La Gracia de Dios para vencer los gigantes internos (I parte)

David ante de enfrentarse a aquel a quien todos llamaban gigante fue al arroyo y escogió cinco piedras lisas. Dios ya le había puesto en su corazón que hacer. A pesar de que los hombres lo habían descalificado por joven e inexperto él salió al encuentro de Goliat. Mientras más grande es el gigante más grande es la victoria y el botín.

La gracia nos impide pecar y nos ayuda a elegir las piedras lisas. David, antes de enfrentarse a aquel gigante ya había alcanzado la gracia para vencer. ¿Cómo le llamas tú a los desafíos? En Cristo, a los desafíos se les llama oportunidades.

La gracia que escoge lo que nadie tomaría.

1era. a los Corintios 1:26-29 (RV60) Nos deja ver una faceta de Dios.

“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.”

El texto nos habla que Dios escogió personas con 5 características y el número 5 en la Biblia habla de la gracia. Muchos no nacimos en cuna de oro, ni con el ambiente más favorable para triunfar, pero Dios escogió para salvar:

1. Lo necio.
2. Lo débil.
3. Lo vil.
4. Lo menospreciado.
5. Lo que no es.

Cinco características porque el cinco te habla de la gracia de Dios que baja su mano, toma y levanta, bendice, indica, empuja y te dirige para donde tienes que ir.

En 1era. a los Corintios 1:30 (RV60) nos dice: “Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios, sabiduría, justificación, santificación y redención.”

Para anular las cinco características negativas que teníamos Él tiene que hacer cinco acciones en nosotros para cambiarnos. Cuando Jesús llega a nuestra vida llega también esa gracia salvadora.

1) Estamos en Cristo Jesús.
2) Cristo nos ha sido hecho Sabiduría.
3) Justificación
4) Santificación y
5) Redención

David y uno de los cinco gigantes internos que tuvo que vencer

David tomó 5 piedras y la metió en su saco pastoril, y una de ellas sirvió para vencer a Goliat. En la vida de David aparecieron cinco gigantes, cuatro más además de Goliat. Para cada desafío en nuestra vida, ya Dios nos dio una piedra: se llama Jesucristo.

A veces tenemos victorias por fuera pero derrotas por dentro.

1era. de Samuel 18:17 (RV60) “Entonces dijo Saúl a David: He aquí, yo te daré Merab mi hija mayor por mujer, con tal que me seas hombre valiente, y pelees las batallas de Jehová. Mas Saúl decía: No será mi mano contra él, sino que será contra él la mano de los filisteos.

En el capítulo anterior se narra que estaban Israel y el pueblo filisteo en el valle de Ela (actualmente la graja de Gaza), en orden de batalla, y surge el gigante Goliat pidiendo un hombre que pudiera pelear con él, y decía que si ese hombre lo vencía, los filisteos serían siervos de Israel, pero si él ganaba sería lo contrario.

David llega al campamento enviado por su padre a llevar comida a sus hermanos. Antes el profeta Samuel había ungid a David para ser rey.

Solo existían tres maneras de llegar a ser rey:

-Por la fuerza, levantándose contra el rey que estuviese en el trono.
-Por sucesión (por ser hijo del rey) o
-Casándose con la hija del rey.

Dios está contigo, no importa tu edad ni tu conocimiento. Él hace la estrategia y Saúl ofrece su hija para motivar a que alguno peleara con el gigante. El que se casara con la hija de Saúl pasaba a ser príncipe. Luego de vencer al gigante veamos lo que David responde a Saúl cuando este le ofrece a su hija.

1era. de Samuel 18:18 (RV60) “Pero David respondió a Saúl: ¿Quién soy yo, o qué es mi vida, o la familia de mi padre en Israel, para que yo sea yerno del rey?”

Al momento de recoger su premio surge lo que tenía dentro.

-No tenía identidad: ¿Quién soy yo, o qué es mi vida?
-Tampoco tenía ubicación: ¿O la familia de mi padre en Israel?

1era. de Samuel 18:22-23 (RV60) Y mandó Saúl a sus siervos: Hablad en secreto a David, diciéndole: He aquí el rey te ama, y todos sus siervos te quieren bien; sé, pues, yerno del rey. Los criados de Saúl hablaron estas palabras a los oídos de David. Y David dijo: ¿Os parece a vosotros que es poco ser yerno del rey, siendo yo un hombre pobre y de ninguna estima?”

Hay personas a las cuales Dios les ha dado promesas y cuando llega el momento de la victoria se dicen a sí mismas: “tú no calificas”. Tienen las habilidades y aptitudes, pero por dentro tienen autoestima baja. David había matado un gigante afuera pero por dentro tenía otro más grande, una baja autoestima.

La piedra que es Cristo te permite vencer los gigantes que tienes adentro. En el lugar donde el Diablo te quiso vencer Jesucristo te hace más que vencedor.

¿Pero de dónde le vino este problema y cómo fue que creció hasta convertirse en gigante?

El problema de David radicaba en estos puntos:

-Concebido en pecado
-Olvidado por su padre
-Odiado por sus hermanos
-Mal visto por la sociedad

Pero no importa tu origen, si Cristo te interceptó, Él te levanta.

Su engendramiento

Salmos 51:5 (RV60): “He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.”

La ley lo veía como un hijo bastardo. El padre de David tenía una esposa e hijos con ella. Aparentemente conoció a la mamá de David y valiéndose de su poder, dinero o quizás porque era una persona más adulta, pero las palabras de este salmo nos deja ver que de alguna manera él abusó de la mujer.

Olvidado por su Padre.

Salmos 16:27 (RV60): “Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.”

El papá para quitárselo de encima lo mandó a cuidar ovejas lejos, en el campo, mientras que los hermanos estaban en casa, en familia. Cuando Samuel llama a Isaí y le dice tráeme a todos tus hijos, éste le llamó a todos menos a David.

Hay cosas que llevas dentro que te dañan, pero existe uno que fue herido para que todos fuésemos sanados; uno que fue rechazado por su padre representativo desde el vientre de su madre. Cuando José se entera que su prometida estaba embarazada la dejó, pero el Señor envió un ángel que le dijo que lo que había sido engendrado en ella, no era por un hombre, sino por el Espíritu Santo de Dios.

Hay personas que fueron rechazadas desde el vientre de su madre, pero El Señor sana lo de afuera y lo de adentro.

Odiado por sus hermanos.

1era. de Samuel 17:28-29 (RV 60): “Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido. David respondió: ¿Qué he hecho yo ahora? ¿No es esto mero hablar?”

La desvalorización hace crecer un gigante dentro de ti. David respondió ¿qué he hecho yo ahora?, lo que demuestra que la solían culparlo de acciones que él no hacía.

Mal visto por la sociedad.

Deuteronomio 23:2 (RV 60): “No entrará bastardo en la congregación de Jehová; ni hasta la décima generación no entrarán en la congregación de Jehová.”

La Ley decía que no entraría hijo bastardo, pero David tenia deleite en la casa de Dios, porque sobre todo juicio triunfa la misericordia.

¿Cómo venció David a este gigante interno, que le impedía tomar el premio de la victoria?

David fue más atrás de su engendramiento.

Salmos 139: 13-16 (RV 60): “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado,Y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos,Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.”

El texto dice “Mi embrión vieron tus ojos”, que en el original significa cadena genética, tu composición molecular. David entendió que no nació producto de la casualidad y que Dios tenía un propósito, un plan anterior, para que con la consolación que fui consolado consolar a otros, para decirles que Dios levanta del polvo del muladar y nos hace sentar con príncipes.

Salmos 139:17-18 (RV 60): “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo.”

David se dormía pensando en el Señor. Ese es uno de los secretos: duérmete y despierta hablando y adorando a tu Señor.

David fue más allá del rechazo de los hombres

David amó tanto a Mical, que luego de huir por 7 años pide que le devuelvan a su esposa, pero veamos la reacción de ella frente a él.

2da. de Samuel 6:20 (RV 60): “Volvió luego David para bendecir su casa; y saliendo Mical a recibir a David, dijo: ¡Cuán honrado ha quedado hoy el rey de Israel, descubriéndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se descubre sin decoro un cualquiera!.

David había llevado el arca y él danzaba vestido de efod y lino. Ella como hija de un rey entendía que él debía vestirse de púrpura, como se vestían los reyes. Lo que ella no entendía era que David primero había sido sacerdote y luego rey, porque para ser rey primero hay que ser sacerdote.

El rechazo te afecta más cuando le abres tu corazón a una persona. La respuesta de David al rechazo de Mical fue esta:

2da. de Samuel 6:21 (RV 60): “Entonces David respondió a Mical: Fue delante de Jehová, quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa, para constituirme por príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, danzaré delante de Jehová.”

Él se dijo así mismo: “todos me han rechazado, pero eso no me hace daño porque existe uno que me ha aceptado”, En otras palabras, se sintió acepto en el amado, el rechazo se quita sintiéndote acepto en el amado. El que entiende esta revelación no le importa danzar delante de quien sea para Jehová.

Continúa diciendo en 2da. de Samuel 6:22 -23 (RV 60): “Y aún me haré más vil que esta vez, y seré bajo a tus ojos; pero seré honrado delante de las criadas de quienes has hablado. Y Mical hija de Saúl nunca tuvo hijos hasta el día de su muerte.”

La consecuencia fue doble, primero se quedó estéril, segunda, la Biblia se refiere a ella como “hija de Saúl”, no dice la esposa de David, el Espíritu Santo no le puso el título de esposa.

La gracia que escoge lo que nadie tomaría

Leímos que Dios escoge:

1. Lo necio.
2. Lo débil.
3. Lo vil.
4. Lo menospreciado.
5. Lo que no es.

Lo necio: Gente que sigue con amistades o sujeta a recuerdos de personas que Dios le ha dicho que suelte. Suelta la tarjeta que te hace más mal que bien. Música, películas son ataduras para algunas personas.

Lo débil: Gente que su gigante es su debilidad con determinadas costumbres que le hacen daño. Débil en tu estabilidad emocional, y un comentario de una persona le afecta su autoestima.

Lo vil: Esto es no sirvo, no valgo ya aunque hayas hecho lo que fuere, tu pasado fue echado a lo profundo de la mar.

Lo menospreciado, el sentirse rechazado,

Lo que no es y por eso no se sienten parte de ninguna congregación, ni de ningún lugar.

Efesios 1:5-6 (RV 60): “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”

Antes que te rechazaran aquí Dios te había aceptado allá.

David venció a esos gigantes. Él no se enfocó en la forma en que nació, ni en cómo fue criado, sino en el plan de Dios para su vida. Recuerda que la vida es un milagro, por eso no nos pertenece, le pertenece a Dios.

La clave está en saber que ERES ACEPTO EN EL AMADO.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.