Levantando y abriendo puertas para que entre “El Rey de Gloria”

 

Cuando conocimos a Cristo pasamos del reino de las tinieblas al reino de la luz, en mi caso, la puerta que usó El Señor fue mi hermano, para que con su testimonio entráramos mi familia y yo por la puerta que es Cristo al Reino de Dios.

Así como hay puertas de Dios, hay personas que se vuelven puerta del diablo metiendo hechicería y esas cosas, pero Jesús vino para perdonar nuestros pecados y deshacer las obras del diablo.

Un ejemplo de esto es Elí, él llegó a ser un sumo sacerdote, entraba al lugar santísimo, pero perdió el rumbo y el que miraba la gloria de Dios, que era bendecido para bendecir, empezó a tolerar el pecado de sus hijos, fue desechado y abrió puertas de muerte y pobreza a su descendencia. Veamos lo que El Señor le dijo a Elí de su descendencia.

1ra. de Samuel 2:32 “Verás tu casa humillada, mientras Dios colma de bienes a Israel; y en ningún tiempo habrá anciano en tu casa.”

Además le dice:

1ra. de Samuel 2:36 “Y el que hubiere quedado en tu casa vendrá a postrarse delante de él por una moneda de plata y un bocado de pan, diciéndole: Te ruego que me agregues a alguno de los ministerios, para que pueda comer un bocado de pan.”

Jesús es la única puerta

Juan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.”

Si te pregunto para qué sirve una puerta, seguramente dirás que para entrar y salir, es cierto, pero además una puerta sirve de protección, porque protege lo que está dentro, pero para esto tienes que ponerle un seguro.

Tú y yo nos constituimos en puertas porque vamos a dejar entrar la bendición del cielo y seremos resguardo para que no ente el mal, lo hemos visto aquí con huracanes, que se levantan personas a orar y por la Gracia de Dios los huracanes se desvían. La base bíblica está en la Biblia al hablar de Sodoma y Gomorra, cuando dice que si hubiera habido diez justos, puertas abiertas, no la destruyen.

Jesús dice que lo que Él es, nosotros tenemos que ser. Él dijo: “Yo soy La Luz del mundo”, pero el que es La Luz del mundo dijo que nosotros éramos la luz del mundo. Es que nosotros, si tenemos la luz de Cristo, seremos la luz del mundo, así el que es La Puerta dice que nosotros podemos ser puertas de bendición

Salmos 24:7 “¡Levantad, oh puertas, vuestras cabezas! Levantaos, oh puertas eternas, y entrará el Rey de gloria (RVA).”

Las puertas no tienen cabeza, es simbólico, se refiere a personas, y nos manda a dos cosas: levantar las cabezas y levantarnos nosotros.

Las personas al conocer a Cristo se convierten en una puerta eterna, porque tenemos la vida eterna, por eso la Palabra dice que en los siglos venideros, iremos a predicar de la multiforme sabiduría de Dios (Efesios 3:10), por eso seguiremos siendo puerta eterna.

¿Para qué levantarnos? Para que entre el Rey de Gloria, nosotros podemos dar apertura a al Reino de los cielos y a las cosas de Dios, puedes ser el canal que Dios utilice, para bendecir tu empresa, tu casa, tu país.

La iglesia verdadera es la que tiene que levantarse, nos dejaron en la Biblia una figura. Cuando Dios le dijo a Gedeón que fuera a pelear contra los madianitas, a él se unieron alrededor de treinta y dos mil hombres, pero como eran tantos, Jehová le dijo que los probara, no fuera a ser que Israel dijera, m mano me ha salvado.

Dios le dijo a Gedeón que pregonara entre los que estaban con él, que el que tuviese miedo podía irse, y se fueron veintidós mil, quedando diez mil, pero Jehová dijo que aún eran muchos, que los probara en las aguas.

Le dijo, al que lamiere las aguas como lo hace el perro a esos escoge y los que doblaran las dos rodillas para beber el agua, serian dejados. Los que lamieron el agua como lo hace el perro fueron trescientos y con estos era que Gedeón salvaría a Israel.

Levantar la cabeza es esperar la redención del cielo, Jesús dijo: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”. Esto es para la iglesia que sabe que estamos en este mundo, pero no somos de este mundo, que levanta su cabeza, porque sabemos que pronto viene Cristo.

Uno se levanta cuando está dormido, acostado, acomodado, sentado, la iglesia de hoy más que nunca nos tenemos que levantar a predicar a Cristo, porque el enemigo se ha levantado hoy como nunca.

Salmos 24:8 “¿Quién es este Rey de gloria?
Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla.”

A Dios nadie lo vio jamás, pero el Rey de gloria que Él manda a conquistar es a Su Hijo.

Salmos 24:8-9 “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,
Y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria.”

Si has resucitado pon la mirada en las cosas de arriba no en las de abajo.

Salmos 24:10 “¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos,
Él es el Rey de la gloria. Selah”

El Señor te dice haz lo que tienes que hacer, pero hazlo con calma y luego déjame a Mí, que Yo actué.

Hace años leí un libro hablando de las siete cartas que en el Apocalipsis Juan envía a las siete iglesias de Asia, ese autor decía, ¿qué carta mandaría Juan hoy día para la iglesia donde te congregas y que tipo de cristiano eres, de cual iglesia te sientes?

Vamos a hablar de dos iglesias que son importantes para las puertas, la primera es la iglesia de Filadelfia, fue una iglesia fiel, de la cual Dios dice:

Apocalipsis 3:7 “Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre.”

La iglesia verdadera debe conocer el tabernáculo de David, la alabanza, la adoración, son llaves para abrir puertas de bendición y si Dios las abre, nadie la cierra.

Piensa si la iglesia donde te congregas tiene puerta abierta, mensaje para afuera, hay que llevar el Evangelio a toda criatura.

Veamos la otra iglesia, la de Laodicea, veamos lo que se le dice a esta que es una iglesia carnal.

Apocalipsis 3:15-16 “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.”

Mientras a la otra le dice que El Santo, El Verdadero te va a hablar a Laodicea le dice que es tibia. A Filadelfia le dice tienes una puerta abierta, debemos sacar a Jesús al mundo y predicar a las personas.

Apocalipsis 3:8 “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

El cristiano que es de la iglesia de Filadelfia espiritualmente hablando, debe tener un canal para llevar el mensaje al mundo, dar por gracia lo que se ha recibido. Eres puerta abierta si has guardado Su Palabra y con tu testimonio has convencido a otros.

El Señor dice “te vomitaré de mi boca”, esto quiere decir que estuvo en la boca del Señor, fue bolo alimenticio, pero no se hizo parte del Señor. Si te quedas tibio no vas a ser parte del cuerpo y te pueden vomitar, pero la alerta es porque no te quieren vomitar.

¿Qué es una persona tibia? Diríamos que es alguien que está entre dos aguas, que no se define, pero no, esa es la consecuencia de ser tibio.

Apocalipsis 3:10 “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.”

Vienen siete años de tribulación para el mundo, pero a la iglesia verdadera El Señor nos agarra y nos lleva antes, pero a los que viven a la manera de Laodicea es a los que le dicen esto:

Apocalipsis 3:17 “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”

Un cristiano orgulloso que cree que todo es bienes. Se parecen a los que tiene súper fe, no predican del pecado para que la gente no se vaya. Por fuera se miran llenos de cosas pero por dentro vacíos. Estos son los tibios.

Tienes que analizar la iglesia donde te congregas, pero también cómo eres, porque pueden haber gente de una iglesia en otra.

Apocalipsis 3:11 “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”

El mensaje se lo manda al que tiene puerta abierta, a la iglesia verdadera, no al tibio, porque esta iglesia tenia puerta abierta, tenemos que entrar y salir a llevar el mensaje de Cristo.

Apocalipsis 3:20 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Si está llamando a la puerta es porque está afuera. Adentro de la iglesia todo muy bueno para ellos, para que la gente se sienta bien, pero la alabanza es para Dios y la Palabra para nosotros.

¿Soy cristiano que me congrego en una iglesia bajo el modelo como Filadelfia con puerta abierta?

¿Soy creyente con mi cabeza levantada y levantando en alto el nombre del Rey de Gloria? Porque cuando levantamos ese Nombre, Dios hace y si Él manda, nadie puede oponerse.

¿Soy cristiano puerta, que a donde va habla de La Puerta que nos salva, liberta y nos da vida y en abundancia?, ¿O bien soy creyente que me congrego o me comporto como uno de la iglesia Laodicea, tibia, por no ser caliente ni frio y tengo a Jesús tocando la puerta (fuera de mi vida, prioridades, etc.), esperando que yo le abra, pues Él quiere cenar conmigo?

Es que muchos cuando van a empezar algún proyecto, por ejemplo se van a casar, no se ocupan de Dios porque están organizando la boda para el próximo año, estás pecando porque le das prioridad a otras cosas que no son Dios, pecas porque estás en afanes y dejas a Dios de último.

UNA PUERTA ALZADA PARA DEJAR ENTRAR AL REY DE GLORIA

1era a los Corintios 16:8 “Pero estaré en Efeso hasta Pentecostés”

Saulo de Tarso era un perseguidor de la iglesia, cuando él buscaba cristianos para matarlos era una puerta del mal, pero cuando lo derriban y lo convierten en Pablo se convierte en una puerta de bendición.

Tenía programado sus viajes misioneros, dicen que era la quina etapa de sus viajes misioneros.

1era a los Corintios 16:9 “Porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios.”

Cuando se te abre una puerta van a levantarse muchos adversarios, pero si Dios abre nadie cierra. Los adversarios son un fogueo, la oportunidad de conocer que Dios está con nosotros.

Hechos 19:1 “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos.”

Él andaba recorriendo Asia y encuentra en Efeso este grupo de cristianos

Hechos 19:2 “Les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.”

Eran cristianos fríos. La mayoría de autores dicen que esas personas pudieron haber conocido el cristianismo cuando en el Pentecostés, que habían gente de todos lados y Pedro predicó aceptaron tres mil personas de diferentes regiones y se fueron a sus regiones con el conocimiento de Jesús, pero eran cristianos que no conocían al Espíritu Santo.

Hechos 19:3-7 “Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. 4 Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo.
5 Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres.”

Una señal de recibir el Espíritu Santo es hablar en lengua, pero además profetizaron. La puerta abierta encontró a doce cristianos fríos, pero cuando los bautizó, recibieron el Espíritu Santo, esas vidas se convirtieron en puertas abiertas.

Durante tres años Pablo los estuvo discipulado. Pablo, puerta con la cabeza levantada por Dios, Quien le abrió a Pablo puerta grande. Fueron muchos los adversarios pero donde Dios abre, nadie cierra.

Dios le entregaba a Pablo un territorio, y él consigue doce puertas más. Estos doce comenzaron a hablar de Jesús, pero en Efeso había un culto grande a Diana y el crecimiento de la Palabra estaba mermando el culto a Diana.

Hechos 19:23 “Hubo por aquel tiempo un disturbio no pequeño acerca del Camino.”

En dos años aquellos doce fueron discipulados por Pablo fueron a predicar en toda la región y esto afectaba el negocio de la idolatría a Diana. Diana era Artemisa, Semiramis, diferentes nombres pero la misma potestad.

Hechos 19:24-25 “Porque un platero llamado Demetrio, que hacía de plata templecillos de Diana, daba no poca ganancia a los artífices; 25 a los cuales, reunidos con los obreros del mismo oficio, dijo: Varones, sabéis que de este oficio obtenemos nuestra riqueza.”

Donde llega una puerta de Dios, abre puerta y cancela puertas del infierno, porque nos ha puesto Dios para arrancar, arruinar y destruir y cuando esto ocurre podemos sembrar lo de Dios.

Hechos 19:26 “Pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Efeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos.”

Hubo un problema y le dicen a Pablo que no salga y fue a hablar con esos hombres un judío llamado Alejandro.

Hechos 19:34 “Pero cuando le conocieron que era judío, todos a una voz gritaron casi por dos horas: ¡Grande es Diana de los efesios!”

Dos horas gritando y pensar que muchos se enojan por dos veces que se diga: ¿Quien vive? Cristo!!!

Hechos 19:35 “Entonces el escribano, cuando había apaciguado a la multitud, dijo: Varones efesios, ¿y quién es el hombre que no sabe que la ciudad de los efesios es guardiana del templo de la gran Diosa Diana, y de la imagen venida de Júpiter?”

Otra versión dice la imagen que cayó del cielo, pero esa imagen venia del enemigo. Dicen que cayó un meteorito y con ella tallaron la imagen, pero haya sido lo que fuera tenían la certeza de que había caído del cielo. Jesús dijo de Luzbel yo vi a uno caer del cielo como un rayo.

Éfeso era la ciudad más grande de la provincia de Asia. Era un centro comercial y religioso (donde se encontraba el gran templo de la diosa Diana). Su ambiente estaba lleno de materialismo, porque era una ciudad muy rica, pero también muy inmoral (en el templo de la diosa Diana habían prostitutas sagradas).

Esta no era una ciudad fácil de penetrar, pero Pablo entró. Dios está buscando personas para que vayan a lugares designados. Lugares donde se cerró para volver a abrir.

A pesar de todo este ambiente contrario, allí se levantó la iglesia cristiana más grande de ese entonces. La carta más profunda que Pablo escribió fue a los efesios

Efeso significa: “deseo ardiente”. En el primer siglo del cristianismo se caracterizó por un profundo amor al Señor, a Su Palabra y al servicio sin condiciones.

Fue una iglesia con mucho amor, pero El Señor le dijo has dejado tu primer amor, porque con el tiempo comenzó a decrecer. Gente que al principio vibrar llena del amor de Dios y después se enfrían.

La iglesia de Efeso fue iniciada por una puerta que se levantó y abrió la Puerta de Salvación, para así cancelar una puerta ancestral del mismo infierno.

Diana era Artemisa, Semiramis, pero Israel también tuvo este culto falso

Jeremías 7:16 “Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues; porque no te oiré.”

¿Por qué Dios estaba tan airado?

Jeremías 7:17 “¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?”

En Judá (alabanza) y Jerusalén (ciudad de paz) hacían culto familiar a la reina del cielo, así le llamaba Israel a Diana.

Jeremías 7:18 “Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a Dioses ajenos, para provocarme a ira.”

Es la imitación del diablo de lo que Dios quiere, Él desea que las familias adoremos.

Jeremías 44:16 “La palabra que nos has hablado en nombre de Jehová, no la oiremos de ti.”

¿Era Jeremías o Dios? Era Dios por medio de Jeremías

Jeremías 44:17 “Sino que ciertamente pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno.”

Un culto en las ciudades de Judá y Jerusalén que había alcanzado hasta las autoridades. No lo querían dejar de hacer.

Jeremías 44:18 “Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambre somos consumidos.”

Pensaban que su prosperidad venia del culto a esa diosa.

Jeremías 44:19 “Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo, y le derramamos libaciones, ¿acaso le hicimos nosotras tortas para tributarle culto, y le derramamos libaciones, sin consentimiento de nuestros maridos?”

En otras palabras, se excusaban diciendo que tenían el consentimiento del marido.

Pero volvamos a Efeso, ¿Qué ocurrió alli? Esas doce personas en Efeso tenían tal presencia que comenzaron a levantar adoración y el culto a Diana quebró.

Un historiador descubrió que los cristianos oraban frente a donde estaba el templo de Diana, era el templo más grande de Asia y adoraban y pedían a Dios que derribara esa potestad y un día orando vino un terremoto y derribó el templo.

Un culto ancestral que tenía miles de años fue cancelado por un grupito de cristianos, porque si Dios con nosotros quien contra nosotros.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.