Los cielos abiertos y la liberación de los cautivos II

Cuando Dios busca y no encuentra

Ezequiel 22:30  Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

Cuando Dios iba a destruir Sodoma y Gomorra se lo dijo a Abraham, Dios dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer? Dios le cuenta sus planes a Abraham y este comienza a interceder diciéndole a Dios: ¿Y vas a destruir al justo con el impío? y comienza a regatear con Dios, y si no hay cincuenta justos sino treinta, o veinte hasta llegar a diez. Dios le dice que por amor a esos diez no destruiría las ciudades, pero parece que Dios buscó y no encontró ni diez, pues destruyó las ciudades.

Esto nos muestra que debemos levantarnos por nuestra familia, nuestros vecinos, nuestra provincia y nuestra nación.

Dios preservó a Lot, pero Abraham sabía lo que sucedería, y no estuvo en el lugar. ¿De qué grupo te gustaría ser?, ¿De los que fueron salvados o de los preservados?

Se busca lo que escasea, por eso Dios busca adoradores, pero también busca intercesores.

Ezequiel 22:31  Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor.

“Hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza”: Lo que el hombre siembra eso cosecha, por eso el mismo odio que sientes por otra persona se revierte contra ti.

La visión de la Gloria de Jehová

Ezequiel 1:1 Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.

Él profeta vivía en medio de gente cautiva, como nosotros, ya que muchos viven cautivos en el pecado. Solo pensamos en cautivos de la droga, pero hay cautivos en cárceles mentales y espirituales que son peores.

Los cielos se abren donde hay personas que estamos dispuestas a efectuar el propósito de la unción, en la faceta de: Liberación de cautivos, vista de ciegos y libertad a los oprimidos.

El propósito de la unción es que cumplamos lo que Jesús vino a hacer a esta tierra, el vino a salvarnos, liberarnos, bendecirnos, a darnos el derecho de ser hijos de Dios, pero también nos constituye en reyes y sacerdotes para la gloria del Padre, pero cuando somos maduros, tenemos que pelear en la guerra. En Israel un joven a los 20 años es maduro para ir a pelear a la guerra. Dios nos hace hijos, pero  también soldados, tenemos que alcanzar la madurez para pelear batallas espirituales.

Peleamos los derechos de hijos, pero nos mandan a pelear batallas espirituales donde Cristo ya venció. Para esto primero tenemos que reconocer autoridad, las autoridades delegadas, luego conocer nuestras armas, las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas  y por último conocer al enemigo, no ignorar sus maquinaciones.

El enemigo está en el mundo entero obrando para destruir todo lo de Dios, la  familia sobretodo, pero Cristo vino a perdonar y a deshacer las obra del diablo. El ungido más grande vino a atar y a desatar.

Jesús desatando en la tierra para desatar en los cielos

Lucas 13:16  Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

Mateo 18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Este versículo se ha malinterpretado y se cree que Jesús le dijo a Pedro que le daba las llaves del cielo, y que Pedro está en el cielo con  llaves, pero eso es interpretación de hombres, porque no fue solo a Pedro que le dieron la autoridad para atar y desatar, fue a todos los discípulos.

Se nos olvida que Jesús dijo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

Hay potestades que llevan al hombre a hacer cosas que dañan la sociedad, pero en el Nombre de Jesús podemos atarlas en la tierra para que sean atadas en el cielo.

Profecía cumplida en Cristo

Isaías 42:1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

Esta es una profecía mesiánica que se cumplió en Cristo cuando el descendió al Jordán a bautizarse.

El único que puede cambiar todo en tu vida y en la mía es Cristo, pero ¿cuál fue el propósito de la unción?

Isaías 42:6  Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,

Estamos bajo la sangre del nuevo pacto, Cristo es la luz de las naciones, en la cruz el despojo a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz, ese es el Evangelio verdadero.

Jesús es la luz del mundo, pero Él nos dice: ustedes son la luz del mudo. Somos luz para iluminar nuestra vida, nuestra casa y nuestra ciudad.

El propósito de la unción

Isaías 42:7  Para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

No se refiere a ceguera física, hay una peor, la espiritual, Cristo dijo de los fariseos que eran ciegos guiando a otros ciegos, en el origina si buscamos la palabra que aparece traducida como ciego se refiere a ver nublado, que solo se ven tinieblas.

Hay gente aprisionada que solo puede sr libre en el Nombre de Cristo. Entonces la unción es:

1-Para que se abran los ojos de los ciegos (espiritual y físicamente).

2-Para que saquemos de la cárcel a los presos: No solo cárcel física, cárceles espirituales y mentales. Dice la Palabra que muchos conocían que Jesús era el señor, pero no dejaban de ir a las sinagogas para que nos los hicieran al menos, estaban encarcelados en su religiosidad.

3-Y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

Juan 12:46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.

Pero también la Biblia dice:

1era de Juan 3:5  Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.

Jesús apareció para que no andemos en tinieblas y prediquemos, pero también para quitar pecados y que no andemos en pecado.

1era de Juan 3:8  El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

Muchas veces esas obras son generacionales. Yo soy fruto de mi pasado, pero no tengo que ser presa de el.

Dios busca amigos para ser instrumentos de liberación

Por gracia a los que recibimos a Cristo nos dieron el derecho de ser hijos de Dios, pero hay hijos rebeldes, trabajadores y vagos, hijos que el apellido lo llevan bien y quienes lo deshonran.

Somos hijos por gracias, pero tenemos que llegar  a una mayoría de edad  y pelear batallas espirituales, esos son los amigos. Muchos pueden ser hijos, pero el título de amigo de Dios hay que ganarlo. Cristo dijo vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando.

El amigo de Dios que liberó a los suyos

Santiago 2:23  Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

Tenemos el título de hijos, pero el de amigo es otro nivel.

Génesis 14:14 Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan.

Los pastores de Abraham y Lot habían peleado y ellos se separaron. Abraham le dijo a Lot que eligiera donde quería ir y él eligió poner sus tiendas en dirección de Sodoma y Gomorra, y por estar viviendo hay se vio envuelto en una guerra, ya que se levantaron unos reyes contra los de Sodoma y Gomorra que saquearon las ciudades y se llevaron cautivo a Lot y sus bienes.

Abraham, a pesar de que se había separado de su sobrino, al enterarse que estaba cautivo salió con sus hombres a rescatarlo.

Génesis 14:15-16  Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente.

Abraham tomó todo lo que los reyes que se llevaron a Lot habían robado de las ciudades saqueadas, y los bienes de Lot, los que Abraham devolvió a Lot, pero se quedó con todo lo demás y dio el diezmo de todo.

Dios le daba una oportunidad a Lot se salir de Sodoma y Gomorra, pero él volvió y salió sin nada, Dios siempre nos da una oportunidad.

Abraham era el tío, pero dejó que fuera Lot el que escogiera. Lot fue poniendo tiendas, pero Abraham, aunque era rico, solo tenía una tienda. Hay una abundancia que te hace ser amigo de Dios y una abundancia que te hace acercarte a Sodoma y Gomorra, pero si la abundancia es para dejarnos en esta tierra no es buena, la abundancia debe llevarnos a donde está Dios, que es de donde Él nos trajo.

A un amigo de Dios le duele cuando ve a un pariente perdido, que uno le habla de Dios y no hace caso, le duele su nación. Le duele cuando ve a los cautivos. Cuando uno ama a Dios, dice la Biblia que aun a su bestia ama, el amor a la naturaleza Dios lo da.

Hechos 13:22 (BAD)  Tras destituir a Saúl, les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: “He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a mi corazón; él realizará todo lo que yo quiero.”

Dice he encontrado a David quiere decir que lo buscó. Ser conforme al corazón de Dios es hacer todo lo que Él quiere, esos son los amigos de Dios.

El amigo de Dios que liberó a los suyos

1 Samuel 30:1-2 Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. 2  Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino.

David estaba huyendo de Saúl, llega a esa ciudad llamada Siclag y se encuentra con esta situación.

1 Samuel 30:3  Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

Lo que hacían era que se los llevaban para venderlos como esclavos. David no era de esa ciudad, pudo haberse quedado sin hacer nada. ¿Qué vamos a hacer con lo que pasa en nuestra ciudad?

1 Samuel 30:4  Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.

La gente que tiene el corazón de Dios llora y clama. Dios solo resucita lo que está muerto, hasta que no veamos a nuestros familiares inconversos como muertos y lloremos por los muertos espirituales, Dios no los va a resucitar.

1 Samuel 30:6  Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.

La tomaron contra David, pero él se fortaleció en Dios.

1 Samuel 30:7  Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David.

Efod era el traje sacerdotal, David para tomar una decisión buscó la dirección de Dios.

1 Samuel 30:8  Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.

Hay gente que piensa que la restauración del tabernáculo de David es solo adorar en la iglesia, pero también es clamar y llorar para que Dios liberte a los cautivos.

1 Samuel 30:18-19  Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres.  Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David.

Recuperar la paz, la fe, hacer las obras de parte de Dios, buscar amigos para ser instrumentos de liberación.

Juan 15:14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

Dios nos mandó a hacer discípulos a todas las naciones, la clave para hacer lo que Dios mandó a Su Hijo a vencer en la cruz para que podamos conquistarlo en la tierra, es no olvidar lo que Jesús dijo de que toda autoridad le fue dada, para que por la autoridad de Jesús, podamos atar y desatar en la tierra, para que sea atado y desatado en el cielo, porque Cristo tiene la autoridad en los cielos y en la tierra.

Juan 15:15  Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

Tenemos que cumplir la misión de Dios: abrir vista a los ciegos, sacar de cárceles y de prisión a los que moran en tinieblas, porque Jesús es la luz del mundo y nosotros  tenemos esa luz.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.