Hay muchas personas que hacen fiesta a Jehová pero con becerro de oro, el becerro de oro lo que trae es depravación y orgias, pero esto son ejemplos para nosotros, para que no los cometamos.

Éxodo 32:6  Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz;  y se sentó el pueblo a comer y a beber,  y se levantó a regocijarse.

Ese regocijo era una degradación moral, El Señor envía Su palabra para nosotros, pero  la alabanza no es para nosotros, es para Dios. Hay lugares donde se ha cambiado el orden, la alabanza para los hombres y la palabra para Dios.

Éxodo 32:6 (BAD) “En efecto, al día siguiente los israelitas madrugaron y presentaron holocaustos y sacrificios de comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y se entregó al desenfreno.”

Lo que estaba operando era el espíritu del rey apis, cuando se mete ese espíritu la gente comienza a hacer locuras desenfrenadas.

Este es el mismo versículo pero en otra versión bíblica: “Al día siguiente, se levantaron temprano, ofrecieron víctimas consumidas por el fuego, y también presentaron sacrificios de comunión. El pueblo se sentó para comer y beber; luego se levantaron para divertirse” Éxodo 32:6 (BL95) 

Los cultos no son para diversión nuestra, los cultos son para adorar al Rey de reyes y Señor de señores, al gusto de nuestro Dios.

Éxodo 32:20  “Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego,  y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel.”

El becerro de oro fue quemado y lo molió hasta reducirlo a polvo, lo esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel.  En lo material cuando uno consume el polvo de oro no se excreta, sino que se acumula dentro del cuerpo, esto quiere decir que ellos tenían al becerro dentro de su cuerpo.

Éxodo 32:21-22  “Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado? Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo,  que es inclinado a mal.”

Moisés le pregunta a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?  Sin embargo él le echó la culpa al pueblo.

Éxodo 32:23-24 “Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros;  porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron,  y lo eché en el fuego, y salió este becerro.”

La misericordia de Dios es grande, no le pasó nada a Aarón.

Éxodo 32:26-27 “Se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví.  Y él les dijo: Así ha dicho Jehová,  el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo;  pasad y volved de puerta a puerta por el campamento,  y matad cada uno a su hermano,  y a su amigo,  y a su pariente.”

La tribu de Leví eligió del lado del Señor y son sacerdotes para siempre, porque decidieron por Dios y por el orden que Él había establecido.

Éxodo 32:28  “Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés;  y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres.”

De un lado estaba la tribu de Levi entera y pasaron a ser sacerdotes, del otro lado se quedó un grupito que prefirieron al becerro de oro, y la gran mayoría no eligió a ninguno.

Éxodo 32:35  “Y Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón.”

El pueblo pidió el becerro y Aarón lo formó y le dio vida, y Jehová hirió al pueblo, sin embargo a Aarón no le pasó nada. Muchas veces el Señor está esperando que nosotros nos arrepintamos y que confesemos nuestros  pecados. Aarón pudo haber confesado sus pecados y arrepentirse, pero no lo hizo, porque el que confiesa sus pecados y se aparta, alcanzará misericordia. Nuestro Dios es amplio en perdonar, Él es el Padre de misericordia, es lento para la ira, pero grande en misericordia.

Tercera Error

Números 20:7-8 “Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Toma la vara, y reúne la congregación,  tú y Aarón tu hermano,  y hablad a la peña a vista de ellos;  y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias.”

Años anteriores, el pueblo de Israel había murmurado y Dios le había dicho a Moisés que golpeara la peña y él la golpeó y salió agua, la peña  representaba a Cristo. Lo que esto simboliza es que Cristo vino a morir por nosotros, esto era en la ley, pero en la gracia hay que hablarle a la roca, no golpearla.

Números 20:10  “Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña,  y les dijo: ¡Oíd ahora,  rebeldes!  ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?”

Moisés en la ley no entró en la tierra prometida, pero en la  gracia si, en el monte de la transfiguración aparecieron Moisés y Elías, no es con la ley que se entra a la tierra prometida, es con  la gracia de Dios.

Dios le había dicho que le hablaran a la peña, y que ella daría su agua, y darían de beber a la congregación y a sus bestias. Ese es el llamado ahora, hablarle a la roca que es Cristo y va a salir agua fresca y cristalina, y el que bebiere de esta agua, no volverá a tener sed jamás.

Números 20:11  Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces;  y salieron muchas aguas,  y bebió la congregación,  y sus bestias.

La misericordia de Dios es tan grande, porque hay lugares que todavía golpean a la roca pero el agua siempre sale.

Números 20:12  “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí,  para santificarme delante de los hijos de Israel,  por tanto,  no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.”

Dios no permitió a la congregación entrar en la tierra prometida, porque no le creyeron.

Números 20:23-28  “Y Jehová habló a Moisés y a Aarón en el monte de Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo: Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará en la tierra que yo di a los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes a mi mandamiento en las aguas de la rencilla.  Toma a Aarón y a Eleazar su hijo, y hazlos subir al monte de Hor, y desnuda a Aarón de sus vestiduras, y viste con ellas a Eleazar su hijo; porque Aarón será reunido a su pueblo, y allí morirá. Y Moisés hizo como Jehová le mandó; y subieron al monte de Hor a la vista de toda la congregación. Y Moisés desnudó a Aarón de sus vestiduras, y se las vistió a Eleazar su hijo; y Aarón murió allí en la cumbre del monte, y Moisés y Eleazar descendieron del monte.”

Aarón murió solo y desnudo, ya había cometido varios pecados y no le había pasado nada. La casa de Aarón perdió su bendición.

Ier. Error: Números 12:2  “Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová?  ¿No ha hablado también por nosotros?  Y lo oyó Jehová.”

Dios puede utilizar a quien Él quiera, les voy a dar un consejo,  jamás se levanten contra una autoridad delegada por Dios, porque el que se resiste a una autoridad es puesta por Dios, a Dios resiste,  nuestro deber es  orar por las autoridades.

María siendo la madre de Jesús, lo reconoció como Su salvador, porque ella no es salvadora, eso es sujetarse.  Jesús es nuestro Salvador que vino a este mundo a morir por amor a nosotros, nunca resista a una autoridad puesta por Dios, porque  toda autoridad es puesta por Dios para  que lo represente, sea espiritual o física.

La casa de Aarón es la que pierde el orden y la sujeción, por eso no entienden el orden espiritual, Dios cabeza de Cristo, Cristo cabeza del varón, y el varón cabeza de la mujer. La mujer cuando ora o profetiza  debe de cubrirse la cabeza, como señal de autoridad.

2do. Error: Éxodo 32:24  “Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro?  Apartadlo.  Y me lo dieron,  y lo eché en el fuego,  y salió este becerro.”

Esta es la casa de Aarón, que hace fiesta a Jehová con cosas que no son agradables a Él.

3er Error: Números 20:23-24  “Y Jehová habló a Moisés y a Aarón en el monte de Hor,  en la frontera de la tierra de Edom, diciendo: Aarón será reunido a su pueblo,  pues no entrará en la tierra que yo di a los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes a mi mandamiento en las aguas de la rencilla.”

Nosotros tenemos un llamado, no queremos la casa de Eli, ni la casa de Saúl, ni la casa de Aarón, queremos la Casa de David, que es la casa de Cristo.

La casa de Saúl es la que hace las cosas para su ego. La casa de Aarón es la que se revela contra las autoridades,  hace becerro de oro,  hace fiesta a Jehová con cosas que a Él no le agradan.

Los Bendigo en el nombre de Jesús, para que  Dios levante  personas de la tribu de Judá para que traigan el arca “La presencia de Dios” y  para que sean como la casa de David para que traigan la alabanza que a Dios le agrada.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.