La Superabundante gracia de Dios y los número 19: Completos y no a la mitad

1 Crónicas 19:19 “Y viendo los siervos de Hadad-ezer que habían caído delante de Israel, concertaron paz con David, y fueron sus siervos; y el pueblo sirio nunca más quiso ayudar a los hijos de Amón.”

Nunca más se juntaron los enemigos para atacar a Israel. Usted sabe que a veces hacían alianzas para atacar, pero a partir de ese momento nunca más volvieron a juntarse, porque Dios le dio la victoria.

1 Crónicas 19:1 “Después de estas cosas aconteció que murió Nahas rey de los hijos de Amón, y reinó en su lugar su hijo.”

Este capítulo nos muestra algo importante. ¿Cuántos saben que es bueno ser misericordioso? la Biblia dice: “Con el misericordioso te mostrarás misericordioso… (Salmos 18:25a). Muchas veces nosotros hasta con la gente que no conocemos podemos ser misericordiosos, pero con la gente cercana, nos cuesta serlo. Sin embargo, también hay que tener cuidado, porque a veces queremos ser más misericordiosos que Dios, lo cual le pasó a David y es de lo que quiero hablarles.

Déjeme explicarle. Los amonitas siempre fueron un peligro para Israel, de hecho, las tribus de los amonitas y moabitas surgieron del incesto ocurrido cuando las hijas de Lot lo emborracharon luego de salir huyendo de Sodoma y Gomorra, así que estas tribus, a pesar de tener cierta familiaridad con Israel, se convirtieron en sus enemigos.

Nahas en hebreo quiere decir “serpiente” y la Biblia dice que la serpiente antigua representa al diablo, satanás.

David comenzó a reinar y quiso tener misericordia, pero no consultó a Dios. Muchas veces nosotros queremos pretender ser más buenos que Dios, de hecho, hay gente que quiere orar hasta para que satanás se arrepienta, cuando La Biblia dice que él ya fue condenado, ya fue juzgado.

1 Crónicas 19:2 “Y dijo David: Manifestaré misericordia con Hanún hijo de Nahas, porque también su padre me mostró misericordia. Así David envió embajadores que lo consolasen de la muerte de su padre. Pero cuando llegaron los siervos de David a la tierra de los hijos de Amón a Hanún, para consolarlo. “

El nombre Hanún en hebreo significa “el favorecido” hijo de Nahas (serpiente), “El favorecido hijo de la serpiente”. Todo eso quedó como una figura, pero al final la Biblia nos habla de que la serpiente antigua que se llama diablo o satanás tendrá un hijo que se llamará “Anticristo”.

En 2 Timoteo 3:1 dice: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos”.

Estamos viviendo postreros días, y los titulares que se ven hoy en día son una muestra de que las cosas han ido empeorando, comparado con los que se veían hace treinta y dos años.

La maldad del amorreo irá de aumento en aumento, pero donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia, por eso es que vemos que un jueves en la noche un grupo de personas, en lugar de estar en otro lado, están queriendo buscar más de Dios, que anhelamos que nuestra llama arda, que nuestra pasión por el amor de Dios cada día crezca.

Entonces, vemos que David quiso hacerle misericordia al “hijo de la serpiente”, porque a veces queremos ser más misericordiosos que Dios.

Pablo escribió en 2 Tesalonicenses 2:7 lo siguiente: “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.” Desde aquel entonces el espíritu del anticristo se mueve.

El enemigo imita, así como un día Dios envió a Su Hijo, un día se manifestará el hijo del diablo y lo que lo está deteniendo es el Espíritu Santo en la iglesia que somos la esposa del Cordero. Mientras no nos quiten, el anticristo no se manifestará, es decir, cuando la esposa del Cordero sea arrebatada, se manifestará aquel inicuo, que significa “sin ley”. Note que él es lo contrario a Cristo, quien vino a cumplir la ley. Cristo es el Hijo de salvación; el anticristo es el hijo de perdición.

2 Tesalonicenses 2:8-9 “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos”.

Esto es un prototipo de lo que pasará en el futuro.

2 Tesalonicenses 2:10 “Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.”

El amor de la verdad es Cristo. Demos gracias a Dios porque tenemos amor por la verdad, amor por Cristo y Su Palabra.

2 Tesalonicenses 2:11-12 “Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.”

Como no creyeron a la verdad, le van a creer a la mentira. No somos perfectos, somos perdonados, pero cada día El Señor hace la obra en nosotros.

En aquel entonces, David cometió un error, pero quedó en conocimiento de nosotros para que tengamos cuidado. Después de haber orado por cuarenta años, Dios me habló de que este es el tiempo donde veríamos lo que ya sabíamos años atrás, porque la Biblia lo dice. Para mi no es sorpresa ver los titulares, porque ya estaban en la Biblia.

1 Crónicas 19:4 “Entonces Hanún tomó los siervos de David y los rapó, y les cortó los vestidos por la mitad, hasta las nalgas, y los despachó.”

David, con buenas intenciones, mandó a un grupo de hombres a darle el pésame, a consolarlo, como queriendo hacer amistad con Hanún, “el favorecido hijo de la serpiente”. Nunca hagas alianzas con el diablo.

Hanún creyendo que eran espías, tomó a los siervos de David, quien cometió un error por dejarse llevar por sus sentimientos, cuando nos mandan a amar a las personas, pero no al pecado.

Ahora hay una confusión, porque la gente piensa que cuando se dice que es pecado, por ejemplo, que un hombre se case con otro hombre o una mujer con otra mujer, dicen que tenemos homofobia o que los odiamos, pero no estamos odiando a nadie, queremos decirte que no importa tu pecado, Jesús te transforma, te cambia y te perdona.

No vengo a juzgar a nadie, al contrario, vengo a hablarte de amor y no de odio. Dios te puede cambiar, pero tengo que decirte que eso no está bien, no es natural.

Hoy usted mira ministerios poderosos que surgieron de alabanza en Australia, con personas ministrando de esta tendencia (homosexual) hasta besándose. No se puede mezclar el agua con el aceite, o es una cosa o es otra.

¡Cuidado! porque el enemigo está tomando siervos de David para raparlos, o quitarles el pelo de la cabeza, quitarles la cobertura, espiritualmente hablando.

LA RESPUESTA DE HANÚN (EL FAVORECIDO) HIJO DE NAHAS (SERPIENTE)

1.- Tomó siervos de David: El diablo está queriendo tomar gente que le pertenece a Dios, engañados por sentimientos.
2.- Les rapó el cabello de su cabeza, es decir, los dejó sin cobertura: Gracias a Dios tuve un papá físico, con virtudes y defectos, pero fue mi papá a quien admiro, porque cuando uno es niño el papá es el héroe, cuando es jovencito, ya no lo es tanto, cuando uno está mayorcito, el papá no sirve, pero cuando uno está maduro dice: “Que papá tenía”.

Tuve un Pastor que con paciencia me cuidó, en lo espiritual no estuve descubierto, fui un vid que me cultivaron para dar por gracia lo que recibí.

Para un judío, o una persona del Medio Oriente, que le quiten su cabello y la barba es la ofensa más grande.

Ellos usaban túnicas y se las cortaron a la mitad, no completas, al punto de que se les veían las nalgas. Esto nos deja una enseñanza, porque el enemigo lo que quiere es dejarnos a la mitad y no solo me refiero a la identidad sexual, sino también en lo espiritual, cristianos a la mitad, creyentes a la mitad.

3.- Les quitó su barba, su madurez: Ahora vemos personas que el enemigo les quita su cobertura, su madurez y por eso vemos personas con treinta  o cuarenta años que no quieren casarse y si lo hacen se divorcian al poco tiempo, porque no tienen madurez, son adultos, pero parecen niños. Ahora vemos muchas personas cristianas divorciándose, porque los varones, en lugar de estar con sus esposas, se ponen a jugar video juegos hasta altas horas de la noche con otros amigos y al otro día no quieren trabajar y muchas veces ellas son las que trabajan. Eso no es Dios, porque si me casé, tengo derechos, pero también obligaciones.

En el caso de las mujeres, se casan, pero no quieren hacer nada en la casa, porque están siendo medio mujeres. Dios no nos hizo a la mitad, Dios nos hace completos.

4.- Desnudos de la cadera hacia abajo, es decir medio vestidos: El medio cristiano, es que se congrega un día y el siguiente no; le gusta, pero no le gusta; es pero no es. Dios no quiere creyentes a la mitad y no me refiero sólo a la identidad sexual, me estoy refiriendo a que no puedo ser todo el tiempo un niño en la fe, sino que tengo que crecer.

5.- Los envió avergonzados, pues llegaron a su territorio medio desnudos: Hoy en día hay personas que en el vestir son medio aquí y medio allá, en el hablar, hablan de Dios y del mundo, alaban a Dios y dicen palabras soeces. Lo que te quiero hacer ver es que Dios nos ama y nos anhela por completo.

Cuando el hijo pródigo regresó de la pocilga, no estaba orgulloso, sino avergonzado, pero lo más grande es el amor de nuestro Papá, que no vio a un hijo apestoso o avergonzado, vio un hijo arrepentido, salió corriendo, lo abrazó y lo besó. Ese es nuestro Padre que mandó a Su Hijo, quien llevó la vergüenza y le quitaron Sus vestiduras en la cruz del Calvario.

La Biblia enseña que Jesús quedó como un cordero desnudo cuando le quitan la piel. Él quedó desnudo para quitarnos nuestra vergüenza, para cubrirnos con Su gracia. No tenemos que tener hojas de higuera para cubrirnos, porque tenemos piel del Cordero, de Cristo.

El enemigo está tomando siervos de Dios, cristianos, y todo por seguir asuntos de sentimientos, fuera de la guianza del Espíritu Santo y:
-Quita cobertura,
-Quita madurez, por eso estamos viendo creyentes inmaduros en todos los aspectos y uno tiene que pedir la gracia de Dios para madurar, porque ya no podemos seguir peleándonos como niños. Dios usa aún cosas adversas para que Su iglesia se una, como ha sucedido con el caso de salud del hermano Julio Melgar, por el cual muchas iglesias se han unido para orar juntos, porque la petición de Cristo fue: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Juan 17:21)
-Le quita su identidad de siervos de Dios. El te hizo hijo e hija y nadie te puede quitar tu identidad a menos que la devuelvas.
-Le quita la gloria de hijos, pero lo lindo es que Dios, con Su amor nos devuelve todo eso y más.

1 Reyes 3:3 “Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.”

Salomón fue el hijo de David, el heredero que Dios escogió, a quien David le dejó todos los bienes y en su reinado construyó el Templo de Salomón.

Dice la Palabra que cuando este templo se inauguró, empezaron a alabar y adorar y la gloria de Dios descendió, porque él venía de un papá que era adorador, quien lo instruyó, dirigió y corrigió.

Luego en ese mismo templo comenzaron a orar y cayó fuego del cielo y era tal la gloria que los sacerdotes perdieron el turno y no podían entrar. Comenzó con Gloria, pero al final lo pusieron a la mitad, ministraba a Dios a la mitad, tuvo 300 mujeres y 600 concubinas y dice la Biblia que las amó a todas. Así que las cosas de Dios las fue dejando a la mitad y cayendo en idolatría, pero el Señor no lo destruyó, porque le había dado una promesa a David, de que si uno de sus hijos fallaba, no lo desecharía como lo hizo con Saúl, sino que lo corregiría como un Papá. Eran personas a la mitad, al igual que Israel, que adoraban a Dios, pero también a ídolos en los lugares altos.

1 Crónicas 19:5 “Se fueron luego, y cuando llegó a David la noticia sobre aquellos varones, él envió a recibirlos, porque estaban muy afrentados. El rey mandó que les dijeran: Estaos en Jericó hasta que os crezca la barba, y entonces volveréis.”

Los mandó a Jericó, la primera ciudad que conquistó Israel en la Tierra Prometida, hasta que les creciera la barba, es decir, que debían estar allí más o menos un año, hasta que alcanzaran la madurez. Esta es la restauración de mucho pueblo que no tiene madurez. Se casan, quieren el beneficio, pero no el compromiso; quieren que le den cosas, pero no quieren asumir roles, eso es lo que estamos viendo ahora.

El rey David representa a Cristo, quien no rechaza a nadie, sino que manda a recibirte. El padre del pródigo salió a recibir al hijo. Él nunca te va a rechazar, pero te mandará una Palabra que te edifique, que te consuele, directa a tu necesidad.

La estrategia para conquistar a Jericó fue que debían dar una vuelta completa a la ciudad cada día durante seis días y el séptimo día, siete vueltas. Dios quiso mostrar que para que tomes tu tierra, tiene que haber permanencia, perseverancia y presencia. Al séptimo día cuando gritaron y tocaron la trompeta, los muros cayeron.

Una de las cosas de la toma de Jericó que necesitamos hoy más que nunca aprender, es perseverancia, porque tendemos a ser intermitentes en la petición. La permanencia, persistencia, perseverancia y presencia, hacen que el muro más terrible que el enemigo haya levantado sea derribado.

Dios me dió un Rhema para las parejas que anhelan tener hijos, pero que por alguna razón no han podido. Durante veintiún días orar cinco minutos en la mañana y en la noche por la misma petición. ¿Por qué veintiún días? En Daniel dice (parafraseando): Desde que te pusiste a orar, yo te había escuchado, pero hubo oposición en los aires y a los 21 días mandé a Miguel y te traigo la respuesta. Madurez es permanencia y perseverancia. Quédate en Jericó y derríbalo, aprende a madurar!

Tenían que esperar a que les creciera la barba. Para eso tenían que esperar de siete meses a un año. Queremos ver resultados sin esforzarnos.

Regresaron de nuevo a Jerusalén, a sus funciones. Los incorporó Dios de nuevo por medio de David, cuando ya tenían todo arreglado y ya las ropas no estaban a la mitad.

1 Crónicas 19:6 “Y viendo los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, Hanún y los hijos de Amón enviaron mil talentos de plata para tomar a sueldo carros y gente de a caballo de Mesopotamia, de Siria, de Maaca y de Soba.”

Mandaron a buscar gente que peleaba. Enviaron mil talentos, cuando por Cristo pagaron 30 piezas de plata.

1 Crónicas 19:8 “Oyéndolo David, envió a Joab con todo el ejército de los hombres valientes.”

Si sigue leyendo verá que todos los enemigos se juntaron. ¿A alguien le ha pasado, que de repente hay un ataque, luego otro y luego otro, que parecería que el diablo se hubiera confabulado?

1 Crónicas 19:14 “Entonces se acercó Joab y el pueblo que tenía consigo, para pelear contra los sirios; mas ellos huyeron delante de él.”

Cuando Dios va contigo y le crees, el enemigo huye. Hay una promesa en Deuteronomio 28:7b : “por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti”, si estás en obediencia; pero si andas mal, por un camino irás y por siete tendrás que salir huyendo.

1 Crónicas 19:15 “Y los hijos de Amón, viendo que los sirios habían huido, huyeron también ellos delante de Abisai su hermano, y entraron en la ciudad. Entonces Joab volvió a Jerusalén.”

Todos huyeron, así que obtuvieron la victoria

1 Crónicas 19:16-19 “Viendo los sirios que habían caído delante de Israel, enviaron embajadores, y trajeron a los sirios que estaban al otro lado del Eufrates, cuyo capitán era Sofac, general del ejército de Hadad-ezer. Luego que fue dado aviso a David, reunió a todo Israel, y cruzando el Jordán vino a ellos, y ordenó batalla contra ellos. Y cuando David hubo ordenado su tropa contra ellos, pelearon contra él los sirios. Mas el pueblo sirio huyó delante de Israel; y mató David de los sirios a siete mil hombres de los carros, y cuarenta mil hombres de a pie; asimismo mató a Sofac general del ejército. Y viendo los siervos de Hadad-ezer que habían caído delante de Israel, concertaron paz con David, y fueron sus siervos; y el pueblo sirio nunca más quiso ayudar a los hijos de Amón.”

Dios nos anhela completos, no a la mitad. Todos tenemos funciones distintas, pero todo lo que hagamos de palabra y de hecho que lo hagamos para el Señor.

Santiago 4:5-6 “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.”

Jesús se entregó por completo, así debemos hacerlo nosotros. Necesitamos hoy pedirle la sabiduría y la gracia a Dios

Santiago 4:7-8 “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.”

Esos son imperativos:

Someteos, pues, a Dios
Resistid al diablo
Acercaos a Dios. Es el tiempo como nunca de acercarse a Dios y Él se acercará a Nosotros.
Pecadores, limpiad las manos. Levantad las manos limpias, sin ira ni contienda. Tenemos un Dios que nos cambia y lo único que quiere es que nos acerquemos a Él y Él se acercará a nosotros.
Y vosotros los de doble ánimo. Ir a Jericó es permanencia, presencia y perseverancia. El de doble ánimo no tiene perseverancia, no es constante en sus caminos. No te pongas metas tan largas, porque Dios va dando la gracia para ir paso a paso. Renunciemos al doble ánimo, porque Dios nos quiere completos.
Purificad vuestros corazones. La Biblia dice que de lo que hay en nuestro corazón habla la boca y que lo que sale del corazón son los pensamientos. Piensa todo lo bueno, todo lo puro, todo lo agradable.

Santiago 4:9-10 “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

Afligíos, y lamentad, y llorad. A veces pensamos que el evangelio es solo gozo; también hay momentos de ayuno, donde le pedimos al Señor que nos cambie.

Humillaos delante del Señor, y él os exaltará. Dios quiere hoy decirte, como me dijo a mi: “a veces debes echarte la culpa para salvar a otros. A veces tienes que humillarte, como Él lo hizo cuando llevó tus pecados.”

El Señor te está diciendo: “Te anhelo completo”, “Quiero tu vocabulario para mi” no te quiero a la mitad”.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.