La superabundante Gracia de Dios y el Tabernáculo de David parte VII

El tabernáculo de David es que Dios buscó, desechó a un Saúl alto, orgulloso, vanidoso, ocupado en las cosas terrenales y fue a escoger a un pastorcito de ovejas que traía todas las circunstancias para haber sido un delincuente, porque era hijo bastardo de un hombre llamado Isaí.

Si Isaí tenía una casa era porque era un hombre prominente o un líder en batallas, en guerras o de una posición económica importante. Siendo tan prominente tuvo siete hijos, pero resulta que cuando ya tenía la famosa crisis de la edad media, Isaí tomó a la mamá de David, que debió haber sido una jovencita. Haya sido lo que haya sido, si fue abuso físico, social, psicológico, del tipo que sea, de esa relación se engendra un hijo y por eso él dice:

Salmos 51:5 “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.”

David era hijo de Isaí, pero con otra mujer, no con la esposa y de acuerdo a la ley y toda esa cultura, era considerado un hijo bastardo, un hijo de la calle. Eso implicaba que él no podía ser circuncidado en el templo, por eso tampoco apareció en el registro civil, porque al octavo día, cuando circuncidaban a los niños, se hacía la partida de nacimiento, así era como llevaban las genealogías, cuando los inscribían. Jamás David hubiera podido haber entrado a dónde estaba el arca, al templo, porque la ley decía:

Deuteronomio 23:2 “No entrará bastardo en la congregación de Jehová; ni hasta la décima generación no entrarán en la congregación de Jehová.”

!Que amor de Dios¡, que permite circunstancias que llevan a David a que sea rey de Israel y el que nunca podía haber entrado en la ley al templo, dónde estaba el arca, Dios le permite llevarse el arca a su casa.

¿Qué es el tabernáculo de David? El tabernáculo de David fue un hombre que dijo: No puede ser que el arca, la presencia de Dios, que representaba el Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, no puede ser que ande rodando. A Saúl no le importó el arca. A los Saúles no le importa que el arca venga a casa, pero los que tienen un corazón como David, quieren traer la presencia de Dios a casa, pero primero la trajo a su vida, después la llevó a su casa y después a su ciudad.

En aquel tiempo fue David que le levantó tabernáculo a Dios, pero en este tiempo es Dios que está levantándolo en nosotros. En los postreros días, dice Dios en Hechos capítulo 15, versículos 15 al 17, levantaré el tabernáculo caído de David, lo volveré a levantar, repararé sus ruinas.

Dios lo está levantando en ti y en mí, en corazones que no somos perfectos, que podemos venir con situaciones, pero no importa de dónde vengas, o que tu principio haya sido pequeño, el postrer estado será muy grande. Eso no es de dónde venimos en la tierra, es que venimos del cielo y antes que cualquier persona nos viera, Dios nos vio.

Mi embrión vieron Tus ojos dijo David. Antes que nadie nos viera, Dios nos vio; antes que nadie pensara en ti ya Dios pensó en nosotros; antes de que alguien hablara con nosotros, ya Dios hablaba con nosotros. Venimos con un propósito y somos un modelo exclusivo de Dios. Nadie tiene tu composición molecular, nadie tiene tus huellas, ni el iris de tus ojos, hasta en el iris de los ojos hizo Dios diseños exclusivos.

Si bien Dios nos hizo a todos, todos tenemos un propósito exclusivo.

CANTORES DEL TEMPLO NOMBRADOS POR DAVID

1 Crónicas 6:31 “Estos son los que David puso sobre el servicio de canto en la casa de Jehová, después que el Arca tuvo reposo,”

¿Cuándo el arca tuvo reposo? cuando se robaron el arca y anduvo cuarenta años, el tiempo que gobernó Saúl, de un lugar a otro, no tuvo reposo, hasta que David dijo: Yo le voy a hacer una tienda y la levantó, y cuando él estableció eso, entonces el arca tuvo reposo. Esto quiere decir que David entendió que necesitaba la presencia de Dios en su vida, en su casa y en su ciudad; y el arca tuvo reposo, pero no fue en un gran lugar, fue en una tienda, no fue como el tabernáculo de Moisés que tenía mucho oro, no fue como el tabernáculo de Salomón que tenía más. Una tienda y lo único valioso en esa tienda era el arca.

¿Qué quiere decir? que lo que Dios está levantando no es el exterior, lo que vale es lo que tenemos dentro y pone en tu casa lo que vale, Su presencia.

1 Crónicas 6:32 “Los cuales servían delante de la tienda del Tabernáculo de reunión en el canto, hasta que Salomón edificó la casa de Jehová en Jerusalén; después estuvieron en su ministerio según su costumbre.”

David en el primer desfile no le consultó a Dios y trajo el arca en carro nuevo. Ahí hubo una situación, porque el arca iba de una manera equivocada y murió Uza, entonces David dijo: ¿Cómo he de traer el arca a mi casa?

El arca tenía que ser llevada sobre los hombros de los sacerdotes, eso no se lo consultó a Dios. Lo segundo es que trajo los levitas y la gente danzando en el primer desfile, y toda la gente y los sacerdotes danzando sin santificarlos. Pero en el segundo desfile, les dijo: Vengan sacerdotes y todos los que vamos a ir, lo primero que tenemos que hacer es santificarnos, porque la Biblia dice sed santos porque Yo soy Santo.

Si queremos traer el arca a nuestra vida tenemos que apartarnos para Dios.

También en el primer desfile fue gente alabando y tocando instrumentos, pero en el segundo él estableció cantores, cantoras, directores. Puso a Quenanias como el principal, el director. Quenanias quiere decir Jehová establece. Los directores en la alabanza tienen que ser establecidos por Jehová, no que el hombre los ponga.

Entonces trae el arca y el arca tiene reposo. Todo esto ocurrió hasta que ya vino el templo de Salomón. Todas estas personas tenían establecido como prioridad orar, interceder, clamar, pero también alabar y adorar al Dios vivo.

1 Crónicas 6:33 “Estos, pues, con sus hijos, ayudaban: de los ¿hijos de Coat, el cantor Hemán hijo de Joel, hijo de Samuel,”

En el templo había un orden establecido, había directores, había gente principales que eran hijos de Coat, y uno se llamaba Hemán, dice la Biblia que era hijo de Joel, quien era hijo de Samuel. Hay en la Biblia dos Hemán, otro que viene de una línea también muy próspera, pero éste era nieto del profeta Samuel. ¡Qué tremendo! aunque los hijos de Samuel en un momento se desviaron, sin embargo, en el nieto vino Dios a levantar un hombre fiel.

¿Qué quiere decir eso? Nunca dejes de sembrar, porque en nuestros hijos, en nuestros nietos, viene la bendición. Hemán quiere decir fiel, entonces quiere decir que Dios para establecer directores de alabanza, para los que estén al frente de grupos, una de las características es ser fiel.

1 Crónicas 6:39 “Y su hermano Asaf, el cual estaba a su mano derecha; Asaf, hijo de Berequías, hijo de Simea,”

¿Y qué quiere decir Asaf? Reunir. Dios reúne. Todo se dividió en tres grupos: uno dirigido por Hemán, otro por Asaf y ahora veremos el tercero. Eran tres escuelas, tres líderes, pero sus nombres dicen los requisitos de la gente que está verdaderamente alabando y adorando, gente que esté dispuesta a reunir, gente que no divida, gente que una.

Dios dejó todo esto para los entendidos. El Antiguo Testamento es la sombra de lo que habría de venir, cuando conoces lo verdadero, es fácil interpretar las sombras.

1 Crónicas 6:44 “Pero a la mano izquierda estaban sus hermanos los hijos de Merari, esto es, Etán hijo de Quisi, hijo de Abdi, hijo de Maluc,”

El nombre Etán significa atar. La Biblia habla del cordón de tres dobleces, realmente es una trenza, y en el original se refiere a lana entretejida haciendo una trenza. Etán significa gente que Dios reunió, la gente que es fiel, la gente que usó Dios para establecer, para reunir, estos son los que verdaderamente entienden lo que es un equipo.

Dios está buscando los Etanes que sepamos que somos un equipo. Una soga puede aguantar un peso, pero coja tres y hágale una trenza, ¿y qué va a pasar? Lo que aguanta una, lo que aguanta otra, el peso a la hora de juntarlas, pueden cargar más.

Asaf=Dios reúne
Hemán=Fiel
Dios reúne a los que son fiel.
Etán=Atar, cordón

Cordón de tres dobleces, que tienden a trabajar en equipo.

Más adelante Dios le cambió el nombre a Etán, porque cuando tú te encargas de atar, de trabajar en equipo, Dios te cambia el nombre. Acuérdense que en la Biblia hubo gente a la que Él le cambió el nombre. A Simón, Dios lo llamó Pedro. A Juan y a Jacobo, que antes le llamaban hijos del trueno, eran tronadores, les cambió su naturaleza. Juan ya no era hijo del trueno, se recostaba en el pecho del Señor. A Etán más adelante le llama Jedutún.

Jedutún= quién da alabanza.

Cuando trabajamos en equipo, entonces se cumple el mensaje. Esto es un telegrama del Dios del cielo para la gente entendida. Dios reúne y está reuniendo lo que es fiel, y somos fieles por Él es Fiel y Verdadero. Entonces al que es fiel le va a dar una alabanza porque sabe trabajar en equipo.

¿Qué tal sería si cada músico agarra la tonalidad que quisiera? Cada instrumento es diferente. Hay instrumentos de percusión, de cuerda, o de viento, pero tienen que ponerse de acuerdo, son distintos, pero al estar de acuerdo se forma una sinfonía para tocar el corazón de Dios.

En la alabanza, en la adoración, tenemos que pedir la Gracia para ser fieles. Tal vez usted está diciendo, eso es para los cantores, para los directores, para los músicos, pero aquí todos somos de Judá, no sólo los de alabanza, todos debemos de santificarnos, todos tenemos que trabajar en equipo, quitar las diferencias.

No se canta sólo por hacerlo, tenemos que entender por qué lo estamos haciendo. Gloria a Dios porque todo lo que respira alabe a Jehová, y estamos vivos, así que hay que alabarlo.

1 Crónicas 6:48 “Y sus hermanos los levitas fueron puestos sobre todo el ministerio del tabernáculo de la Casa de Dios.”

Muchos hablan que David siendo de la tribu de Judá, es cierto que es un nuevo sacerdocio, sin embargo, él usó levitas y los metió en un nuevo sacerdocio. ¿Qué quiere decir? que hubo gente que nació con una forma de entender la realidad, y se pasa, aquí ya no son levitas o de Judá, aquí está el pueblo de Dios adorando.

Aarón y sus hijos ofrecían sacrificios sobre el altar del holocausto, y sobre el altar del perfume quemaban incienso, y ministraban en toda la obra del lugar santísimo, y hacían las expiaciones por Israel conforme a todo lo que Moisés siervo de Dios había mandado.”

Estaba David que era de la tribu de Judá, estaban los levitas, pero también Aarón y sus hijos. Aquí ya no había yo soy levita, yo soy hijo de Aarón, yo soy de David, no, no,no, aquí todos somos de Cristo. Todos se fusionaron con un solo propósito, exaltar al Dios vivo.

Dios pasa por alto la ignorancia, la inmadurez, pero mira el corazón y bendice. No podemos juzgar la forma de alabar de cada quien, pero debemos cantarle al Dios Todopoderoso.

Comenzamos a aprender y a adorar porque Dios estaba levantando a la gente fiel que le van a dar alabanzas que le agraden porque entienden que somos un equipo, Cristo la cabeza y nosotros el cuerpo.

1 Crónicas 16:4 “Y puso delante del Arca de Jehová ministros de los levitas, para que recordasen y confesasen y loasen a Jehová Dios de Israel.”

Una continua alabanza y un loar por lo que Dios está haciendo y va a hacer.

El tabernáculo de David no es solamente una oracioncita de un minuto al día, es de continuo: en tu carro, gracias Señor; en el tapón, Aleluya; aprovecha para la oración, te metes en el cielo.

1 Crónicas 16:5 “Asaf el primero; el segundo después de él, Zacarías, Jeiel, Semiramot, Jehiel, Matatías, Eliab, Benaía, Obed-edom y Jeiel, con sus instrumentos de salterios y arpas; pero Asaf sonaba los címbalos.”

Entonces había instrumentos de cuerdas, de percusión, había címbalos de júbilo y lo resonante que es la adoración.

1 Crónicas 16:6 “También los sacerdotes Benaía y Jahaziel sonaban continuamente las trompetas delante del arca del pacto de Dios.”

Había instrumentos de cuerdas, instrumentos de percusión, pero también instrumentos de viento. El tabernáculo de David debe tener todo. En la línea de ahora de las iglesias están desapareciendo los instrumentos de viento y la Biblia dice que cantemos salmos, himnos y cánticos espirituales, eso es lo que debemos de estimular.

1 Crónicas 16:7-8 “Entonces, en aquel día, David comenzó a clamar a Jehová por mano de Asaf y de sus hermanos: Alabad a Jehová, invocad Su Nombre, dad a conocer en los pueblos sus obras.”

La palabra aclamar en este caso es yadá, en hebreo, que significa extender la mano. Es como lanzar una piedra, una flecha que llega lejos, específicamente reverenciar, adorar con las manos extendidas.

1 Crónicas 16: 9-10 “Cantad a Él, cantadle Salmos; Hablad de todas sus maravillas. Gloriaos en Su Santo Nombre; Alégrese el corazón de los que buscan a Jehová.”

La Palabra Dios la envía para ti y para mí, pero la alabanza y la adoración es para Él. Entonces como es para Él, no puede ser al gusto del cliente ni al gusto del que despacha, sino al gusto del dueño, porque es para Él la alabanza.

El tabernáculo de David viene de hablar todas Sus maravillas, de contar el testimonio: Él hizo esto, Él me ayudó, hizo este milagro. Vamos a la Palabra, Gloriaos en Su Santo Nombre. Dale la gloria a Dios.

Tienes una casa, eres parte de una identidad. Eres un hijo, una hija, pero perteneces a una familia, familia llamada Ministerios Elim. El que está a tu lado es tu hermano (a). Debemos de cuidarnos, somos una familia. Los cultos tienen que ser alegres. Alégrese Israel en su hacedor. Alégrense los hijos, alaben con pandero.

1 Crónicas 16:11 “Buscad a Jehová y Su Poder; Buscad Su Rostro continuamente.”

Cantarle a Él: Aquí venimos a cantarle a Él. Aquí se le canta solo al que merece toda la alabanza.

Cantadle salmos: Le cantamos salmos, himnos y cánticos espirituales.

Hablad a todos de Sus maravillas: Lo que está haciendo en tu casa, en tu iglesia.

Gloriaos en Su Santo Nombre: Gloria a Dios, porque aunque no entiendas lo que está pasando, yo sé que es para la

Gloria de Dios. La fe de Abraham se fortalecía dando Gloria a Dios.

Alégrese el corazón de los que buscan: El corazón alegre recrea los huesos.

Buscar a Jehová y Su Poder: Hay gente que sólo busca Su Poder y no al Dios que tiene el poder.

Buscar Su rostro continuamente: Buscar a Dios de continuo.

Cantad a Jehová toda la tierra: Toda la tierra sin importar raza, color, no importa donde, toda la Tierra tiene que alabar a Dios. Muchas veces no entendemos que Dios trata con naciones para que se le de prioridad a Él y se le alabe.

Nuestras oraciones son para que arregle problemas y no para que Dios arregle a las personas que le han volteado el rostro, pero cuando uno alaba a Dios, Dios se encarga de arreglarlo. Las tormentas en la barca se arreglan, cuando hay personas que oran, interceden, alaban y adoran.

Proclamad de día en día Su Salvación: Es todos los días gracias Señor porque puedo respirar, porque puedo comer y sacar la comida de mi cuerpo, por el líquido que puedo absorber y que puedo sacarlo. ¿Ya usted dio gracias por sus riñones, por su hígado, por su páncreas? Gracias Señor por cada parte de mi cuerpo.

Cantad entre las gentes Su Gloria: Hay una alabanza que la podemos proclamar. Adoración al Padre de adoración. Que vayamos a un barrio y que la gente comience a venir y a adorar. Cuando se levanta el Dios Vivo, Él se encarga de tocar. Hay que ministrar nuestra cabeza que es Cristo y Él va a mandar el buen óleo, la bendición y la vida eterna para los que no lo conocen.

Y en todos los pueblos sus maravillas: Ahora le toca a usted ir a donde Dios le está diciendo, levantar un altar al Dios vivo. Esos jóvenes que tienen la habilidad de cantar, que pueden dirigir, que hicieran un culto en casa, que invitaran a los amigos, a su familia, y una adoración y un testimonio y comienzan a salvarse. Es el tiempo suyo, porque Dios lo está llamando a usted.

Proclamar=basar. Este proclamar es de día en día Su Salvación, es estar fresco, es estar llenos, es estar rosaditos, figurativamente alegres, anunciar buenas nuevas, alegres nuevas. Eso es proclamar, eso es evangelismo.

1 Crónicas 16:25 “Porque Grande es Jehová, y digno de Suprema alabanza, y de ser temido sobre todos los dioses.”

¿Qué es Suprema alabanza? Es cuando se tiene una adoración y se levanta el nombre de Cristo en alto, los dioses, los demonios, caen, dice que todas las naciones tienen ídolos y dice Primera de Corintios 8 que detrás de cada ídolo hay demonios, principados, potestades y cuando adoramos la Suprema alabanza, todos los principados caen, las potestades caen, los dagones caen donde hay arca.

1 Crónicas 16:27-28 “Alabanza y magnificencia delante de Él; Poder y alegría en su morada. Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová gloria y poder”

Alabanza y magnificencia: Porque Dios es Grande y para siempre es Su Misericordia.

Poder y alegría en Su morada: En Su morada tiene que haber poder, alegría, pero también tiene que haber tributo, eso es diezmo a Jehová. En Su morada tiene que haber poder de Dios para transformar vidas, para cambiar.

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos: Tienes que entender que nuestro diezmo bendice tu vida y tu familia y no es impuesto, es expuesto. No caigas en la trampa de creer que el diezmo es de la Ley. En tiempos de Abraham no había Ley, la Ley vino 430 años después con Moisés, y Abraham dio el diezmo de todo a Melquicedec. Al final de cuentas no es impuesto, es expuesto. Si lo vas a hacer por obligación, no lo hagas. Si lo vas a hacer por miedo, no lo hagas. Pero si lo haces por amor, por gratitud, por honra; honra a Jehová con tus primicias y tus graneros serán llenos.

1 Crónicas 16:29 “Dad a Jehová la honra debida a Su Nombre; Traed ofrenda y venid delante de Él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de la Santidad.”

Hay que dar para recibir, traer ofrenda. El diezmo mide nuestra fidelidad, la ofrenda mide nuestra generosidad; porque el que siembra generosamente, generosamente cosechará.

Postrados delante de Jehová: póstrate, adóralo, que importa lo que diga quien sea, pero no lo hagas para ser visto por el hombre. Hazlo para Dios.

Dad a Jehová la honra debida a Su Nombre.
Traed ofrenda, y venid delante de Él.
Postraos delante de Jehová en la hermosura de la Santidad.

1 Crónicas 16:34 “Aclamad a Jehová, porque Él es Bueno; porque Su Misericordia es eterna.”

La palabra aclamar aquí es decir al unísono una verdad todos juntos. Cuando se grita juntos hay poder para que los muros caigan. Cuando desatamos una verdad al unísono, eso es parte del Tabernáculo de David, eso es lo que hay en los cultos.

1 Crónicas 16:35 “Y decid: Sálvanos, oh Dios, Salvación nuestra; Recógenos, y líbranos de las naciones, para que confesemos Tu Santo Nombre, y nos gloriemos en Tus alabanzas.”

En otra versión:

“Decid: !Sálvanos, oh Dios, Salvación nuestra!; reúnenos y sácanos de en medio de las gentes, para que podamos glorificar Tu Nombre y nosotros mismos nos gloriemos en Tu alabanza.”

Hay un arrebatamiento. El tabernáculo de David también tiene que nuestro Señor viene por Su amada. Él vuelve y nos va a sacar de entre las gentes.

1 Crónicas 16:36 “Bendito sea Jehová Dios de Israel, de eternidad a eternidad. Y dijo todo el pueblo, Amén, y alabó a Jehová.”

La alabanza no terminó cuando cantamos el último coro, aquí la alabanza continúa en tu carro, en tu casa.

1 Crónicas 25:1 “Asimismo David y los jefes del ejército apartaron para el ministerio a los hijos de Asaf, de Hemán y Jedutún, para que profetizasen con arpas, salterios y címbalos; y el número de ellos, hombres idóneos para la obra de su ministerio fue:”

Entonces los directores, los cantores, los músicos, no solamente cantaban sino que también profetizaban.

1 Crónicas 25:3 “De los hijos de Jedutún: Gedalías, Zeri, Jesaías, Hasabías, Matatías y Simei; seis bajo la dirección de su padre Jedutún, el cual profetizaba con arpa, para aclamar y alabar a Jehová.”

Los instrumentos de cuerdas desatan la unción para profetizar, aunque también con címbalos lo hacían. Los instrumentos de cuerdas deben de desatarse más en los momentos proféticos. Son instrumentos que forman gama de profecía para alabar a Jehová.

1 Crónicas 25:5-6 “Todos éstos fueron hijos de Hemán, vidente del rey en las cosas de Dios, para exaltar Su Poder; y Dios dio Hemán catorce hijos y tres hijas. 6 “Y todos éstos estaban bajo la dirección de su padre en la música, en la casa de Jehová,con címbalos, salterios y arpas, para el ministerio del templo de Dios. Asaf, Jedutún y Hemán estaban por disposición del rey.”

El tabernáculo de David no excluye a la mujer, la incluye. Porque la mujer, como el hombre, tenemos que tener gratitud para alabar a Dios.

1 Crónicas 25:7-8 “Y el número de ellos con sus hermanos, instruidos en el canto para Jehová, todos los aptos, fue doscientos ochenta y ocho. 8 “Y echaron suertes para servir por turnos, entrando el pequeño con el grande, lo mismo el maestro que el discípulo.”

Aquí no hay grandes, aquí el grande se llama Jesús. Adorar al Dios Vivo es uno de los propósitos para los que Dios te mandó a esta tierra, fuiste hecho para la alabanza de la Gloria de Su Gracia.

Se necesita un corazón dispuesto a amar a Dios por encima de todo, a amar Su Palabra, a amar las almas, pero también que adoremos a Dios.

Todos somos parte de la adoración y de la alabanza. Lo mejor de lo mejor, pero para Dios. Dios reúne lo que es fiel, y si nosotros somos fieles no es por nosotros mismos, sino porque Él es fiel y verdadero. Él lo ayuda a uno, que nuestra oración sea: permítenos serte fiel porque Tu eres fiel y verdadero.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.