Las siete facetas de la voluntad de Dios en nosotros

Cuando no conocíamos a Dios creíamos hacer nuestra voluntad, pero en realidad estábamos bajo voluntad del príncipe de la potestad del aire, el cual opera en los hijos de desobediencia.

Hacer la voluntad de Dios no es fácil, hasta el mismo Jesús en el Getsemaní, tres veces le pidió a Dios que lo librara de ir a la cruz, pero al final rindió Su voluntad a la del Padre, y como Jesús es nuestro ejemplo, también nosotros debemos rendir nuestra voluntad a Dios.

Los beneficios de hacer la voluntad de Dios

1era. de Juan 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Aquí está uno de los beneficios, todo en el mundo pasa, pero el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre, porque hacer la voluntad de Dios te da permanencia. Un asunto es llegar a Jesús, otra es permanecer en Él. Jesús dice yo Soy la vid, ustedes los pámpanos, y el que no lleva fruto en Él, lo quitará.

Somos llamados a dar fruto, y estas palabras de Cristo nos advierten de que hay ramas que están en Cristo que no están dando fruto y serán cortadas, pero si permanecemos en Su Palabra, dice Jesús que todo lo que pidamos al Padre nos será concedido.

¿Por qué es importante la voluntad de Dios? En el propósito de tu vida debe estar la voluntad de Dios.

1-Pensamiento: Todo comienza con un pensamiento. Jesús dijo que del corazón del hombre salen los pensamientos. Para que haya buenos pensamientos debe haber un buen corazón.
2-Sentimientos: Los pensamientos generan sentimientos.
3-Deseo: Los sentimientos deseos, los cuales nos deben llevar a hacer la voluntad de Dios.
4-Voluntad (de Dios)

Hebreos 10:7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.

Jesús descubrió en el rollo de la Ley que había venido a hacer la voluntad de Dios, y que Él lo hiciera le agradaba a Dios. Jesús encontró la voluntad de Dios en La Palabra. Debemos leer la Palabra, ahí está la voluntad de Dios para nuestras vidas. Ahí está el secreto de la prosperidad, en meditar en la Palabra como dice Salmos 1.

5-Decisión: Luego de conocer la voluntad de Dios, la decisión de hacerla o no es de cada cual. A Pablo de dijeron que fuera a Damasco, quedó de él obedecer. Luego en Damasco le dijeron otra faceta. Nunca te van a revelar el paquete completo de la voluntad de Dios para ti, te la van a dar de acuerdo a tu obediencia.

6-Disposición
7-Acción
8-Resultado

Más beneficios de conocer la voluntad de Dios

Marcos 3:31-35 Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. 32 Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. 33 El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

Otro beneficio es ser parte de la familia de Jesús, no es de rasgos sanguíneos, esto es de nacer de nuevo y de hacer la voluntad de Dios.

Juan 7:15-17 Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? 16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.

Hay mucha gente confundida con doctrinas extrañas, buscando novedades, pero no nos mandaron a buscar novedades, sino a novedad de vida en Cristo Jesús. Cuando hacemos Su voluntad, conocemos si la doctrina viene de Él.

Toda doctrina que engrandece al hombre y empequeñece a Dios, que endiosa al hombre para tener dominio sobre lo demás, no proviene del corazón de Dios, es la serpiente tratando de nuevo de confundir al hablar, como cuando le dijo a Eva come y serás igual a Dios.

El hacer la voluntad de Dios nos permite tender discernimiento espiritual, es decir, conocer lo que provienen de Dios y lo que no.

Las siete facetas de la voluntad de Dios

1) La voluntad de Dios y el sacrificio vivo

El evangelio es buenas nuevas, pero dijo el Apóstol Pablo que también es locura para los que se pierden.

Es locura porque es difícil de entender que el grande se hace pequeño para que los pequeños sean engrandecidos por Él, el que tenía la ropa (toda la autoridad), se la quitó para que los desnudos fuéramos vestidos, el Rey se hace siervo para que nosotros seamos reyes y sacerdotes, el rico se hace pobre para que los pobres fuéramos enriquecidos.

Pero Jesús dijo: “el que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame”. El evangelio es que un día Él tomó Su cruz, la que nadie más podía tomar, y con Su sacrificio nos dio vida, pero ahora que tenemos vida, nos dice tienen que morir, porque el que entrega su vida la hallará.

Cristo no merecía la cruz, a Él le clavaron manos y pies, no podía correr, no podía pegar y murió mudo. Nos bajamos de la cruz cuando gritamos, peleamos con Dios, nos quejamos. La única demanda que podemos hacerle a Dios es que podamos inquirir en Su presencia.

Romanos 12;1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

En el Antiguo Testamento llevaban animalitos como sacrificio y lo primero que le cortaban era la cabeza, por eso para presentarnos como sacrificio vivo, lo primero que hay que presentar es la cabeza, porque allí tenemos los ojos, los oídos, hay que rendir la mente a Dios.

Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

No nos adaptemos a este sistema, hagamos el cambio de vida por medio de la renovación de nuera corazón, porque cambiando el corazón cambia la manera de vivir y de pensar.

No es que Dios tenga tres voluntades, son tres niveles:

La buena es que te deja hacer tu voluntad, la agradable es cuando haces lo que dice Su palabra y la perfecta es cuando Dios te revela tu propósito y al cumplirlo, eres de bendición para los que te rodean,

Ahora la victima que debe presentarse en sacrificio vivo somos nosotros, eso nos permitirá conocer los niveles de la voluntad del Señor.

Conozco la voluntad de dios presentándome como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.

II) La voluntad de Dios en nuestra generación

¿Quién eligió cuando nacer, sus padres, el lugar donde nació? Dios quiere que afectemos nuestra generación, ya que el mundo está trastocado.

Hechos 13:36 Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres, y vio corrupción.

David sirvió a su generación, a pesar de ser un niño rechazado, que trabajó desde temprana edad, pero aprendió a ver a Dios, y ministraba a Dios, pero Dios no le concedió ser rey de Israel para que fuera rico.

Ya siendo rey, David empezó a soñar con llevar el arca del pacto a Israel, él quería que el pueblo aprendiera a adorar, a alabar, a orar, le dio prioridad a lo espiritual, en eso afectó su gemación.

Hechos 13:21-22 Luego pidieron rey, y Dios les dio a Saúl hijo de Cis, varón de la tribu de Benjamín, por cuarenta años. 22 Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.

David fue bendición en su vida y en su generación

III) La voluntad de Dios en nuestro trabajo

Efesios 6:5 Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo.

A Jacob le pusieron a Labat, para formar su carácter. A cada Jacob le ponen su Labat. No importa el jefe que tengamos trabajemos como para Dios.

Efesios 6:6 No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;

Separamos el trabajo de la iglesia, pero debemos ser cristianos en todo lugar, osea que la voluntad de Dios es que no importa el jefe que me toque, yo trabaje como para Cristo,

Efesios 6:7-8 Sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.

La recompensa viene de Dios.

Efesios 6:9 Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.

IV) La voluntad de Dios en nuestra santificación

1ra. a los Tesalonicenses 4:1-4 Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más. 2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

Agrada a Dios que nos santifiquemos, santificarse es apartarse para Dios.

Un día El Señor por amor se apartó para nosotros ahora nos toca a nosotros por amor, apartarnos para Él, es decir, santificarnos.

V) La voluntad de Dios y la sujeción

Ia. de Pedro 2:13-15 Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos.

VI) La voluntad de Dios al dar gracias en todo

1ra. a los Tesalonicenses 5:16-18 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

VII) La voluntad de Dios y el saber pedir

1 Juan 5:14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Conclusión:

Las siete facetas de la voluntad de Dios

1) La voluntad de Dios y el sacrificio vivo
II) La voluntad de Dios en nuestra generación
III) La voluntad de Dios en nuestro trabajo
IV) La voluntad de Dios en nuestra santificación
V) La voluntad de Dios y la sujeción
VI) La voluntad de Dios al dar gracias en todo
VII) La voluntad de Dios y el saber pedir

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.