Los bendecidos y agradecidos del Señor

 

BOSQUEJO DE LA PREDICA

Colosenses 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Una paz que gobierne, que esa paz que se llama Jesuristo nos dirija, nos conduzca.

La Biblia en 2da. de Timoteo 3 nos enseña que debemos de saber que los postreros tiempos serán tiempos peligrosos, cita las características de los hombres del último tiempo, comienza la lista con amadores de sí mismos y en las última está amadores de los deleites más que de Dios. En ese capítulo se citan dieciocho características, divididas en tres grupos de seis características de los hombres en los últimos tiempos. Una de las características es que son ingratos, haces un favor y se voltean en contra tuya, la ingratitud duele.

Jesús hacia milagros y decía que no se lo dijeran a nadie, porque Él no quería que lo siguieran por milagros, quería que lo siguieran por ser El Señor, pero hubo un miagro que Él mismo lo comentó, fue el de los diez leprosos, de los que solo uno volvió a darle las gracias, quiere decir que hay un diezmo de agradecidos. Gratitud es no olvidar ninguno de sus beneficios

1era Timoteo 2:1 Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres

Hay ruegos, hay oraciones, peticiones, hay diferentes formas de ruegos, oraciones y peticiones, pero la lista termina con acciones de gracias por todos los hombres, porque somos dados a pedir pero no a agradecer, aquí aparece dar gracias de ultimo, pero la Biblia nos enseña que debe ser al principio y al final, alpha y omega. Jesús cuando iba a resucitar a Lázaro dijo: “Padre gracias porque Tú siempre me oyes”. No dan gracias porque como dice 2da. de Timoteo 3, la ingratitud es una características de los hombres del último tiempo.

Debemos dar gracias a Dios en todo, Dios nos libró del huracán Irma y le damos gracias, pero si hubiera pasado, ¿le hubiéramos dado gracias?

Entrad por sus puertas con acción de gracias

Salmos 100:4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.

Debemos de venir a la casa de Dios con disposición de darle gracias al Señor y con actitud de aprender de Él, pero muchos vienen como si fuera un club social, a ver y a compartir con los hermanos, eso no es malo, pero la motivación principal debe ser venir a ver a Jesús, pero con la actitud que vengas a la iglesia así sales, si vienes con acción de dar gracias a Jesús vas a salir lleno de Él. Acción de gracias es actitud para entonces alabarlo, porque le conocemos, porque podemos andar con una Biblia, porque podemos congregarnos.

Lucas 17:16 Y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.

Jesús iba para Jerusalén, pasando entre Samaria y Galilea, al entrar a una aldea le salieron diez leprosos y empezaron a gritarle de lejos que tuviera misericordia de ellos, porque no podían acercarse, porque la gente los apedreaba. Él les dice que vayan y se presenten a los sacerdotes, pero debían hacerlo cuando estaban sanos, porque el sacerdote los examinaba, los ponía en cuarentena y les daba un certificado para poder entrar a la ciudad, y aunque ellos aún estaban enfermos, le creyeron a Dios y se dirigían hacia el sacerdote. Oyeron la Palabra pero le mezclaron fe y obediencia, por eso al ir caminando se dieron cuenta que estaban sanos.

La fe y la obediencia te llevan a la sanidad, a ver el milagro de Dios, pero al verse sanos solo uno regresó a Jesús y se postró rostro en tierra, dándole gracias y era samaritano, el reconoció que el que estaba ahí abrió el cielo, él no le fue a pedir, él le dio gracias, y este es el único milagro que Jesús comentó en el Nuevo Testamento, Él al ver aquel extranjero dijo:

Lucas 17:17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

Entre diez sanados solo un agradecido y nueve ingratos. Hoy día el mundo se está llenando de ingratitud.

Lucas 17:18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

Estamos en este mundo pero no somos de este mundo, por eso debemos dar gracias a Dios, como ese extranjero.

Lucas 17:19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Estaba postrado, pero no era levántate físicamente, porque su autoestima estaba en el suelo, fue sanada, ¿cómo estaría la autoestima de una persona leprosa? Cuando Dios levanta no deja en el suelo, el levanta en alto, doblemente bendecido recibió sanidad y salvación, la sanidad le sirvió para el tiempo que estuvo en esta tierra, pero la salvación es para vida eterna, no te quedas con la sanidad, quédate con El Sanador.

Cuando el que estaba leproso se postró, lo reconoció como Señor. En la Biblia aparece treinta y seis veces la palabra Salvador, pero la Palabra Señor 7,800 veces. Se quedan viendo al Salvador, pero débenos reconocerlo como Rey y Señor.

Salmos 103:1-2 Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. 2 Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.

Tenemos un alma que olvida, acababa Israel de ver que Dios le abrió el Mar Rojo, que Dios sepultó el ejercito de faraón y a los tres días a la falta de agua decían para qué nos trajo Dios a este desierto, por eso dice no olvides, si quieres ser súper bendecido no olvides tu origen, de donde te sacó Dios, lo que Él ha hecho en ti, porque cuando uno empieza a olvidar comienza a cuestionar.

Gratitud no es solamente dar gracias al momento de recibir Sus beneficios, sino realmente es no olvidar ninguno de ellos.

La Biblia cuenta en Matero 8, que estando Jesús en una barca, Él dormía y se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca, y los discípulos lo llamaron y Él reprendió los viento y los discípulos dijeron: “¿y qué hombre es éste que aun los vientos y el mar le obedecen?, pero no le dieron gracias.

Cuidado con decir ahora quién es ese que desvió el huracán. Como los discípulos no le dieron gracias ni entendieron, Jesús les repitió la prueba con propósito y los mandó a cruzar el mar, pero esta vez Él no estaba en la barca, estaba en el monte intercediendo y fue hacia ellos, cuando lo vieron empezaron a gritar: un fantasma!! y sabemos lo que pasó, como Pedro caminó sobre las aguas y cuando entraron en la barca la tempestad de calmó. Las tempestades se calman con gente que aprendió a caminar con Jesús sobre las aguas, entonces se postraron, adoraron y le dijeron: “verdaderamente eres Hijo de Dios”.

Cuidado con jactarnos de que Dios lo hizo por nuestra oración, fue Su gracia que nos llevó a orar y por Él nuestras oraciones fueron recibidas.

Razones para estar eternamente agradecidos para con Dios

Pecados, actas contrarias y despojó principados y potestades

Colosenses 2:13-14 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Jesús venció arriba y abajo, Él es El Señor.

2 Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

Esto se llama auto examen, pero no lo hagamos con el viejo hombre, porque éste siempre va a pensar que estás bien, te dirá que viniste a Jesús porque necesitabas un cambio, porque no eres malo, pero dice la Biblia que bueno no hay uno, que todos somos malos, el bueno solo es Dios, por eso Él vino a nosotros.

2 Corintios 12:20 Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes;

Era la tercera vez que Pablo iba a los corintios, habían pecado y no se habían arrepentido.

Génesis 2:9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

En medio del huerto estaba el árbol de la vida y del bien y del mal. Dios conoce el bien y el mal, pero uno de los atributos de Dios es que conociendo ambos solo practica el bien, pero el hombre no estaba preparado para comer de ese árbol. No tenía que comer del árbol de la vida porque la tenía por obediencia. El huerto se lo dieron por Gracia, pero mantenerse allí implicaba obediencia y para recuperarlo tenía que venir Uno a hacerse obediente hasta la muerte y muerte de cruz.

Muchos están de esta manera, estoy en Cristo, conozco que tengo que hacer el bien, pero se lo que es el mal, crecí en un hogar cristiano, pero llega un momento en que convivimos con el mal y comenzamos a decir por qué me prohíben hacer esto o aquello no lo hago, no tomo porque me lo prohíben, no hago esto porque me quitan el privilegio, porque soy cristiano. Prohibir es una regla human, pero no lo debes dejar de hacer por eso, sino porque nacimos de nuevo.

El árbol de vida representa a Cristo, con Cristo está la Gracia para no hacer algo no porque que me lo prohíben, sino porque Él me quitó el deseo.

Estas en la ley, diez mandamientos, seis que afectan tu relación con el hombre y cuatro que se refieren a tu relación con Dios. Todo el mundo puede hacer algo, todo el mundo se roba la luz, si no has comido del árbol de la vida lo vas a desear hacer, por eso Jesús dijo que con solo desear se ha pecado, si has comido del árbol de la vida, Cristo, no será porque te lo prohíben, no serán los mandamientos de afuera, sino porque lo tenemos a Él adentro, la ley era por el hacer y nadie pudo, pero la fe que predicamos es esta, si crees en Cristo, la salvación no es por hacer es por creer, en el huerto ya estaba implícito, había un árbol del conocimiento del bien y del mal, antes teníamos conciencia pero pecábamos y de tanto hacerlo se cauterizaba la conciencia, por eso necesitamos a Cristo.

Conociendo los diferentes tipos de pecados que desagradan a Dios y nos hacen perder la comunión con Él, mas con Su Gracia, vencerlos y glorificar a Dios y ser guardados irreprensibles hasta la venida de nuestro Señor.

1Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Quien nos santifica es Dios. Cuando veamos que el mar brama, que la tierra tiembla, de estas señales habló Jesús en Mateo 24, Jesús puede venir y si no viene puede llevarnos.

Ser guardado irreprensible, no es con nuestro conocimiento, es con su fuerza

Romanos 6:14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

La Gracia es para que el pecado no se enseñoree de nosotros, es un combustible que viene del cielo para que tu y yo no pequemos, para que si el pecado toca a la puerta, podamos decir que no.

2 Corintios 12:7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

Pablo después de ser arrebatado al tercer cielo se auto examinó y vio que se estaba enorgulleciendo, y entendió que por eso Dios puso un aguijón en su carne, una enfermedad.

2 Corintios 12:8 Respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

Rogó tres veces, pero Dios guarda espíritu, alma y cuerpo.

2 Corintios 12:9-10 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

La gracia no es mi fuerza, es Su fuerza, no es mi conocimiento sino el Suyo, no es ser irreprensible porque yo lo hago, sino que cuando yo me aparto para Él, manda Su gracias para santificarnos.

Pablo persiguió a la iglesia, obligó a muchos cristianos a blasfemar y a otros los llevó presos, la Gracia te hace olvidar tu pasado, te hace pensar que no te pueden acusar, porque si Dios te perdonó, nadie puede acusarte. Pecar no es solo beber y adulterar, veamos.

-El pecado ocasional: Es el que cometió David con Betsabé.
-El pecado reincidente: Cuando se repite lo mismo y vuelve el perro a su vómito.
-El pecado escondido: Hay gente que esconde pecados, personas que aparentan ser bien y esconden asuntos como pornografía infantil. El único que puede quitar todo eso es Jesucristo, así como lo que hicimos en ignorancia, la gracia hace que se quite.
-El pecado de apariencia: Aparentar y al final no ser. Personas que dicen conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan.
-El pecado de tolerancia: Elí con sus hijos, es como el que no roba pero deja que otros lo hagan. El que escuchó el consejo es sabio, pero el que lo desprecia es necio.
-El pecado publicado (viral): Publicaban su pecado, Romanos dice en el capítulo uno que no solo lo hacen sino que lo publican, hoy día le ponen like, todo esto estaba profetizado,

Sin la Gracia no seriamos nada, por ella somos lo que somos, y esa Gracia está ahí para continuar, porque no lo hemos alcanzado todo, vamos a la meta del supremo llamamiento.

 

 

Compartir

Deja un comentario

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.