Los cielos abiertos y las estacas en las manos del Señor

Éxodo 25:8-9 “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis”.

El tabernáculo estaba conformado por paredes o cortinas, que simbolizaban separación, como fuimos separados de Dios por el pecado, pero debía tener una puerta, y la puerta representaba a Cristo.

Este debía tener el altar del sacrificio, que representaba al Cordero que debía ser inmolado en la Cruz. También debía tener La Fuente de Agua, que representaba el bautismo en el Espíritu Santo.

Observado desde arriba, el tabernáculo se ve con forma de una cruz, con lo que Dios quería demostrarnos, que luego de la muerte de Cristo, podíamos tener vida junto a Él por medio de Su Hijo.

Hebreos 8:5 “Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte”.

Cuando Moisés estuvo en el monte de Dios, la nube descendió por seis días y cuando bajó del monte, su rostro resplandeció, evidenciando la gloria de la ley, la gente se maravilló al verlo, sin embargo, él cubrió su rostro dando a conocer que la gloria de la gracia iba a ser mayor que la que ellos veían en él.

Éxodo 27:19 “Todos los utensilios del tabernáculo en todo su servicio, y todas sus estacas, y todas las estacas del atrio, serán de bronce”.

Dios definió que las estacas que iban a sostener el tabernáculo iban a ser de bronce. El bronce representa en la Biblia el sufrimiento y el juicio. Por eso, el altar más grande que estaba en el tabernáculo, era el altar de bronce o del sacrificio.

Éxodo 38: 19-20 “Sus columnas eran cuatro, con sus cuatro basas de bronce y sus capiteles de plata; y las cubiertas de los capiteles de ellas, y sus molduras, de plata. Todas las estacas del tabernáculo y del atrio alrededor eran de bronce”.

Las estacas de bronce daban soporte al tabernáculo, podía venir cualquier fenómeno pero sí tenía estacas no se podía derrumbar, ni el viento podía llevárselo.

Una estaca es un objeto largo y afilado que se clava en el suelo. Tiene muchas aplicaciones, como demarcador de una sección de terreno, para anclar en ella cuerdas, para levantar una tienda de campaña u otra estructura similar, dándole firmeza, seguridad y estabilidad.

Es decir, si el tabernáculo de Moisés no hubiese tenido estacas, se lo lleva el viento. A nivel espiritual, Dios quiere que seamos estacas, que no nos mueva cualquier viento de falsa doctrina.

Santiago 1:8 nos recalca que: “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”. Así como las estacas son firmes y no andan tambaleándose, de la misma manera debemos ser firmes, estables y seguros.

Isaías 33:20 “Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota”.

La permanencia y la estabilidad son cosas esenciales en la vida de un creyente. Si estás en Cristo vamos a tener estabilidad pues Él nos sana aun cuando seamos de doble ánimo.

Mateo 4:24 “Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó”.

Los lunáticos son aquellas personas que su ánimo depende de los movimientos de la luna, pero Dios es capaz aún de sanar esta condición, pues Dios es capaz de darnos estabilidad espiritual, anímica y física.

Romanos 8:35“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?”.

Romanos 8:38-39 “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Esto es una estaca en el Monte de Sion, Dios anhela que seamos estacas que estemos metidos en el amor de Cristo, que provoca estabilidad y firmeza en cualquier lugar, para que seamos un ejemplo a seguir en otros.

La estaca en Dios también se considera como el arma de guerra desconocida, tal como lo veremos en Deuteronomio.

Deuteronomio 23:9 “Cuando salieres a campaña contra tus enemigos, te guardarás de toda cosa mala”.

Este verso nos recalca de no podemos salir a pelear o hacerle frente al enemigo con pecado oculto, pues debemos asegurarnos que el enemigo no tenga argumento para pisarnos la cola, es decir, que no exista en nosotros pecado que no haya sido declarado y perdonado.

Deuteronomio 23:12-14“Tendrás un lugar fuera del campamento adonde salgas. Tendrás también entre tus armas una estaca; y cuando estuvieres allí fuera, cavarás con ella, y luego al volverte cubrirás tu excremento. Porque Jehová tu Dios anda en medio de tu campamento, para librarte y para entregar a tus enemigos delante de ti; por tanto, tu campamento ha de ser santo, para que él no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti.”.

Dios mandó a cavar para poner los excrementos en el interior de la tierra, porque con las altas temperaturas del desierto si no hubieran cavado, el mal olor hubiese atraído a sus enemigos. En nuestra vida espiritual, este versículo se aplica cuando como creyentes nos vemos en circunstancias en las que debemos ser discretos, que nuestros problemas o inconformidades con nuestros hermanos en la fe, no los expongamos en todo tipo de lugar, más bien de que lo hagamos de forma sabia y prudente, que no genere malos entendidos y que Dios no sea glorificado.

Para provocar que se alarguen nuestras cuerdas, y reforzar las estacas para ensancharnos, debemos tener presente lo que plantea Isaías 54:1 cuando dice:

Isaías 54:1“Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová”.

El llamado en este verso para nuestras vidas es:

• Regocíjate: Esto quiere decir que cambiemos nuestro llanto, que cambiemos ese mal ánimo que posiblemente nos caracteriza. Si estamos estéril en lo económico o en cualquier área, sólo recordemos que Dios desea que nos regocijemos.
• Levanta Canción: Es decir, levantemos canción que enaltezca a Dios.
• Da voces de júbilo: Demos un buen gloria a Dios declarando Su poder en nuestras vidas y en cualquier situación que estemos viviendo.

Isaías 54:2“Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas”.

Dios manda a que proyectemos alegría en nuestro interior y la reflejemos al exterior, pues tal como lo plantea Proverbios 15:13 “El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate”.

Isaías 54:3 “Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas”.

Resumen:

Las estacas eran de bronce (sufrimiento), tenían que ser clavadas profundamente en el terreno, tenían que soportar calor, el frío, el viento, etc. Sin moverse (estabilidad). Las estacas servían para delimitar áreas específicas para diferentes funciones, eran puestas por directriz de Dios, no se ponían ellas donde querían.

En ellas se anclaban cuerdas de piel de cabra, para armar el Tabernáculo, es decir, eran vitales para levantar y sostener la morada del Señor, pues dan firmeza.

La estaca es un arma poderosa de guerra en contra del enemigo, cavando y ocultando la materia fecal fuera del campamento.

Dios quiere extender y reforzar nuestras estacas, trabajar en nuestras vidas de tal modo para hacernos más firmes, para prosperarnos y llevarnos de gloria en gloria. Si hoy eres una estaca y sientes que has sufrido demasiado, recuerda que eres una estaca de bronce, es decir una estaca de sufrimiento, pero Cristo quiere que aun en medio de tu tribulación, si estás sobre la Roca que es Él, no importa los vientos o los fenómenos que quieran destruirte, nada podrá dañarte pues Él es tu Roca firme.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.