Principios Divinos de la Bendición (Parte III)

En la última entrega vimos que Dios creó al hombre y a la mujer y los bendijo con cinco tipos de bendiciones establecidas en Génesis 1:28 “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.

Dios le da al hombre instrucciones claras:

1. Fructificar
2. Multiplicarse
3. Llenar la tierra
4. Sojuzgarla
5. Señorearse

En la segunda entrega de esta serie, abordamos las tres primeras: fructificar, multiplicarse y llenar la tierra. En esta ocasión vamos a ver que significaba cada una de estas instrucciones, pero desde un punto de vista práctico.

Recordemos que todo inició con “Dios de Abraham”. Pero después viene “Dios de Isaac”. Fíjese que curioso, Abraham tenía una esposa que era estéril, Sarai, sin embargo Dios le dio un hijo de ella, Isaac. Después Isaac tuvo una esposa que era estéril, Rebeca, y Dios también la hizo fértil, y les dio a Jacob y a Esaú. Jacob cuando crece llega a ser Israel y Dios le permite tener doce hijos. Pero una de las esposas de Jacob era estéril, Raquel, pero también Dios la bendijo y puedo tener dos hijos: José y Benjamín.

Génesis 49:1 “Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros.”

Jacob llamó a sus hijos, le dijo que se juntaran. Es increíble como un padre puede profetizar sobre sus hijos y cambiar el rumbo de sus vidas con relación a lo que pasará en los días venideros. Pero existen padres que no bendicen a los hijos, más bien, los maldicen, cuando les dicen, por ejemplo: te veré aquí, divorciado/a, arrastrado/a, pidiendo perdón, etc.… En vez de bendecir, maldicen.

¿De dónde le salió a Jacob llamar a sus doce hijos para bendecirlos? Esta idea le salió de lo que recibió de su padre.

Hebreos 11:20 “Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.”
La bendición no debe estar enfocada en el pasado o el presente, debe abarcar el futuro.

Me gusta mucho como los hebreos bendicen, ellos bendicen a sus hijos desde que van creciendo, para que cuando lleguen a ser esposos/as, lo sean conforme al corazón de Dios. Por eso bendiga a sus hijos durante cada etapa de su vida.

Es por esto que como congregación motivamos a los padres a que escriban una bendición para su bebé y la mayoría de las bendiciones que escucho, se verán cumplidas en el futuro. Yo escucho: te bendigo para que prediques la Palabra, no sabe hablar el niño/a y ya le está diciendo que va a predicar. Esto es una bendición que lo alcanzará hasta el futuro.

Génesis 49:2 “Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad a vuestro padre Israel.”

Hay padres que nunca bendijeron a sus hijos, porque ignoraban este principio y les hicieron mucho daño, cuando lo maldecían. Estos hijos ahora no quieren recibir la bendición de sus padres por todo lo malo que le hicieron. Pero aquí en Génesis 49:2 vemos que primero dice Jacob y luego Israel. Dios le cambié el nombre de Jacob que quiere decir “engañador” por Israel, que significa “combatiente de Dios” o “combatiente con Dios”.

Nuestros padres por ignorancia no pudieron bendecirnos, y nosotros tampoco hemos bendecido a nuestros hijos; pero ahora ya conocemos este principio, así como Jacob cambió, nuestros padres y nosotros podemos cambiar, por lo tanto, dejemos que nuestros padres nos bendigan y nosotros declaremos bendiciones sobre nuestros hijos.

JACOB BENDICE A SU HIJO JOSÉ

Génesis 49:22 “Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente, cuyos vástagos se extienden sobre el muro.”

Jacob bendijo a José de forma progresiva, pensando en los bienes venideros. Veamos:

1. Rama fructífera es José. En una plantación, siempre hay uno o dos o tres árboles que tienen más ramas, con más frutos. Pero en esos árboles hay unas ramas que producen más. Pero también hay una rama, llamada “rama chupona” o “rama macho”. Esta rama no da frutos, crece hacia arriba, a diferencia de la que da frutos, que crece hacia abajo. Esta rama macho, es cortada porque absorbe la sabia que necesita la rama que si da frutos.

Las ramas que dan frutos van hacia abajo, son humildes, no se enaltecen por los frutos que llevan, sin embargo, las que no dan frutos son las altivas, orgullosas y se burlan de aquellas que si dan frutos.

2. Rama fructífera junto a una fuente. Un árbol que está a la par de una fuente, a orillas de un río, dice este pasaje como será: Salmos 1: 3ª “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”

3. Cuyos vástagos se extienden sobre el muro. Sus hijos, sus retoños que traspasan los muros. Si habla de muros te está hablando de límites, pero vemos que crecerán de una forma tan extraordinaria que van a trapazar los muros.

Siempre escuchamos: ¡Qué bueno es ser bendecido!, ¡Que linda es la bendición! Siempre he dicho que una persona que tiene los músculos definidos en los brazos, debió poner unas pesas en sus manos y tuvo que levantarlas muchas veces, y cuando lo hacía no era fácil, le dolía, pero con el tiempo logró lo que creciera el músculo. Muchas veces queremos la bendición sin haber levantado pesas. Dios permite que cuando tienes bendición la gente que está a tu alrededor sea bendecida.

Recordemos la historia de José: sus hermanos lo querían matar, fue vendido por ellos como esclavo, esto lo llevó a Egipto. Una vez estando allí, tuvo que interpretar los sueños del Faraón y llegó a ser el segundo en Egipto.

Génesis 49:23 “Le causaron amargura, le asaetearon, y le aborrecieron los arqueros”

José, era un niño bendecido por Dios, y sus sueños revelaron que lo sería aún más. Pero Dios va a permitir situaciones adversas, gente a tu alrededor que va a querer impedir el propósito de tu vida, causándote amargura, y seamos sinceros, hay momentos de la vida que nos provocan mucho dolor y hasta nos amargamos, el asunto es que no te quedes amargado. Muchas veces las personas que están a nuestro alrededor nos critican, murmuran y eso te lleva a sentirte encolerizado o te llenas de amargura.

En Mateo 27:34 vemos que a nuestro Señor Jesús le dieron en la cruz, vinagre mezclado con hiel. ¿Cómo sería que usted tenga sed y calor y le ofrezcan un jugo de vinagre con hiel? Esa bebida es amarga, pues a Jesús se la dieron a beber. Él la probó, pero no se lo tragó. Tarde o temprano vas a probar amargura, pero no te la debes tragar; y si ya la tragaste, corta el árbol de justicia que es Cristo y éntralo a tu vida para que te endulce esa agua.

Génesis 49:23 “Le causaron amargura, le asaetearon, y le aborrecieron los arqueros”

Imagínese esta escena: José siendo perseguido por sus hermanos con flecha en mano. Así vemos muchas personas que tienen un liderazgo, y usan su posición para tirar flechas.

Génesis 37:2 “Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos.”

No es que José era calumniador. Él fue enviado por su padre a eso (Génesis 37:13-14) porque él tenía integridad y tenía que cuidar el rebaño con sus hermanos y éstos de irresponsables, en vez de ir a cuidar del rebaño, se iban a un lugar llamado Dotán (Génesis 37:17) y Dotán quiere decir “Lugar donde los hombres vacían sus cisternas”. Vemos en Proverbios 5:16-17 que cisterna ser refiere a hombre casado.

Dotán estaba ubicado en la ruta de las caravanas, donde se vendían personas y había prostíbulos, y para este lugar era que se iban los hermanos de José. El papá los enviaba a Siquem y ellos se iban a Dotán. Así sucede muchas veces, que como padres pensamos que nuestros hijos están en el lugar que nos dijeron, pero resulta que están en otro lugar. Es por esto que José le hace la salvedad a su padre.

Génesis 37:3 “Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores.”

Jacob no le regaló a José la túnica de colores porque lo amaba, esa túnica fue un reconocimiento, un premio a su buena conducta y testimonio. La Biblia dice que los que eran vírgenes usaban túnicas de colores (2 Samuel 13:18). Esa túnica representaba la vida integra y virgen que llevaba José a diferencia de sus hermanos. También esa túnica de colores era un fruto que se miraba en él.

José tuvo sueños de Dios y se los contó a sus hermanos, y sus hermanos entraron en envidia. Cuando eres bendecido por Dios, tienes sueños de Dios, esos son tus frutos.

Génesis 37:23 “Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí;”

A José varias veces le quitaron su fruto exterior, pero no le quitaron lo que había dentro. Todo el tiempo el enemigo le quiso quitar su fruto exterior.

1. Sus hermanos le quitan su túnica de colores y lo venden como esclavo.
2. Cuando es ascendido por Dios en la casa de Potifar, su ama, la esposa de Potifar quiso que José se acostara con ella, él salió corriendo y le dejó su túnica en las manos y esta señora lo acusó de querer violarla.

El fruto más grande no es lo que vemos por fuera, es lo que tienes por dentro. Te pueden quitar tu túnica de afuera, pero nunca te quites la túnica que Dios te ha puesto por dentro, porque esa túnica de adentro, nadie te la quita, al menos que tú la devuelvas.

Me gustó mucho una predica que escuché, donde se explicaba que es honestidad y que es integridad. Honestidad es lo que eres delante de todos, pero Integridad es lo que eres donde nadie te está mirando.

Génesis 37:24 “Y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua.”

Al que era rama fructífera le quitaron su fruto (túnica de colores), de hijo lo vendieron como esclavo, lo metieron en una cisterna de agua y de la casa de Potifar a la cárcel.

Hay personas que se quejan porque Dios le dio promesas, o porque estaban junto a una fuente dando frutos, y de repente se ven en situaciones y empiezan a decir: ¿Por qué Dios me permite esto?, ¿Es que Dios no está conmigo?, ¿ José, no estaba Dios con él? Es que antes de que llegue la bendición, debe haber una preparación con lo adverso. Vuelvo a repetir: ¿Podrá alguien tener musculo en los brazos, sin haber puesto peso en la mano?

Lo que pasa con muchos de nosotros es que no entendemos, que las promesas que Dios nos prometió, no las veremos cumplidas hasta que no estemos preparados. Todos los preparativos tienen su costo, lo que vale, cuesta, pero todo lo que cuesta en Dios tiene su recompensa.

Génesis 37:28 “Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.”

Jesús fue vendido por 30 piezas de plata, José representa un prototipo de Cristo, su misma gente lo entregó.

Este mensaje ha sido de mucha bendición para mi vida. ¿Usted cree que yo no he pasado por momentos difíciles? Pero han sido gloriosos, porque juntamente con la prueba, Dios da la salida (1ra. Corintios 10:13). Por eso cuando llegan las pruebas, yo no me enfoco ni me quedo en la prueba, me enfoco en la salida y sobre todo en Aquel que da la salida, y creo que hay un propósito y que algo resultará de esa prueba y le doy las Gracias al Señor.

Pero hay momentos que uno como que no ve nada, no siente nada, no ve salida, y solo escuchas críticas, solo aparecen arqueros. Te invito a que busques un mapa y mires donde queda Dotán y veas cuantos kilómetros hay de Dotán a Egipto. ¿Qué tiempo tardaban en llegar de Dotán a Egipto esas caravanas con esos esclavos a pie y encadenados?

En Génesis 37: 25 vemos que llevaban especias (traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto), esas especias servían para embalsamar a las momias, para poder momificar a los muertos. Cuando una persona muere le ponen Azucena, porque huele mucho, también se usa una flor amarilla que se llama de Copada. Pues imagínese a José en todo ese trayecto respirando el olor a especias para muertos.

¿Dónde estaban las promesas de Dios?, ¿Dónde estaban los sueños de Dios? ¡Piense en José! Caminando como un esclavo, descalzo en la arena caliente, con poca ropa. De ser el hijo mimado con sandalias y túnica de colores pasó a ser nadie.

Hay personas que Dios le está permitiendo que le llegue el olor de la flor de Copada, porque no puede resucitar nada que no esté muerto. Dios le quería matar a José su yo.

JOSÉ BAJO EL CUIDADO DE DIOS FRUCTIFICANDO

Génesis 49:24 “Mas su arco se mantuvo poderoso, Y los brazos de sus manos se fortalecieron. Por las manos del Fuerte de Jacob, (Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel),

La rama fructífera, la rama que más produce, dentro de una cantidad de árboles, después de haber dado tantos frutos, ella se acostumbra al peso y es flexible, por eso a pesar del peso no se quiebra. Sin embargo, la rama macho o chupona, si se le pone presión se quiebra de una vez. A la rama fructífera cuando le quitan los frutos, también le quitan la corteza y empieza a secarse en el árbol y las hojas se le caen. Esto permite que esa rama pueda ser usada para construir arcos.

Muchas veces te preguntas: ¿Por qué me estoy secando? Te están secando para subirte a otro nivel, de rama fructífera a arco poderoso en Dios. Porque en la antigüedad los arcos no se compraban en la tienda de deportes, se hacían del mejor árbol frutal y de la mejor rama.

Esa rama fructífera mientras pasa por el proceso de secado, puede pensar: ¿Por qué tengo tiempo que no siento al Señor?, ¿Por qué ya no es como antes?, ¿Pero si acabo de dar frutos? Y se pone a examinar su vida a ver si está en pecado y el enemigo te dice: Es que Dios no te ama; o muchas personas te tirarán flecha y dirán: ¿Ya viste, donde está el que daba frutos? Miras todos tus amigos llenos de frutos (trabajo, vehículos, novios, casados, casa propia, les va bien en sus negocios) y tú no tienes nada. Eso te pasa porque estas en el proceso de secado, porque te están preparando para ser arco, te pasaran a otro nivel: Arco Poderoso. José, de rama fructífera pasó a ser arco poderoso. Ese arco poderoso llegará a lugares que nadie puede llegar.

Dice que se mantuvo firme por la Roca de Israel, que es Cristo.

Génesis 49:25 ”Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones de los pechos y del vientre.

Al decir las bendiciones del abismo se refiere a que en Israel nunca se ha producido un diamante, porque no hay. Los diamantes se extraen en minas de todo el mundo, principalmente en Australia, África y Canadá, pero el 90% de los diamantes son tallados y vendidos por los judíos, porque ellos tomaron la bendición que dice Isaías 45:3 (Te daré los tesoros escondidos).

Esas bendiciones de abajo surgen por un proceso de presión. Los diamantes son átomos puros de carbono en forma polimorfa y que, bajo condiciones de presión y temperatura extremas se transforman en esta piedra preciosa.

Dios te da las bendiciones de arriba (espirituales) y las de abajo (materiales). Dios le ha dado a República Dominicana bendiciones del abismo, mire todo el oro que hay en Pueblo Viejo.

Bendiciones de los pechos y del vientre, son hijos sanos física y espiritualmente, para que tu sistema inmunológico no sea dañado con cualquier viento de doctrina (Efesios 4:14).

Génesis 49:26 ”Las bendiciones de tu padre, fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos.”

Las bendiciones no solo te preparan para la tierra, también te preparan para el cielo. Muchas veces somos apartados, pero eso es para bien. Esto se cumplió en José.

Génesis 39:1 “Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá.”

José fue vendido por 20 piezas de plata y, ¿En cuánto revendieron a José? Dicen los estudiosos que pudo haber sido vendido por 30 piezas de plata.

Génesis 39:2 “Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio”

Dios estaba con José, cuando la bendición está contigo, no importa dónde te lleven, Dios estará contigo siempre.

José fue un varón prospero, aun en una cárcel se puede prosperar si Dios está contigo. José encontró gracia con el carcelero y llegó a ser el principal en la cárcel. Ni siquiera comía comida de preso.

Prospero=Tsalákj (H6743) Raíz primaria: empujar hacia adelante, acometer, éxito, lograr, pasar, prospero, ser bueno, servir.

Cuando estas en la prosperidad de Dios, vas a empujar hacia adelante.

José no se quedó con su pasado. ¿Cuánta gente se quedó con su pasado? Pero ahora es el momento para empujar hacia adelante, acometer, éxito, lograr, pasar, próspero, ser bueno, servir.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.